miércoles, 4 de septiembre de 2013

¿Has protegido ya tu nombre en la Red?

Proteger tu nombre en la Red, mediante el registro del dominio correspondiente, puede llevar a convertirse en una de las mejores inversiones en el acceso a tu marca personal.




No se trata de una cuestión nimia, sino algo que deberías plantearte en algún momento, antes mejor que después. Porque una vez que alguien pueda haberlo registrado anteriormente a ti (p.e. al tener la misma combinación nombre + primer apellido) ya no hay ningún remedio, ya que el dominio estará reservado por otra persona que se te habrá adelantado, y que lo usará según sus preferencias. Y a partir de este momento, no te quedará otra solución que o bien registrar un dominio genérico, o tratar de registrar tu nombre con alguna combinación extraña de caracteres, lo que puede degenerar en un dominio 'raro' y de difícil asociación con tu marca. Porque la elección del dominio correcto para tu blog es un asunto de la mayor trascendencia para ti.

De hecho, si consideras que es necesario proteger tu marca personal, bien porque ahora mismo la estás trabajando o pretendes hacerlo en el futuro, no está de más que compruebes ahora si el dominio está ya registrado, o por el contrario puedes adquirirlo. No se trata de una cuestión económica, ya que un dominio '.com' está por debajo de los 10 dólares anuales; tampoco tiene por qué coincidir su registro con el desarrollo inmediato de una web o de un blog. Puedes registrarlo y protegerlo de esa manera, y ya con tiempo y calma desarrollar los contenidos necesarios una vez tengas las ideas claras.

A menudo se piensa que el registro de marca personal (mediante el nombre) sólo está reservado para personajes de indudable fama y / o prestigio, algo en lo que estoy absolutamente en desacuerdo, ya que todos los demás (es decir, la gran mayoría), también tenemos una marca personal que podemos (y debemos) cuidar, puesto que es la base de nuestro futuro profesional. Una idea similar que giraba alrededor de las pequeñas marcas vs grandes marcas, la expresaba en 'la reputación de las pequeñas marcas', donde argumentaba que ninguno de nosotros (de nuestras marcas, quiero decir) debe acobardarse ante el concepto 'marca comercial' de las que disfrutan las grandes compañías. Cualquiera de nosotros, aún siendo 'pequeñas marcas' contamos con las mismas necesidades de destacar para convertirnos en una opción de valor, y también con multitud de recursos presentes en la Red (y fuera de ella) para poder gestionar adecuadamente nuestra identidad profesional.

En definitiva, se trata de una pequeña acción que podemos llevar a cabo en apenas unos minutos, con un coste irrisorio según decía, y además puede evitarnos algún disgusto posterior de difícil solución.

Hasta mañana.


2 comentarios:

Azucena dijo...

Hola Miguel Angel,

Leo diariamente tu blog y los comentarios que haces, y tengo que felicitarte por tu gran trabajo, ya que, nos ayudas a aclarar muchas cuestiones sobre la red 2.0 a todos/as los que buscamos empleo. Mi pregunta es: " yo no tengo blog ni web, aunque a lo mejor en algún futuro me lo plantee; pero sí estoy en Linkedin,debería proteger aún así mi identidad? Muchas gracias y un saludo

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Azucena, gracias y bienvenida al blog!. Eres la segunda persona que me hace una pregunta muy similar. Tienes distintos mecanismos en LinkedIn para 'proteger' tu identidad, y especialmente quién puede ver lo que haces.

Sin embargo, ¿es eso lo que realmente quieres?. Dependerá de cuál sea tu propósito al estar dada de alta en esa red profesional. Si lo que quieres es obtener empleo, ¿tiene mucho sentido ocultar tu actividad?.