domingo, 15 de septiembre de 2013

¿Eres capaz de expresar todo lo que eres en un CV?

Si tu respuesta es afirmativa, ¡enhorabuena!, porque yo me siento incapaz. Resumir en apenas una hoja toda una vida de experiencias profesionales, sintetizando en unas líneas nuestros logros, y tratando de transmitir a la vez cuáles son nuestras competencias y habilidades, es una labor que se me antoja muy complicada...


Un CV no puede mostrar todo lo que somos
Fuente CC: Mequetrefe

Los que me seguís habitualmente sabéis que mantengo una especie de relación amor-odio con el CV; o más que amor, yo lo definiría como una cuestión de pura necesidad. Se trata de un documento que ha servido tradicionalmente como interfaz entre el candidato en búsqueda de empleo y el reclutador que quiere cubrir sus vacantes. Sin ese 'punto de encuentro', parece imposible la relación... Y de hecho, sigue siendo el mecanismo más usado, aunque afortunadamente la tendencia es cada día más a complementar el perfil de los candidatos mediante su localización y análisis de su rastro en la Red, lo que da pie a reflexionar sobre la importancia de su huella digital.

Entiendo que sea un documento necesario, puesto que no deja de plasmar lo que hemos hecho en el pasado, así como nuestra situación actual, y de alguna forma transmite nuestras principales características como profesionales. Sin embargo, no deja de ser un documento de cuya continuidad y validez futura dudo mucho, al menos en su concepción actual, ya que un profesional no puede (bajo mi punto de vista) 'encajar' en una hoja todo lo que realmente puede llegar a dar de sí. Dicho de otra manera, con el CV podemos mostrar, nunca demostrar nuestras auténticas capacidades.

De hecho, el CV ha ido evolucionando con el tiempo, no tanto en su contenido en sí, sino en la forma de presentarlo. Gracias a los avances tecnológicos, hemos pasado del formato papel al electrónico, lo que supuso un gran avance en los procesos de selección. Por otra parte, esa evolución tecnológica y especialmente el contexto actual condicionado por un exceso de candidatos en disposición de trabajar y un defecto de ofertas de empleo, impulsa el desarrollo de nuevos formatos de CV que tratan de destacar al candidato, y de elevar las probabilidades de captar la atención de los reclutadores. Por ello, se usan cada vez más CV's en realidad aumentada, infografías, vídeo-CV's, ... Desconozco la efectividad de todos ellos, si bien es cierto que los portales de empleo tradicionales no suelen aceptar esos formatos novedosos, ya que siguen usando sus propios modelos (propietarios) basados 100% en texto. Por tanto, a menudo esos nuevos formatos se quedan relegados al envío de candidaturas espontáneas, o incluso a dejarlos registrados en determinados medios sociales (como por ejemplo el Blog-CV).

Otro problema asociado al CV y que nos impide desconocer cuál es su efectividad real, es que no hay un modelo standard que fije los requisitos clave para realizar un CV 'correcto'. Existen grandes profesionales de la selección que nos ayudan a realizar un 'buen CV', pero también es cierto que 'cada maestrillo tiene su librillo', por lo que no existe un standard único. Ello conduce a que el candidato a menudo se sienta confundido al escuchar consejos que pueden llegar a ser contradictorios.

En definitiva, no podemos dejar de lado el CV, porque actualmente forma parte de las reglas del juego. Pero sí podemos usar otros mecanismos que nos ayudan a demostrar nuestra auténtica valía profesional y de esa manera proyectar adecuadamente nuestra marca personal, y que permita a los seleccionadores (aunque no todos los reclutadores se manejan en 2.0) el conocernos mucho mejor para así tener mayores garantías de que contratarán al mejor profesional disponible que les ofrezca la suficiente credibilidad.

Por cierto, si quieres hacerme cualquier pregunta, el próximo martes 17/9 a las 18:00 estaré a tu disposición en el encuentro digital al que me han invitado en 3zero, no tienes más que enviarme tus dudas en el siguiente formulario.

