jueves, 21 de febrero de 2013

Cómo utilizar nuestra red de contactos


En mi anterior entrada '10 ideas para gestionar nuestros contactos' hablaba sobre la posibilidad de 'utilizar' nuestros contactos para ir generando con ellos una relación duradera y sostenible, la cual nos puede traer muchas satisfacciones, tanto personales como profesionales. Sin embargo, veo que algunos no se la han leído o, si lo han hecho, no están haciendo mucho caso.

Fuente CC: capsicina 
Fruto de mi posicionamiento en Internet (blog y redes sociales), y por las temáticas que trato, estoy recibiendo numerosos correos de personas que tengo en mi red, y que en algún momento hemos decidido 'conectarnos'. Buena parte de ellos son comunicaciones muy positivas donde se plantean colaboraciones o incluso piden algún tipo de consejo relacionado con mis temáticas. Sin embargo, hay otros que se limitan a ponerse en contacto conmigo simplemente para enviarme spam, ofreciéndome productos y servicios variopintos, que por supuesto no les he pedido en ningún momento. Y lo más sorprendente es que la gran mayoría, por no decir todos, son personas con las que no ha habido ninguna vinculación ni trato, aparte de la mera conexión en la red.

Además, la sorpresa es mayúscula cuando compruebo que me han incluido automáticamente en una base de datos que manejan a su antojo, diciéndome que si me quiero dar de baja no tengo más que comunicárselo, de lo que se deduce que si no respondo, podrán enviarme información cuando les plazca. Parece que no se dan cuenta que la LOPD pide un consentimiento explícito para poder enviar información comercial.

Y no sólo eso, sino que la comunicación se hace de forma totalmente impersonal, lo que quiere decir que usan la misma plantilla para comunicaciones masivas. Ante estos casos, lo que hago es eliminar el contacto de mi registro.

Pero antes, déjame recordarte el párrafo al que hacía mención arriba, extractado de la anterior entrada :

"Utilízalos. Ya sé que suena un poco mal, aunque espero que me entendáis el concepto. ¿Por qué no generar una Base de Datos propia, siempre que sea posible el registro electrónico del contacto?. De esta manera, posteriormente y en caso necesario, podremos enviar comunicaciones (invitaciones, promociones, felicitaciones, ...) eso sí, haciéndolo con mesura y teniendo en cuenta la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos). Aunque mucho ojo con esto; una relación no es 'te quiero vender mi producto' sino 'ya que nos conocemos desde hace tiempo, ¿qué te parece si...?."

Para detallarlo algo más, esta es la idea acerca de lo que NO debemos hacer con nuestros contactos:

  • Comunicarnos con ellos mediante una plantilla, la misma que usamos para todo el mundo. Cuando la recibo, siento que YO no soy el destinatario, sino un 'ente abstracto' al que el remitente no le importa más allá de ofrecerle un producto y obtener una recompensa.
  • Enviarles una primera información comercial no solicitada, y además, hacerlo sin ningún tipo de personalización.
  • Continuar enviándosela una vez tras otra, aunque no reciba ningún tipo de respuesta. '¿Es que no te has dado cuenta que no deseo nada?'.
  • No pensar en una relación ganar-ganar. Ambas partes quieren algo, por lo que el beneficio tiene que ser mutuo.
  • Considerar que el tamaño de la red de contactos es más importante que su calidad.

Por otra parte, lo que SÍ podemos hacer con nuestros contactos:

  • Construir una relación duradera, empezando incluso antes de estar 'conectados'.
  • Ser generosos; el que está conectado a una red, persigue siempre un objetivo, sea el que sea (aprender, compartir, vender, promocionarse, ...). En cualquier caso, debemos generar tanta atención hacia los demás, como queremos que nos generen hacia nosotros.
  • Dar las gracias y responder. Es puro sentido común. Si alguien me envía un correo (que no sea SPAM) ayudándome en lo que sea, o dándome su opinión en un debate en Linkedin, ..., veo imprescindible responder y agradecer el esfuerzo que han hecho, a menudo de forma absolutamente desinteresada. ¿Es que no hacemos lo mismo en la el mundo 'físico'?; ¿o acaso alguien cree que por tratarse de una red social, si no lo hacemos no pasa nada porque no nos conocemos personalmente?; craso error esto último.
  • Actuar con naturalidad y paciencia. Para desarrollar una relación, lo que ya sabemos todos que lleva tiempo y constancia, lo peor son las prisas, el avasallamiento y el priorizar el interés propio.

En definitiva, un contacto nuestro podrá ser un cliente en el futuro, cuando se haya construido una relación, lo que sin duda abrirá puertas. Pero hasta que llegue ese momento, el actuar como un elefante en una cacharrería no hace sino impedirnos el acceso a un posible buen contacto.

Hasta mañana.


2 comentarios:

Canal Asegurador dijo...

Miguel Angel, esto que cuentas me parece increible, una falta de consideración y de respeto absoluta, hacia ti o hacia quién le toque. En general, considero que mucha gente no entiende la generosidad y el respeto como bases de las relaciones personales y, mucho menos, les da tiempo a éstas para consolidarse. Es una pena que pasen estas cosas. En fin.. buen post y buena reflexión.
Un saludo!

Miguel Angel Riesgo dijo...

Bueno, en cualquier caso se trata de una mala práctica que conduce a quemar los contactos en vez de a fortalecerlos.