domingo, 30 de junio de 2013

Me gustaría añadirte a mi Red de contactos en LinkedIn

¿Te imaginas que estás en un bar tomándote una cerveza tranquilamente, y de repente un desconocido se te acerca por detrás y, tocándote en el hombre, te dice: "hola, me gustaría añadirte a mi red de contactos, quieres ser mi amigo"?. Pues la misma impresión me llevo yo cuando alguien que no conozco de nada quiere conectar conmigo a través de LinkedIn, sin darme ninguna explicación del porqué, y enviándome una petición automática que genera el propio sistema.




No quiero llevar a equívocos; sé que el mundo 'virtual' no tiene que ser exactamente igual que el 'físico', aunque existe un claro vínculo entre ambos. Ese mundo 2.0 amplía sin duda alguna las posibilidades de colaboración y de generación de oportunidades profesionales. Y para ello, existen posibilidades adicionales de crear nuestra red de contactos, mucho más allá de las limitaciones que a menudo tiene el mundo 'real'.

Ahora bien, detrás de la Web 2.0 hay personas, que por mucho que podamos hablar de relaciones virtuales, siguen (seguimos) comportándose según unos cánones sociales. Esas normas de comportamiento, esos protocolos sociales, no nos los podemos saltar excusándonos en la 'virtualidad' de la relación. Y diría incluso que una relación en la Red probablemente tenemos que cuidarla incluso aún más, puesto que carecemos de otros elementos de juicio que sí tenemos en la vida real (comunicación no verbal, percepciones sensoriales, ...).

Para comprobar las intenciones reales de los que quieren conectarse conmigo en LinkedIn, he probado a hacer las cosas de forma distinta. A 'bote pronto', yo diría que aproximadamente el 70% de las personas que quieren conectar conmigo, lo hacen sin darme ninguna explicación, limitándose a hacer click en 'conectar'. A todos ellos les estoy agradeciendo su petición, y con mucha 'delicadeza' les pregunto el motivo por el cual quieren conectar.

El resultado que estoy obteniendo da para reflexionar mucho... De ese 70%, aproximadamente un 30% (siendo muy optimista) me responden, esta vez sí de forma personalizada. Pero del 70% restante, no vuelvo a saber nunca más de ellos... Entiendo por lo tanto que su intención era únicamente la de ampliar su red de contactos, sumar uno más, sin importar ninguna otra cuestión. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Hasta mañana.


39 comentarios:

ISABEL IGLESIAS dijo...

Muy de acuerdo Miguel Angel. De hecho yo hace ya mucho tiempo que descarto directaemnte algunas invitaciones, o bien porque no coinciden con mis objetivos profesionales, o porque no veo un razón para establecer un vínculo.
Reconozco que envio muy pocas invitaciones pero las que mando son a personas conocidas en el mundo 1.0.
Gracias

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Isabel. Existen argumentos a favor de apostar por la cantidad de contactos en LinkedIn. A pesar de ello, sigo sin ver el porqué aceptar una invitación que viene sin ningún tipo de personalización.

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Hola Miguel Ángel!! No hablas de rechazo, hablas de que, a tu entender, es mejor molestarse un poco en personalizar la petición de contacto pero no hablas de limitarte solo con conectar con los que conoces en el mundo 1.0, si me limito a esto ¿Para qué quiero usar LinkedIn? Para esto me apaño con Facebook? Una pregunta "indiscreta" De ese 30% que te responde ¿Cuantos aceptas? Saludos y muchas gracias por tus consejos.

Patricia Eloy dijo...

