viernes, 6 de diciembre de 2013

El desempleo como oportunidad de mejora

No tengo ninguna duda de que el título de esta entrada llama la atención por tratarse de una cuestión muy sensible, e incluso de que a algunos pueda llegar a ofenderles. Aunque suene a topicazo, creo que se trata de una realidad que a menudo se deja pasar por alto. Si fuéramos capaces de separar (sé que no es una tarea sencilla) lo inherentemente malo asociado la situación de desempleo (deudas que hay que seguir cubriendo, desilusión al no encontrar trabajo rápidamente, incertidumbre en el futuro, ...), y ser conscientes de que ese período puede servirnos para replantearnos nuestro futuro laboral (quizás incluso el personal), probablemente podríamos abordar con mayores garantías la búsqueda de nuevas oportunidades, y sobre todo con una 'apertura de mente' que nos hiciese comprender mejor las posibilidades existentes.

Desempleo y una actitud positiva para generar oportunidades de mejora
Fuente CC: Cirofono

No sorprende a nadie que diga que tanto la aptitud como la actitud importan mucho; sin embargo, personalmente creo que la actitud de cada uno es lo que le permite una diferenciación real con respecto a todos aquellos que le rodean. La aptitud, en forma de conocimientos y competencias, abunda, por lo que cada día se convierte menos en un auténtico valor diferencial. Es cierto que una buena formación, adquirida en toda una vida profesional, es absolutamente necesaria; pero la inquietud personal, la curiosidad, la constancia, la disciplina, ..., es lo que puede llegar a convertir a alguien en la persona finalmente elegida para un determinado puesto de trabajo.

Y es precisamente esa actitud positiva, más necesaria que nunca cuando uno se queda desempleado, la que perfila un horizonte con mayores posibilidades de futuro, aunque sea para tener mayores posibilidades de reincorporarse antes al mercado laboral. Porque dicha actitud no es algo intangible, sino algo que ya de por sí transmite la energía adecuada alrededor. Por tanto, el enfocar adecuadamente la situación de desempleo desde un punto de vista positivo (sí, he dicho bien, positivo), puede hacernos vislumbrar nuevas oportunidades de mejora, mediante las acciones necesarias de formación, networking, desarrollo de la marca personal, ...

Porque, como la gran mayoría de cosas que menciono en este blog 'Uniendo Marca Personal y Empleo 2.0', se trata de una disyuntiva en la que podemos elegir. Nadie nos obliga; de hecho, a nadie le importará lo que elijamos, al menos más que a nosotros mismos. Podemos elegir convertirnos en víctimas del sistema y compadecernos de nosotros mismos diciendo que todo está tan mal que no hay ninguna posibilidad laboral para nosotros, o decidir tomar los mandos de nuestro porvenir para convertir una situación desagradable en una oportunidad que nos permita evolución en nuestra carrera profesional. Ahí radica precisamente precisamente la diferencia entre hacer algo y no hacer nada.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.


7 comentarios:

Alejandro Escriva Romero dijo...

Los empleados conocen la cultura del esfuerzo, pero trabajan para cumplir los sueños, metas y planificación de un tercero.
Hoy hay muchísimas oportunidades ahí fuera para el que entienda que no hay "trabajo" para todos, sino oportunidades de soñar, fijarse metas, y planificar tu propio esfuerzo para ser dueño de tu destino...

Carlos Lasso dijo...

Efectivamente Gustavo, siempre hay que buscar y encontrar la parte positiva de las adversidades.

Considero que muchas personas se aferran al empleo como la única forma de obtener los ingresos que necesitan. En parte tienen razón, pero tambien deben descubrir durante en el desempleo la oportunidad de generar estos ingresos mediante el emprendimiento.

Saludos

Pau Xaubet Sabate dijo...

Buenos días, primero felicitarte Miguel Ángel por el articulo.
Doy fe que el planteamiento que expones en este escrito es totalmente cierto, y de que si sabemos enfocar de una forma positiva el desempleo y la búsqueda de este, sin darnos cuenta empezaremos a verlo todo en 4 dimensiones.
Las personas cuando nos ofuscamos o pasamos una temporada mala, reducimos nuestro campo de visión y percepción a más de la mitad, esto nos impide ver más allá de nuestras propias narices, y sin darnos cuenta, perdemos decenas, centenas, miles… de oportunidades. El hecho de replantearnos el desempleo y la búsqueda de trabajo como algo positivo, puede hacer que nuestra visión y percepción se regeneren, y empecemos a verlo todo de otra manera.
Personalmente no me considero ningún experto en la materia, pero está claro que somos lo que transmitimos. Y si transmitimos entusiasmo, curiosidad, constancia, disciplina, ..., será lo que la gente vera de nosotros. Tengamos en cuenta algo muy importante, no es lo mismo “Transmitir” que “Hablar o Decir”. Los sentimientos, las emociones, las inquietudes eso es lo que transmitimos con nuestro mensaje, y de lo que contagiamos a los que nos rodean. En cambio las palabras que decimos, son eso, palabras que se quedan en el aire sin rumbo.
Por lo menos es de la manera que me he planteado mi búsqueda de empleo, y en poco más de 4 meses he alcanzado mi objetivo!

Suerte a todos!

Pau Xaubet Sabate dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Alejandro, gracias por tu comentario. Me ha encantado lo de 'ser dueño de tu destino'...

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Carlos, emprender también es otra posibilidad, aunque creo que hay que tener unas características personales y profesionales muy distintas.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Pau, gracias por tu comentario. Coincido totalmente con lo que dices. Entiendo que puede ser muy difícil para la mayoría de desempleados, el tener una perspectiva amplia y sobre todo a largo plazo, pero no queda más remedios, puesto que la visión cortoplacista limita mucho las oportunidades.

Ah, y enhorabuena por conseguir tu objetivo! 8:)