viernes, 30 de noviembre de 2012

¿El Curriculum-Vitae (CV) va a desaparecer?

El CV ya no es lo que era. Se trata de un documento estático que resume nuestra trayectoria profesional en un par de hojas, y donde cada día es más difícil diferenciarse del resto de 'competidores' en búsqueda de empleo. Aunque todavía le queda un largo recorrido como canal de unión reclutador-candidato, cada día adquiere más importancia el posicionamiento 2.0 para encontrar empleo, y mediante el cual un candidato usa todas las herramientas disponibles en Internet para plasmar sus conocimientos y habilidades, lo que le permite alcanzar una posición de ventaja en su búsqueda de empleo, frente a otros candidatos. ¿Pero qué futuro le espera al CV?




Hace tiempo, el CV era absolutamente esencial, puesto que era la 'primera' (y a veces única) puerta de entrada del candidato a la empresa en la que deseaba trabajar. Por tanto, el CV debía cuidarse al máximo, ya que el seleccionador podía descartar (y lo sigue haciendo) dicha candidatura en tan solo un par de minutos (o incluso menos).


En época de bonanza económica y prácticamente pleno empleo en determinados sectores, el CV tenía una importancia vital, por lo que el candidato solía realizar envíos masivos a empresas. Tras la aparición y posterior auge de los portales de empleo on-line, el candidato lo ha tenido mucho más fácil, puesto que puede acceder a cientos de ofertas de empleo con sólo hacer un click, con lo que ya no tiene que invertir mucho tiempo en redactar su CV, imprimirlo, enviarlo por correo postal, ...

Y desde el momento de la inscripción del candidato en una oferta de empleo en un portal on-line, ¿qué sucede?. He aquí el proceso resumido:

  • El reclutador accede mediante su menú privado a la oferta publicada, y comprueba los candidatos que se han inscrito a la oferta. Muy probablemente, en algunas ofertas pueda haber cientos de candidatos, especialmente ahora que hay exceso de demanda (candidatos) frente a defecto de oferta (ofertas de empleo).

  • Obviamente, no se lee todos esos cientos de cv's (lo siento, pero es así), ya que no puede dedicarle tanto tiempo como le gustaría, aunque se trate de una tarea muy importante. Por tanto, usa las herramientas de filtrado que tienen los portales de empleo, para poder seleccionar únicamente aquellos candidatos que 'aparentemente' cubren el perfil. P.e., aquellos que residan en la provincia del puesto vacante, los que tienen la experiencia adecuada, los estudios necesarios, salario, ...

  • Tras ese primer filtrado, el reclutador comienza a leer los cv's. En esta tarea, únicamente realizará un análisis en profundidad en aquellos que realmente le llamen la atención, puesto que habrá un elevado número de cv's cuyo perfil no tenga nada que ver con la vacante publicada. Para detectar estos cv's no válidos, probablemente con un par de minutos (como mucho) tenga suficiente para descartar la candidatura.

  • Y finalmente (resumiendo mucho), el reclutador selecciona los cv's más válidos y comienza a realizar las entrevistas, hasta dar con el candidato más adecuado.



En todo este proceso, lo que quiero resaltar es que el candidato plasma toda su vida profesional en un documento llamado cv (y a lo sumo en una carta de presentación), y que es sobre la lectura (rápida, como hemos comprobado) de dicho documento (por parte de una persona que ha de llevarse una impresión sobre la validez o no del perfil en tan solo unos minutos), de la que depende su futuro profesional a largo plazo, y el encontrar un empleo a corto plazo.




A mí esto me parece inaudito; ¿porqué?. Muy sencillo: para mí el CV seguirá teniendo validez en tanto que resumirá nuestra vida profesional, pero en ningún caso es capaz de contener realmente nuestras competencias y habilidades, nuestros conocimientos, nuestra opinión profesional, nuestra creatividad, nuestros valores, ...porque lo que hay en un CV sólo son palabras, nada más que eso. Y todos sabemos que el papel 'lo aguanta todo'; ¿qué hay detrás de una palabra 'constancia', o de 'creativo', o de 'motivado', ...?.




Por supuesto que en las entrevistas presenciales con el candidato, el reclutador debe averiguar el trasfondo real de lo que contiene un CV, pero a menudo eso no es una tarea sencilla, ya que al final se dispone únicamente de una hora (o menos) por entrevista para valorar cómo es realmente un candidato (a lo sumo, pueden pedir referencias para contrastar la información facilitada por aquel).




Y ahora veamos las diferencias con respecto a un candidato que busca empleo mediante su posiciponamiento 2.0. Es decir, quizá este candidato escribe en un blog, participa en grupos en redes profesionales, establece su networking profesional en redes sociales, sube vídeos a YouTube en su propio canal 'profesional', ...




Imaginemos un candidato que realiza estas tareas habitualmente, y que nosotros como reclutadores podemos ver y analizar toda esa información. Sin duda alguna, tenemos un criterio mucho más preciso acerca de cómo es realmente el perfil del candidato que estamos viendo.




Este análisis pormenorizado permite a los reclutadores seleccionar los perfiles más adecuados para la posición que buscan, y sobre todo les permite preparar mucho mejor las entrevistas presenciales con dicho candidato, puesto que alcanzan un nivel de conocimiento sobre ellos mucho mayor.




Y del lado del candidato, estas tareas 2.0, le posicionan muchísimo mejor, no sólo frente a los reclutadores, sino frente al resto de candidatos, al entregar un valor añadido que sin duda alguna el reclutador agradece.