Buenos días Miguel Angel.
Totalmente de acuerdo con el post! Personalmente, como profesional de Recursos Humanos y el reclutamiento 2.0, recibo a diario ese tipo de solicitudes sin asunto particular, lo que me da que pensar acerca no solo de las motivaciones sino del interes mostrado a la hora de querer establecer contacto con una Compañía o profesional concreto!
Un saludo
Patricia Eloy

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Gustavo, gracias por aportar. No, no hablo únicamente de conectar con personas que ya conozca previamente. LinkedIn nos abre una nueva dimensión de conocimiento y relación, y esto significa que amplía las posibilidades de llegar a aquellos profesionales con los que pueden surgir colaboraciones profesionales. Y esto implica necesariamente no conocer a la gran mayoría de los que podemos conocer.

De lo que hablo no es de 'rechazo', sino usar una red profesional como LinkedIn para entablar auténticas relaciones con personas que tienen un interés claro y así lo demuestran.

Y para poder generar cualquier tipo de relación interpersonal, entiendo necesario empezar a gestionar desde el primer momento (es decir, la petición de conexión), para lo cual es preciso, bajo mi punto de vista, una mínima personalización. Es decir, nada muy distinto de lo que ocurre en el mundo 'real'.

Y de ese 30% que finalmente me responde, la mayoría suelen darme entonces un motivo que a mí me satisface, por lo que les acepto. Aún así, existen algunos de aquellos (que son minoría) que no me dan un motivo claro, por lo que entiendo que no buscan generar una relación de futuro.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Patricia, gracias por dejar tu comentario. Diría que esa postura es algo así como 'si cuela cuela, por si algo cae'. Como bien dices, sugiere mucho acerca del interés y de la motivación del que quiere conectar.

Miguel dijo...

Hola MIguel Angel, antes de nada saludarte pues nunca te habia leido antes, bueno ni odio pues la idea de trascribir el blog me parece estupenda, congratulations!!

Con respecto a las solicitudes yo por sistema si no los conozco o no son de mi compa;ia visito su perfil para informarme y ver que nivel de interés pueda existir, no descarto nada de entrada. Si son compa;eros de trabajo los suelo admitir, aunque para ser del todo honestos, los toxicos los descarto. hace tiempo que ejerzo aquello de "No conviertas mi cabeza en el cubo de tu basura"

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Miguel, gracias por tu comentario. Entiendo que cuando alguien conocido quiere conectar con nosotros, y para ello no escribe ningún mensaje personalizado, puede pasar...

Ahora bien, si no le conocemos de nada, yo no sabría decir qué intenciones tiene, ni siquiera mirando su perfil.

MaestroSoda dijo...

Comparto plenamente en que la red social no es el número de contactos que tienes en Linkedin, o en otras plataformas de uso social, sino que es las personas que conoces, la relación que estableces con ellas, y el contenido que se le da a esa relación.

Ahora bien, entiendo que mucha gente para ampliar su red de contactos, invite indiscriminadamente, por llegar a 500, pero otros lo hagan indiscriminadamente o planificadamente, lo harán por ganar viralidad en los contenidos que producen o difunden (y así llegar al mayor número de gente), o por vertebrar una red lo más amplia posible.

Pero las prácticas que describes en el post o en los comentarios tienen más bien que ver con que la mayoría de la gente utiliza los medios sociales sin una estrategia definida, no con que aceptar por sistema todas las invitaciones sea una práctica errónea por definición. Creo que se puede ampliar la red de linkedin aceptando por sistema todas las invitaciones, dentro de una estrategia, y no perder el sentido de la propia red.

Aquí, Pedro de Vicente da unos buenos motivos por los cuales ampliar la red de contactos lo más posible, y esto puede incluir el aceptar por sistema toda invitación, e intentar aprovecharla lo más posible, aunque no encaje exactamente con la estrategia principal... http://www.exprimiendolinkedin.com/2013/06/por-que-nos-engana-linkedin/#more-2699

El exprimir lo más posible el segundo nivel de relación, dentro de una estrategia, en lugar de renunciar al mismo rechazando una invitación de una persona "desconocida", puede dar grandes resultados. Sobre todo en la actualidad, cuando todo es más transparente, gracias a esa vinculación entre lo "físico" y lo "virtual".

