sábado, 14 de septiembre de 2013

¿Tu marca personal es reconocida?

No es lo mismo que te conozcan, que te reconozcan. Entre ambos está la diferencia que puede suponer el que entre varias opciones, la alternativa escogida finalmente seas tú.

Hacer que tu marca personal sea reconocida
Fuente CC: Mario Revuelta

Cuando trabajamos conscientemente en nosotros mismos, con el objetivo de desarrollar y proyectar nuestra identidad profesional para generar oportunidades en el futuro, lo que deseamos es convertirnos en referentes dentro de nuestra especialidad, y de esta manera irse ganando la confianza de nuestro entorno. Y aunque parezca excesivamente comercial y quizás hasta algo 'frío', lo que realmente hacemos es gestionar nuestra propia marca. El considerarnos como un 'producto' que debe ser destacado entre todos los demás para maximizar las probabilidades de elección por parte de los consumidores, nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros mismos, no sólo profesional sino personalmente, y proyectar hacia los demás todos aquellos atributos (creencias, valores, competencias, ...) que pueden generar percepciones de valor.

Esa gestión de nuestra marca, persigue convencer a los demás de que nuestras cualidades profesionales nos distinguen de los demás, puesto que ofrecemos algo diferencial. Por tanto, no estamos hablando tanto de ser conocidos, sino de que nuestro público objetivo pueda reconocer en nosotros las competencias y cualidades que nos diferencian del resto.

Por ello, a menudo es conveniente preguntarse qué tipo de percepción generamos en la Red, para saber si nuestros esfuerzos por posicionarnos están encaminados a la simple notoriedad, o por otra parte están obteniendo resultados positivos que conducen a obtener reputación y credibilidad. Si únicamente nos centramos en la autopromoción con el fin de obtener la mayor visibilidad posible, podremos durante un tiempo conseguir cierta notoriedad, lo cual hará que nos conozcan. Pero el enfocarnos únicamente en esto no nos hará llegar a buen puerto, si no transmitimos claramente lo que ofrecemos. Más allá de los fuegos artificiales que suponen a menudo la presencia 'alocada' en redes sociales, nuestra marca tiene que transmitir la propuesta de valor que ofrecemos como profesionales, para de esta manera empezar a crear expectativas a nuestro alrededor.

Tras ello, y con un trabajo de calidad y constante en el tiempo, llegaremos a ser reconocidos, ya que identificarán cuáles son las características que nos definen como profesionales, y qué les podemos ofrecer de valor. Si no has empezado aún a construir los cimientos de tu futura identidad profesional, piensa en lo que puedes hacer ahora por tu futuro profesional.

Si te ha parecido interesante esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.