martes, 3 de septiembre de 2013

Un contacto no es lo mismo que una relación

Un contacto en LinkedIn vale de bien poco si no lo convertimos en relación. El entender bien la diferencia nos permite gestionar nuestra red de contactos adecuadamente, al permitirnos avanzar en la generación de oportunidades profesionales, y no permanecer como simples observadores esperando que las cosas sucedan.


Distinguir entre un contacto en LinkedIn y una relación
Fuente CC: ruurmo

Me da la sensación de que no se entiende bien el concepto de 'contacto' en una red profesional como LinkedIn, y creo que en la mayoría de las ocasiones no se le saca el mejor partido posible; a menudo se 'consiguen' contactos con el único propósito de agrandar lo máximo posible nuestra red, sin otro motivo que el 'por si acaso'. Yo mismo creo que en ocasiones puede resultar beneficioso, en casos excepcionales como aquellos que generen mucho contenido y deseen hacer llegar sus mensajes lo máximo posible (yo escribo todos los días, y a pesar de ello mi estrategia actual no se basa en llegar a grandes audiencias), o incluso de aquellos reclutadores que desean tener una gran red de contactos para poder buscar y localizar a los candidatos adecuados.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones esto no es así. Si no te encuentras en el caso de aquellos que realmente necesitan una gran red de contactos (aunque yo más bien hablaría de que lo que buscan son posibles clientes para sus servicios...), ¿para qué necesitas realmente miles de contactos?. Cada día lo veo más un 'sinsentido', especialmente porque esas situaciones no es posible gestionarlas con un mínimo de resultados positivos; no podemos conocer más que a una mínima parte, y por supuesto no es posible mantener un contacto habitual más que con unos pocos.

Ahora bien, lo que sí aseguro es que mantener un contacto habitual con aquellos contactos que puedan resultarnos más interesantes, y empezar a generar vínculos que lleguen a convertirse en una auténtica relación, eso sí puede conducirnos a obtener resultados claros para nuestra evolución profesional futura. Porque esas relaciones de calidad se basan en la posibilidad de una ganancia futura, que se va materializando a medida que gestionamos las expectativas mutuas. El ir avanzando poco a poco en el camino nos hace tender puentes entre distintas propuestas de valor que pueden convertirse en proyectos tangibles. Esas relaciones exigen mucho mimo y constancia en el tiempo, anteponiendo la relación en sí a los intereses particulares, porque el no hacerlo así caería en la categoría de 'spam'.

Por todo ello, ¿te has llegado a plantear cuántas relaciones verdaderas has conseguido (o estás en ello) de toda tu red de contactos?: ¿un 1%, 10%, 0%, ...?. Incluso el porcentaje real puede llegar a ser irrelevante. Lo esencial es saber que entre tus contactos existen algunos donde estáis creando vínculos de valor que pueden haceros avanzar en el camino de la consecución de vuestros objetivos profesionales.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas difundir en tus redes.

Hasta mañana.


10 comentarios:

Myriam Sánchez Nocea dijo...

Es un artículo estupendo para aclarar conceptos tan básicos que, a veces, confundimos o malinterpretamos.
Enhorabuena.

ISABEL IGLESIAS dijo...

Toda la razón Miguel Angel.
De hecho creo que al final terminas generando lazos de unión con ciertas personas y el resultado inevitable es desvirtualizarlos y poder traspasarlos del 2.0 al 1.0.
Isabel

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Myriam. Antes de la llegada del 2.0, uno tenía más relaciones que contactos. Ahora, con la Web Social, cuando es más fácil que nunca el posicionarnos profesionalmente y ayudarnos para ello de los demás, ¿por qué nos limitamos a hacer click al botón 'conectar' en RRSS, con tanta facilidad, sin profundizar en aquellas relaciones que realmente nos pueden traer resultados?

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Isa, sí, lo comparto contigo al 100%. Tú y yo, al igual que varios profesionales que forman nuestra comunidad, ya nos hemos 'desvirtualizado' (nunca me ha gustado esta palabra... 8:) ); a pesar de las distancias geográficas, un hangout (o skype, o GoToMeeting, ...) puede estrechar vínculos.

Unknown dijo...

Entonces, la relación se puede establecer por mensajes personales individualizados, no??

Pedrop dijo...

Estoy bastante de acuerdo contigo Miguel y con Isabel, lo cierto es que parece que las TIC que nos agilizan tantas cosas nos alejan de otras como las relaciones. ¿Cómo y de qué se sustenta una amistad, una verdadera relación? A través del trato, del roce (que no le suene a nadie mal) de estar de vernos y hablar, eso lo facilitan las RRSS con diversas opciones, pero también nosotros/as con nuestra habilidades. Un saludo

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola 'unknown'. Una relación no dista mucho de lo que ocurre en el mundo 'real'. Es aquí donde conocemos personas, empezamos a tratarlas, coincidimos en determinadas temáticas, las vamos desarrollando, y quizás surjan oportunidades con el paso del tiempo.

En la Red sucede exactamente lo mismo, con la diferencia de que nuestro alcance es notablemente mayor, ya que el contacto inicial está a un sólo golpe de click. Y eso obviamente genera algunas problemáticas de las que he hablado anteriormente.

Y para desarrollar esas relaciones, tenemos a nuestra disposición multitud de mecanismos distintos que nos permiten contactar y profundizar con aquellas personas en las que estemos interesadas por cualquier razón. Los mensajes individuales personalizados son una de las posibles vías, aunque yo trataría de no abusar demasiado, más allá del contacto inicial y de alguna interacción posterior, siempre y cuando no haya aún la suficiente confianza.

Yo profundizaría en la relación, cuando hablamos de una red como LinkedIn mediante otros canales distintos en los que podamos intercambiar conocimiento previo, lo cual puede asegurar el establecimiento de una confianza posterior, y a partir de aquí ir estrechando lazos.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola PedroP, bienvenido al blog y gracias por tu comentario.

Yo trataría de buscar un equilibrio entre relaciones 2.0 y las de siempre (¿1.0? 8:) ). Aprovechemos las ventajas que nos facilita la Red para llegar a personas que de otra manera sería prácticamente imposible; facilitemos el intercambio de información y conocimientos que nos posiblitan los medios sociales, ...

Y a partir de aquí, y en la medida de lo posible, llevémoslos al apretón de manos del mundo real, porque es aquí donde las relaciones se aceleran y confirman.

Esther Badia Pascual dijo...

Totalmente de acuerdo con Miguel Angel.
Durante varios años he trabajado como responsable de formación en un centro, y he agregado a todos aquellos que me lo pedían, normalmente alumnos.
Ahora, que estoy buscando nuevos proyectos profesionales, estoy repasando mi red, y eliminando (anuque suene feo) aquellos contactos que realmente no conozco.
Estoy iniciando el cambio para tener una red algo más pequeña pero con personas a las que pueda aportar algo y que me aporten algo a mí.
Además, iniciando también el proceso de contactar con ellas, y en algunos casos, quedar y poner voz a esos contactos virtuales.
Gracias por tus reflexiones, Miguel Angel

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias a ti Esther por tu comentario y bienvenida al blog. También tengo como tarea (pendiente) el reorganizar mi red de 'contactos' en LinkedIn, y hacer una limpieza general. Un saludo,