En cuanto al ruido que puede generar, en lo relacionado con que se sature de contenidos no deseados nuestra red, es un riesgo real, pero pequeño. Creo que la idea puede pasar más por gestionar el spam, ocultar actualizaciones de usuarios concretos, y acciones similares, que por no aceptar invitaciones a la red de contactos, renunciando así a la red secundaria.

¡¡Saludos!!

Enrique Roldan dijo...

Hola Miguel Angel,

Aprecio tu explicación, pero en mi caso particular, permíteme que no esté en nada de acuerdo con el mismo.
En mi caso, busco personas afines a mi trabajo o labores profesionales y dado que lo hago de una manera rápida a veces, envío el correo de presentación tipo de Linkedin.
La idea, es poder contactar a posteriori con el profesional (persona contactada) para ofertar, proponer algún proyecto común,...
Con respecto a los profesionales de RRHH, el caso incluso es más relevante, porque normalmente lo utilizo porque he visto que han publicado una oferta de trabajo y entiendo que si contacto directamente con ellos, a posteriori podré reenviarles mi cv y mostrar una candidatura más firme, interesada y profesional, que en la pila de respuestas que reciban como replica a su post previo.
Vuestras reflexiones son interesantes,incluso tal vez acertadas, pero os rogaría que por favor, abrierais un poco más la mente y que intentéis entender que la gente hace cosas... no porque sí, sino generalmente por alguna razón.
Por supuesto que personalizar las cosas es bueno, pero a veces la falta de tiempo, las urgencias o incluso la necesidad, hace que corramos mucho.
En cualquier caso, gracias por tu/vuestro tiempo y por compartir tus/vuestras ideas.
Un saludo,
Enrique

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias MaestroSoda por dejar tu comentario. Es muy interesante lo que dices, ya había leído el artículo que pasas, recomiendo su lectura.

Esto ocurre como en todo. No hay una receta mágica ni un sólo camino a seguir. Lo importante (diría fundamental) es que cada uno tenga una estrategia, sea la que sea, pero que la tenga. Estoy de acuerdo contigo en que la cantidad de contactos puede ayudar sin duda alguna a aumentar la viralidad de nuestros mensajes. Sobre eso ya escribí manteniendo esta opinión en http://www.miguelangelriesgo.com/2013/04/cantidad-calidad-seguidores.html.

Por tanto, no estoy en contra de aumentar la red de contactos en LinkedIn para poder llegar a cuantos más mejor.

De lo que estoy en contra (repito, que cada uno haga lo que quiera), y así lo hago yo, es de aceptar cualquier persona en LinkedIn aunque te venga sin un mensaje de personalización. Porque para mí, LinkedIn puede ser más provechoso generando relaciones con personas, que con un volumen muy elevado de contactos. En mi caso funciona así, estoy obteniendo mayores ventajas debido a las personas con las que realmente estrecho vínculos, sea presencial o virtualmente.

Por ello, me niego a aceptar a nadie que no me acabe poniendo un mensaje en el que me explique porqué quiere conectar (a no ser que previamente ya le conozca, claro).

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Enrique, gracias por dejar un comentario y por ofrecer una visión distinta.

El tiempo que llevo probando a realizar el 'experimento' que cuento en la entrada, me lleva a pensar que no todo el mundo tiene una razón para hacer las cosas. Mi teoría es que las redes sociales nos permiten 'conectar' con alguien con simplemente pulsar un botón. Y esa excesiva facilidad conlleva a menudo el no ser obligatorio tener razones. Simplemente me conecto porque está al alcance de la mano.

Nacho Gozálvez dijo...