Ahora bien, no creo que el CV vaya a desaparecer, en cualquier caso se irá modificando y evolucionará con el paso del tiempo, dando origen a nuevos formatos y nuevas formas de redacción y especialmente se hará más visible y atractivo, con ayuda de las nuevas tecnologías (podéis ver "30 ejemplos de CV muy originales", o incluso nuevas tendencias en realidad aumentada). En cualquier caso, no deja de ser una puerta de acceso para alguien que quiere tener un resumen de la trayectoria profesional de una determinada persona.




Lo veo en el futuro más bien como un complemento a otras actividades 2.0 que el candidato debe realizar (y por supuesto, no sólo en medios on-line como Internet, me refiero también al 'mundo off-line')..




Porque el que un candidato se mueva y posicione en Internet (blogs, redes profesionales, ...) para construirse su propia 'marca personal', le hace desarrollar dos aspectos que en un CV es difícil de conseguir y sobre todo de demostrar. Me refiero a:

  • Nuestra reputación. Aunque puede plasmarse de alguna forma en un CV, aquella se hace tangible mediante 'hechos' de lo que realmente hacemos. ¿Y cómo lo logramos?. Básicamente, convirtiendo nuestros conocimientos en contenidos digitales.

  • La atención del reclutador. ¿Qué creéis que puede generar más atención sobre aquel: un CV entre cientos de ellos, o un blog de un candidato donde hay múltiples artículos que le convierten en un experto sobre una materia específica?. Yo tengo muy clara la respuesta.

Mi consejo, obvio tras la lectura de esta entrada: no dejes de lado tu CV, cuídalo, enriquécelo, actualízalo. Pero posicionate YA en entornos digitales; empieza a construir tu marca personal y profesional, convierte en contenidos tus conocimientos, demuestra lo que vales y súbelo a Internet, cuidando tus mensajes.


6 comentarios:

Tina dijo...

Una buena reflexión, aunque obviamente tan solo es válida para determinados tipos de perfiles profesionales.
Pienso que pedir a todos aquellos que buscan trabajo que sepan escribir y mantener un blog de cierto nivel es algo pretencioso, a parte que si todos los que redactan un cv tienen que tener un blog y un canal de youtube el mundo 2.0 estará saturadísimo, sobre todo en este país!
Aún así es importante para profesionales de muchos ámbitos.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Tina. Pedir a los que buscan un trabajo que escriban un blog no sólo es pretencioso sino utópico. Un blog exige tiempo, ganas y conocimiento (tanto de los temas a tratar como algún conocimiento tecnológico que te permita usar las herramientas adecuadas), y todo esto no lo tiene todo el mundo (tampoco tiene porqué tenerlo).

La idea de este artículo (y del blog en general) es que Internet ofrece un auténtico escaparate para que todos aquellos que puedan y quieran, puedan mejorar su marca personal y posicionarse en el ámbito laboral de mejor manera. Y para ello, un blog es el mejor repositorio posible (además de otras muchas herramientas).

ppdream dijo...

Hola Miguel Angel.
Te he encontrado hoy y me está encantando tu blog.
¿Tal vez porque mi carrera profesional principalmente ha sido como comercial?
Sí, seguro que es por eso.
Estoy de acuerdo con lo que expones, pero realmente creo que en la respuesta a Tina, tú solo te contestas: "un blog... ...exige conocimiento".
Vale, llevo más de 20 años como comercial. ¿Qué puedo exponer en un blog que no hayan expuesto ya profesionales y con mejores dotes para comunicar que yo?
Intentar crear un blog (y estoy en ello) con los conocimientos adquiridos de muchos años, creo que sería repetir lo que en tantos y tantos otros blogs ya se comenta y explica.
Por tanto, mi duda es, ¿para qué crear un blog si casi con toda seguridad para que éste sea "atractivo" hay que contar al menos con dos premisas: el tiempo y diferenciación?
Digo esto (y corrígeme si me equivoco), porque todo lo demás sería "un quiero y no puedo" con lo que pienso que la imagen (marca) que se ofreciese tampoco sería la que realmente se tiene.
¿O es que tal vez hay otra forma de poder diferenciarse y llegar a un reclutador?
Gracias.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias 'ppdream' por tus comentarios. Ante todo decirte que crear un blog es una estupenda forma para promocionar la marca personal propia; sin embargo, cuesta mucho (como tú bien dices, significa tiempo y diferenciación), por lo que no deja de ser una herramienta más a nuestra disposición para posicionarnos. No es una obligación; simplemente está en nuestra mano.

No obstante, dices contar con 20 años de experiencia en el sector comercial. Mi enhorabuena: tienes un montón de conocimiento adquirido que, si quieres y puedes, tienes la posibilidad de transmitirlo a los demás. ¿Que muchas de las cosas que sabes ya están 'inventadas' y otros muchos las están contando?. SÍ. ¿Y qué?. Tú tienes algo único que te hace diferente a los demás: tus experiencias propias, que los demás no han tenido (en todo caso, serán algo diferentes, con sus propias vivencias). Siempre puedes contar algo que 'ya sabe todo el mundo', pero con tu prisma personal, dándole un enfoque distintos basado en tu conocimiento, tu experiencia y tu opinión propia.

Carmen Bautista dijo...

Buenos días:
Su blog me parece extremadamente útil.
Respecto a los CV, yo no creo en absoluto.Efectivamente son planos, y queien los lee, habitualmente no está especializado en RRHH o no sabe ver más allá de las letras.
Donde vivo, los valores que se manejan son todavía los títulos académicos y el árbol genealógico.Eso desesperanza.
Seguiré su blog con interés.Muchas gracias.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Carmen por tu comentario, y bienvenida al blog.