martes, 3 de diciembre de 2013

¿Qué significa relacionarse con reclutadores?

A menudo veo confusión con eso de 'generar relaciones entre candidatos y reclutadores'. Relacionarse con aquellos con capacidad de contratar, va mucho más allá de tener una simple conversación o intercambiarse algunos mensajes en redes sociales. La cantidad de interacciones, su calidad y la frecuencia, se entremezclan hasta conseguir el equilibrio suficiente para establecer vínculos de confianza entre ambas partes.

Qué significa relacionarse con reclutadores
Fuente CC: verlaciudad

¿Quién puede creerse realmente que con un solo mensaje, o incluso unos cuántos, puede llamarse la atención de un reclutador?. Porque en realidad no se trata de llamar su atención, sino más bien de ganar su confianza, y eso obviamente no se consigue de la noche a la mañana. ¿Cuántos impactos son necesarios, y con qué frecuencia?. ¿Uno, quince, cien, ...?.

Por mi timeline de Twitter, o de LinkedIn, veo numerosas personas que pasan sin mayor gloria ni fortuna, al dejar comentarios que no acaban de llamar mi atención, o simplemente a los que no vuelvo a ver más allá de su primer 'impacto'. Eso no es ni bueno ni malo, simplemente lo comento como ejemplo de lo que podría pensar un reclutador ante aquellos candidatos que quieren atraer sus 'miradas'.

Porque ya sabemos que ese reclutador dispone de un mar repleto de peces donde pescar. Por ello, el candidato debe posicionarse adecuadamente frente a aquellos reclutadores 2.0 que le resulten más adecuados. Y para ello, tendrá que encontrar el equilibrio necesario entre cantidad, calidad y frecuencia.

La cantidad le permitirá al candidato ser más visible. Su participación en los medios sociales adecuados, involucrándose en grupos de debate, creando contenido en su blog, intercambiando información, ..., le hará llamar la atención de las comunidades en las que interactue. El tamaño, desde esta perspectiva, sí importa.

La calidad de su participación en la Red le convertirá con el tiempo en una opción a tener en cuenta. La cantidad sin calidad es inútil, y la calidad sin cantidad reduce las posibilidades de que alguien pueda llegar a fijarse.

Y por último, la frecuencia de impactos, en términos de constancia, obtiene el recuerdo por parte del reclutador. Al surgir una determinada vacante profesional, ese reclutador podrá contar con aquellos candidatos a los que ya conozca previamente, y de los que sepa que sus características se corresponden con el perfil demandado.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas difundir en tus redes.

Hasta mañana.


4 comentarios:

fernando mouriño dijo...

Miguel, como estas? Quiero transmitirte una sensación que tengo cada vez que visito tu blog, me voy con tarea para el hogar tus aportes y puntos de vista respecto del concepto de empleo 2.0, me llevan a la reflexión sobre mis acciones en la red y realmente te lo agradezco. Muy bueno el post de hoy!!!
Te mando un abrazo!!
Fernando

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Fernando, estoy muy bien, gracias. Bueno, que no quiero mandarte deberes... 8:)

Me alegro que mis contenidos generen una reflexión en ti. Cualquiera cosa me dices. Un saludo

Patricia Eloy dijo...

Hola Miguel,
Muy buena reflexión para ayudar no solo a generar una red de contactos efectiva, sino también de cara a contribuir a nuestra marca personal.
Un saludo
Patricia

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Patricia por tu comentario.