Hola Miguel Ángel, mira creo que es lo mismo que cuando publicas una oferta en Infojobs o en cualquier web de empleo, y se apuntan candidatos cuyo cv no tiene nada que ver con lo que tú has ofertado.
Lo que deduzco es que muchas veces la necesidad apremia, igual que creemos que enviando nuestro cv a una oferta, de la que somos conscientes que no damos el perfil, pero pensamos que quizás suene la flauta. A veces creemos que por muchas invitaciones que enviemos por linkedin seremos más visibles, sobre todo cuando estamos en búsqueda activa de empleo. Reconozco que a mí me ha pasado...
Pero lo que he aprendido es que la búsqueda de proyecto, como todo en esta vida, necesita de una mínima organización. Por lo tanto estoy de acuerdo en que debemos seguir una estrategia y "seleccionar" nuestros contactos. Para hacernos visibles podemos utilizar otras estrategias, como por ejemplo el buen trabajo que estás haciendo con tu blog.
Un saludo,
Nacho

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Nacho por tus palabras, y encantado de leerte por aquí.

A menudo pienso en el valor que le damos a las cosas. Creo que cuánto más fácil son de conseguir, menos valor les damos. ¿Cuán difícil es, y cuánto nos cuesta, hacer un nuevo contacto en LinkedIn?, ¿cuánto inscribirnos a una oferta en un portal de empleo?, ...

Pero esto es algo que puede perjudicarnos, y mucho. Porque la excesiva facilidad que nos proporciona la tecnología para hacer 'algo', nos hace a menudo olvidarnos de que detrás de ello hay personas.

Personas que tomarán decisiones y nos (pre)juzgarán (igual que hacen en el mundo 'real') por cómo accedemos a ellas, y por las formas que usamos. Si en la vida real es importante saludar, dar la mano y mirar a los ojos, cuando conocemos a una persona, ¿qué nos hace pensar que en LinkedIn no debemos hacer algo similar?. Y no me refiero a los gestos físicos, obviamente, sino simplemente a saludar a alguien que no conocemos, y decirle qué queremos de ella.

Anónimo dijo...

Hola Miguel Ángel,

Muy interesante, como siempre. La verdad es que creo que incluso muy optimista al decir que el 70 % de los casos indican un motivo. Yo personalmente lo tengo fácil porque me dedico a la selección y prácticamente la totalidad de mis solicitudes de contacto están orientadas al reclutamiento y a oportunidades de empleo en IT con lo que al tener un motivo muy claro no me cuesta nada explicarlo (eso si, siempre dejo claro que si el contacto es para una oportunidad que tenemos vigente o porque me gustaría mantener el contacto de cara a futuras ocasiones porque entiendo que es una profesional interesante para los proyectos que solemos desarrollar).
Si suele haber otros motivos, como ampliar la red con profesionales con los que puede ser interesante mantener el contacto, o para acceder a la red de estos creo que lo lícito también sería darles esta información. bajo mi punto de vista es un gran error aceptar a todo el mundo en Linkedin, al igual que lo es aceptarlos en Facebook, porque al hacerlo cualquier contacto puede fácilmente monitorizar tus acciones, tus líneas de actuación, tus "clientes"...

Saludos

MAD

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Anónimo (MAD), gracias por tu comentario.

Está claro que aceptar la petición de contacto de un reclutador, es algo que uno no se lo piensa dos veces. De todas maneras, leyendo lo que dices, creo que, independientemente de la estrategia que tenga cada una (aunque creo que muchas personas no tienen ninguna, simplemente están 'por si acaso'), no se suele comprender demasiado bien cuáles pueden ser las posibles consecuencias. Y lo digo en referencia a lo que comentas sobre 'es un gran error aceptar a todo el mundo en Linkedin, al igual que lo es aceptarlos en Facebook, porque al hacerlo cualquier contacto puede fácilmente monitorizar tus acciones, tus líneas de actuación, tus "clientes"...'. Es un dato muy interesante a tener en cuenta.

Vuelve cuando quieras.

Belén Gutiérrez dijo...

