jueves, 5 de diciembre de 2013

Lo que nunca deberías hacer al buscar trabajo

Fruto de la desesperación, es comprensible (pero no aconsejable) que los candidatos que necesitan encontrar un trabajo YA, cometan numerosos errores de bulto en su afán por ser tenidos en cuenta por los reclutadores. Sin embargo, deben ser conscientes que ciertas acciones suyas no tendrán ningún resultado, al menos positivo.

Lo que nunca deberías hacer al buscar trabajo
Fuente CC: Stuart Heath

La entrada '¿Quieres trabajar en Alemania?: Experts Go Europe te lo pone fácil' la he subido en algunos grupos de LinkedIn; en uno de ellos una persona, que obviamente no la ha leído, 'comenta' en el grupo que está interesado en la propuesta laboral, y que le pase un correo con el detalle de la oferta, así como me invita a visitar su perfil profesional y me deja sus datos de contacto. ¿¿??

Ojalá fuera este el único caso que veo de estas características, pero lamentablemente no es así. Ni soy reclutador, ni en la entrada ofrecía ningún puesto de trabajo. Además, los grupos de debate, como su propio nombre indica, invitan a participar en una 'conversación' sobre un tema específico, pero LinkedIn no es en ningún caso un portal de empleo. Otra cosa bien distinta es que en esa red profesional puedan existir (y de hecho existan) ofertas de empleo que los reclutadores deciden publicar. Pero incluso en estos casos, no le veo ningún sentido comentar en abierto el interés por la oferta. ¿Para qué están los mensajes directos? (eso sí, personalizados), ¿para qué sirven las conexiones en LinkedIn?. Sería conveniente que, más allá de estos circunstancias temporales (una oferta específica), debería entenderse qué significa relacionarse con reclutadores.

Estos 'pistoleros de gatillo rápido', de los que ya hablé en la entrada 'el riesgo de opinar sin saber de qué se habla', tienen a su disposición multitud de funcionalidades en las redes sociales, que les permiten con un sólo click el realizar diversas acciones (conectar, participar, ...), de manera inmediata y gratuita. Sin embargo, desgraciadamente se encuentran algunos de ellos en búsqueda activa de empleo, sin resultados hasta el momento, lo que les origina una gran desesperación. Y aunque ya sabemos que las urgencias para encontrar empleo nunca son buenasno es fácil ponerse en su lugar, aunque podamos comprender perfectamente que su situación pueda ser crítica.

Sin embargo, a pesar de las circunstancias, un desempleado nunca debería perder el norte, puesto que tiene que ser consciente que sus esfuerzos por 'abordar' y 'avasallar' en ocasiones a los reclutadores, tendrá justamente el efecto contrario de lo que busca. En teoría, puede ser 'fácil' conectar con reclutadores en las distintas redes sociales y profesionales, pero eso no quita el hecho de que el candidato deba actuar con coherencia y sentido comúnevitando las estrategias inefectivas de búsqueda de trabajo, y proyectando adecuadamente su marca personal.

Me encantaría poder tener el remedio contra la desesperación por encontrar un empleo, pero lamentablemente no es así. Desde aquí, sólo puedo compartir lo que veo y levantar reflexiones sobre el uso juicioso de las redes sociales para incrementar las posibilidades de generar oportunidades profesionales en el futuro.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir.

Hasta mañana.


5 comentarios:

jofegaber dijo...

Si algo hay que admirar de tu persona, seria ese extraordinario sentido común, tu buena voluntad en ayudar a todo el mundo y la sinceridad en tu mensaje.

Un fuerte abrazo

Rodrigo Louvre dijo...

Hola Miguel Angel. ¡¡Que importante es la comunicación!!, pero no solo en la parte del que trasmite si no del que lee o escucha. A veces la actitud forjada en prejuicios por circunstancias y estados personales llevan a leer entre lineas ,”deducir”,”interpretar” y “malleer”. Que las ofertas de empleo escasean? Cierto, más de lo que parece. Que muchas de las que aparecen no son ciertas? Cierto. Que no todos los procesos se llevan a cabo en la red? Cierto. Que la edad es un handicap? En parte pero NO CIERTO.Que muchas ofertas no salen a la luz? Cierto. Que las relaciones y la red de contactos ,por eso, son clave? Cierto. Que sigue habiendo una burbuja de empleo? Cierto. Que la titulitis incapacita a la experiencia? Falso en parte. Que al 2.0 le faltan varios hervores? Cierto. Que el tratamiento de la búsqueda de empleo y sus contenidos , por todo ello, estan sobredimensionados en la red? Cierto.Que todo ello crea frustración en los candidatos? Cierto.Que no existe un “librito” de procedimiento único encuanto al reclutamiento, selección y adecuación de perfiles se refiere? Cierto. Que muchas aportaciones estan mas cerca de entelequias preciosas que de la realidad cotidiana? Cierto. Pero que hay mucho que aprender y agradecer “de los que” y a “los que” participan con sus contenidos en la red por que CASI siempre suman más que restan y que parte de la plusvalia de un candidato reside en su capacidad de resistencia y entereza ante una adversidad dificil y complicada , aunque no todos se percaten de ello, no es menos CIERTO. El “gatillo fácil” tiene un riesgo: quedarse en momentos clave sin munición. “Gatillazos en la red”, todo un título para un post. Gracias por tus entradas y ánimo¡¡. Saludos

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias José Félix por el cumplido, te animo a seguir participando! 8:)

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Rodrigo por tu comentario. Tengo que decirte que me ha encantado.

José Luis dijo...

Muy interesante gracias retuiteado y a Linkedin un saludo