Hasta mañana.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Miguel Ángel

Muy acertados tus comentarios respecto al CV, estoy de acuerdo con casi todo lo que planteas, pero yo haría un par de apuntes. Por un lado, los portales de empleo no han desarrollado todo su potencial y tienen que recurrir a cerrar los formatos de los CVs todo lo posible para facilitar la búsqueda de los reclutadores mediante campos, lo que si me parece un gran error, porque en ocasiones obliga a los candidatos a posicionarse en "una" función y les pone en la obligación de elegir.
Por otro lado, el CV personal me gusta porque permite ver la capacidad de la persona de redactar, sintetizar, explicar sus logros y sus capacidades y sus puntos fuertes, así como sus intereses (profesionales, se entiende; personalmente no le encuentro sentido a que alguien me diga que le gusta el fútbol, leer y salir con los amigos) pero tienes razón al decir que con tantos consejos igual estamos despistando a los candidatos (y por ejemplo, lo del fútbol no encaja con las necesidades que yo tengo de buscar una persona pero otro reclutador o en otro sector lo valoraría). A mi para filtrar el CV tradicional ya me va bien, por lo menos en las primeras fases.
Alguna red (linkedin como referencia) está a medio camino, porque sin ser del todo personalizada si permite que cada uno la estructure a su conveniencia, comparta contenidos, muestre "valor"...)
Lo ideal es el Blog, pero también hay que tener en cuenta que para un reclutador no siempre es posible entrar a comparar blogs de diferentes candidatos, no todos los tienen... En una segunda fase de filtrado si puede aportar mucha información y contenido de valor, pero no creo que haya que descartar a nadie por no tenerlo (el tenerlo aporta, pero no es definitivo).
Respecto al resto de tipos de CVs no me puedo mojar, porque no los he tratado; supongo que normalmente son necesarios en perfiles creativos, pero sin ánimo de exagerar, creo que lo que muchas veces nos venden como algo creativo y original (en formato de CV) está estudiado de antemano y es ideado por alguna empresa interesada en darse notoriedad por haber contratado "ese" tipo original que "hizo aquello" para encontrar trabajo

Saludos

MAD

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola 'Anónimo (MAD)', gracias como siempre por tus comentarios de valor.

En cualquier caso, que el candidato se limite a posicionarse como profesional mediante el uso exclusivo del CV, me parece una estrategia en la que los datos demuestran que la mayor parte de los candidatos se quedan 'fuera de juego', especialmente en los tiempos que corren..

Es por ello que abogo por el uso de otros medios sociales que permitan a ese candidato el poder demostrar realmente sus competencias, y sobre todo poder convertirse en una opción que pueda destacar entre la gran 'masa' de personas en búsqueda de un empleo (quizás el mismo...).

De todo lo que dices, destaco lo que mencionas sobre el Blog. No tenerlo probablemente no sea un inconveniente (a no ser que el puesto buscado esté muy relacionado con el uso de los 'social media'), pero creo que el tenerlo puede suponer una diferencia que incline la balanza hacia ese candidato. En cualquier caso, tocas un tema del que ya he comentado en varias ocasiones, y es el de hasta qué punto los reclutadores usáis realmente la Red (más allá de buscar el nombre del candidato...) para conocer con mucha más profundidad a los candidatos, y si usáis los social media para relacionaros con aquellos.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo Miguel Ángel. A mi me gusta el blog (o incluso Linkedin) porque en el CV dices lo que has hecho o lo que sabes, pero en el blog ya lo estas demostrando.
Saludos
MAD

Unknown dijo...

Gracias por el post. Es muy interesante. Sin desmerecer al curriculum yo busco nuevos canales en los que pueda explicar mejor mi trayectoria.

Hace poco descubrí una nueva plataforma que funciona a través de video entrevistas. Ahí también puede uno comunicar mejor quién es profesional y personalmente.

https://www.plataformadeempleo.com/

Imagino que para las empresas es más sencillo hacer el proceso de selección también.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola 'Anónimo (MAD)'. Coincido contigo, seguramente ya conocerás mis sensaciones sobre el CV. Herramienta aún necesaria, y lo seguirá siendo durante mucho tiempo, aunque más bien demuestra muy poco, es más bien un documento que permite a los reclutadores tener una idea básica sobre el perfil del candidato.

Para mí, es preciso mantener un equilibrio importante entre lo que hemos sido (CV), frente a lo que somos ahora y podemos demostrar (blog), así como mantener un repositorio central que sea 'seguible' por parte de terceros.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias por tu aportación 'Unknown', cualquier ayuda es bienvenida.