Buenos días Miguel Ángel. En principio estoy de acuerdo contigo pero he estado recibiendo muchas solicitudes de gente que abiertamente dice estar en "búsqueda activa de empleo" No les conozco personalmente pero han tenido actividad parecida a la mía. Sus intenciones son claras y no creo que sean exactamente relacionarse conmigo pero me siento incapaz de rechazarles.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Belén, gracias por compartir tu comentario. Puede haber muchas razones por las cuales decidamos a aceptar a los que nos piden conexión (o a los demás por aceptarnos las nuestras): interés profesional, ser sensibles a su situación, ...

Sin embargo, en determinadas ocasiones puede ser muy sano decir no. Difícil, pero llega un momento en que hay que aprender a decirlo.

El "hombre-proyecto" dijo...

En referencia a tu post, Miguel Ángel, yo he pasado, desde ese proceso de enviar “requests” automáticos, hasta personalizar todas y cada una de mis solicitudes de contacto, sobre todo porque me resulta violento no hacerlo con una persona a la que no conozco personalmente. Lo cierto es que, cuanto más me "meto" en las entrañas de esta red social, veo esta práctica más importante.

Mi experiencia me lleva a pensar que quizás, hay aun muchas personas que no conocen cual es el potencial real de LinkedIn, y en una primera fase de poca profundización, no hacen sino solicitar, indiscriminadamente, contacto a todos aquellos que, por cualquier motivo, despiertan su interés. A más cantidad de contactos, mejor que mejor. Del mismo modo que acceden a todos los grupos habidos y por haber.

Solamente en una segunda fase, más madura y contando ya con un mayor conocimiento, procederán a limpiar su base inicial de contactos, e implementarán –ya sí- una estrategia determinada, depurando sus prácticas en aras a una mayor personalización.

A modo de anécdota, en muchas ocasiones, cuando quiero explicar a un potencial contacto quién soy, y por qué solicito la conexión, me excedo con mucho del número de palabras que me permite la aplicación de contacto, y me da error... Por ello, ahora cuento con un mensaje personal, sí, pero bastante estandarizado :)

¡Un saludo!

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias 'hombre-proyeco'. Me ha gustado mucho tu comentario, el cual comparto plenamente. Como casi cualquier cosa, una red profesional como ésta implica una evolución natural en su aprendizaje, y eso pasa por un lógico error en la forma de utilizarlo al principio.

Con el tiempo uno se da cuenta de que la red sigue siendo muy virtual, pero las personas siguen siendo muy reales.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo Miguel Ángel,
Llevo unos días poniendo en práctica tu "experimento" con determinadas solicitudes de contacto (sobre todo de perfiles de selección) que vienen con el formato por defecto de Linkedin y de momento la respuesta es algo desalentadora. En otras ocasiones simplemente he obviado las solicitudes que por forma y fondo no veía convenientes, pero ahora estoy solicitando que me comenten cual es el motivo que les ha llevado a solicitar mi contacto, y que una vez lo conozca estaré encantado de aceptarlo. Llevo 0 respuestas, lo que me lleva a pensar que o bien mi contacto no les resulta realmente de interés, o que me tienen en cuenta simplemente para acceder a mi red.
Esto me lleva a otra reflexión, ¿Hasta que punto es también conveniente que aceptemos solicitudes estandarizadas o sin un motivo claro de cara a nuestros contactos? Creo que es importante tener esto en cuenta porque estamos haciendo accesibles a nuestros contactos a cada perfil que aceptamos, algo que al menos es conveniente considerar.
En fin, simplemente quería compartir mi experiencia en este caso.
Saludos
MAD

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola de nuevo 'Anónimo (MAD)'. Bueno, hasta ahora yo he tenido un poco más de éxito 8:), pero poco más... Algunas personas me responden a mi pregunta de por qué quieren conectar conmigo. A estas por lo general (salvo excepciones) las suelo aceptar, y al resto acabo eliminando su petición de mi bandeja de entrada.

Cada día lo tengo más claro. No podemos usar LinkedIn (ni ninguna otra red) pretendiendo que aquí vale todo, simplemente porque el conectar con una persona está a golpe de click. Si alguien quiere conectar conmigo, que me explique la razón. No es mucho pedir.

Por otra parte, comentas qué hasta qué punto es recomendable aceptar a personas que no nos dan ninguna razón, y cómo puede afectar a nuestros contactos. Pues no lo tengo muy claro, pero el sentido común me dice que sería como introducir a nuestro grupo de amigos, a alguien que no conocemos de nada y que ni siquiera se ha presentado...

De todas maneras, y me imagino que lo sabrás, existe una opción en LinkedIn para evitar que los nuevos contactos vean tu red de contactos ya establecida.

Gracias por participar en este debate.

Anónimo dijo...

Hola Miguel Ángel,

Conozco la opción, pero me resisto a usarla porque creo que va un poco contra el espíritu de todo esto. En mi opinión, y para garantía de nuestros contactos, la clave está en tener un criterio a la hora de aceptar solicitudes de contacto que garanticen la "calidad" de las mismas, y que nuestra red posibilite la comunicación entre personas que puedan y abra ´vías de colaboración.
Además, a mi particularmente me resulta útil ver los contactos de mis contactos porque normalmente me ayuda a la hora de dar a conocer oportunidades profesionales de manera más segmentada, tratando con personas a las que por trayectoria, contactos, áreas de trabajo y demás les puedan resultar interesante.
Saludos y gracias por tus rápidas respuestas.

MAD

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias a ti 'Anónimo (MAD)' por aportarnos otros puntos de vista a tener en cuenta.

lacris dijo...

Hola Miguel Ángel,

Como siempre, muy interesante.
Mi comentario,más allá de cómo nos acercamos a las personas en las redes, va para agradecerte enormemente que subas los post también en audio.

¡No sabes cuanto te lo agradezco! :)
A veces, siento que se me caen los ojos y abuso de la lectura en diagonal. Mi feedly saca humo, jaja

Escuchando el post, me permito unos minutos para no hacer nada más (ni mail, ni twitter, ni feeds ni chats) y poner atención plena en escuchar.

Creo que has tenido una gran idea haciéndolo y desde mi humilde PC te envío mi apoyo para que sigas así.

Gracias y un saludo.

Rafael dijo...

no te falta un ápice de razón, y yo iría un poco más lejos, ¿qué me dices de los profesionales que te cursan una solicitud de formar parte de su red, los aceptas, y ni siquiera recibes un correo de agradecimientoo explicación alguna......

Un saludo y gracias por el post ¡¡
Rafael

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Lacris por tu comentario. Aún no he cogido como costumbre el poner en audio las entradas, puesto que el redactarlas en formato escrito y pasarla a audio conlleva un esfuerzo interesante.

Estoy experimentando con nuevas posibilidades, iré midiendo para ver cuáles dan los mejores resultados.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Rafael, gracias por dejar tu comentario. Eso confirma el hecho de que muchas personas no están interesadas en la relación, sino en aumentar indiscriminadamente su red de contactos. Y probablemente sin entender muy bien el objetivo, simplemente por 'sumar'.

Anónimo dijo...

Hola Miguel Ángel

Aunque es un tema algo antiguo (por la fecha de entrada en el blog), simplemente comentarte una solicitud que he recibido hoy de contacto, sin ningún tipo de explicación, por parte de un profesional que se define en su perfil de Linkedin como "RRHH 2.0: Reclutamiento 2.0", y experto en employer branding.
Simplemente me ha sorprendido su forma de actuar teniendo en cuenta su perfil profesional. Dice mucho (o poco) y no es una actitud muy acorde con su perfil.
Saludos

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola 'Anónimo'. No te preocupes por la antigüedad del post, la mayoría (prácticamente todo) de las entradas son contenido atemporal, por lo que te aseguro que dentro de mucho tiempo seguirá teniendo la misma vigencia... 8:)

Lamentablemente, la facilidad que nos proporcionan las RRSS, donde a golpe de click podemos conectar con quien queramos (bueno, con ciertas limitaciones), hace que a menudo nos olvidemos de unas normas elementales de cortesía para 'abordar' a las personas.

Caza tu trabajo dijo...

Hola Miguel Ángel,

Estoy completamente de acuerdo con lo que comentas en la entrada. Yo mismo también voy limitando cada vez más el número de invitaciones que acepto.

El problema es que para personalizar la invitación, Linkedin ofrece un número de caractéres muy limitado, y si quieres exponer un par de ideas o motivos por los que conectar, resulta casi imposible hacerlo.

Un saludo!

Ana García Mac Dougall dijo...

Estoy tan de acuerdo contigo Migel Angel. Sin embargo, por desconocimiento, en un momento hice eso mismo que comentas. Y sólo una persona me respondió que no me conocía y que por qué quería contactarme con ella. Por supuesto que le respondí, ya que ahí caí en la cuenta de lo que había hecho, responder a una sugerencia del programa de establecer contactos! Y me disculpé.
Y el signo de admiración es porque luego supe también, por una advertencia del mismo programa, que en las normas no estaba permitido. Fue hace mucho tiempo y nunca más lo hice. Desde entonces, cuando contacto a alguien, si no es alguien con quien nos conocemos "realmente" y a veces aún así por si no me recuerda, doy la explicación.
Sin embargo sigo recibiendo ofrecimientos de contacto como los que en su momento envié.
¡Muy buenos todos tus post que he llegado a leer!

Laura Torres dijo...

Buenos días. Me ha pasado Exactamente igual. Esta mañana me ha llegado una invitación de una persona que sé quién es pero por cosas de la vida jamás he interactuado con ella. Esto quiere decir que jamás le he dado mi dirección de correo electrónico. Quisiera hacer una pregunta y con el anhelo de que me puedan ayudar. De dónde esa persona sacaría mi dirección de correo electrónico para enviarme una solicitud a una pag que ni siquiera tengo una cuenta creada?, como loes lLinkedIn. Si me pudieran aclarar está duda estaria muy agradecida. Gracias de antemano, buen día.

MARU dijo...

Hola Miguel Angel, es muy puntual mi pregunta ya que hace poco que utilizo Linkedin, es psible que la invitación la realice de manera automática el sistema?.Pregunto esto porque estoy en búsqueda laboral y una propuesta, que demoró bastante finalmente no fue viable, esto me fue informado por la consultora de RRHH, nunca llegué a conocer al líder que debía entrevistarme. Pasados 15 días, esta persona me aparece a las 4am de la madrugada de un domingo como invitación a conectar. Tengo mis serias dudas que no sea automático..

MARU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roser dijo...

Yo también me siento incómoda en el entorno virtual donde parece que las formas de cortesía desaparecen para dar lugar a un acceso personal sin ningún filtro. Quería saber si es cierto que existan solcititudes de contacto que no nos las envíe alguien en persona sino que sea la propia plataforma LinkedIn quien las genere. Gracias.

MARYANA dijo...

Cansada de estas solicitudes de contacto me di a la actividad de chequearlas y verifique en un caso que linkedin me decía a mi que una persona me estaba solicitando contacto a mi y en el linkedin de esa otra persona que yo le estaba solicitando contacto a el... cruzamos varios pintura de pantalla hasta que lo pudimos confirmar, por eso desconfío más de linkedin que de las personas que utilizan la plataforma.
Saludos

Luis dijo...

Las invitaciones que se reciben en nuestro correo son automáticas o es gente que quiere ampliar su red ?? Saludos

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Luis. Las invitaciones que recibes de LinkedIn son de personas que quieren ampliar su red. Otra cuestión distinta es que LinkedIn te 'proponga' o sugiera algunos contactos que ellos muestran en tu perfil. Saludos,