viernes, 19 de julio de 2013

La diferencia entre hacer algo y no hacer nada

Vivimos tiempos difíciles llenos de oportunidades. Sí, has leído bien. Son precisamente esos tiempos en los que las cosas vienen torcidas, donde nos obligamos a forzarnos al máximo para conseguir un empleo; y eso hace que exprimamos nuestras capacidades para sacar de nosotros mismos lo que probablemente en épocas de bonanza no ocurría. Aunque para ello, es necesario despertar, hacer las cosas de forma diferente a como las hemos hecho habitualmente. Porque nuestro futuro laboral está en juego.

Mejor hacer algo que nada
Fuente CC: Juan Pablo Mejía

En alguna formación que he impartido sobre marca personal, me he encontrado con alguna persona en situación de desempleo de larga duración, que no ha podido aún reincorporarse al mercado laboral, por lo que su situación era especialmente delicada. Y claro, cuando explico que esto de la marca personal consiste en gestionar nuestra identidad para posicionarse como un profesional de referencia y conseguir oportunidades de negocio en el largo plazo, en ocasiones surge alguna decepción. Porque es habitual que se quieran resultados inmediatos en esto de la marca para el empleo. Y nada más alejado de la realidad.

Por lo general, suele tratarse de personas que usan la inscripción en ofertas de empleo como principal mecanismo para tratar de encontrarlo. Es decir, basan su estrategia en el CV, del cual me pregunto cuál es su futuro. No puedo poner ningún reparo a esta estrategia, porque de lo que se trata es de ganarse la vida, y esto es algo esencial.

No obstante, lo que me llama la atención es usar únicamente esa estrategia, y no obtener en el largo plazo ningún resultado, sin intentar ninguna acción diferente. Es bien sabido que para lograr resultados diferentes, hay que hacer cosas distintas. Y ojo, no estoy diciendo que haya que dejar de lado el envío del CV, esto sería absolutamente temerario. De lo que se trata es de encontrar el equilibrio necesario entre la búsqueda tradicional de empleo (CV), con otras actividades más a largo plazo que consisten en gestionar consciente y activamente nuestra marca personal con el objeto de demostrar nuestras capacidades y de generar mayor confianza en los reclutadores.

Porque, si no se obtienen los resultados esperados (conseguir empleo), ¿qué perdemos por intentar algo nuevo?, ¿qué podríamos ganar en el futuro?. Apostar por nuestra marca personal puede que no ofrezca garantías absolutas (dependerá de la constancia, esfuerzo, calidad del trabajo realizado, ...), pero la realidad indiscutible es que la búsqueda tradicional de trabajo mediante la inscripción en ofertas, tampoco la ofrece. Por lo tanto, de lo que se trata es de maximizar las posibilidades para obtener los resultados deseados.


Hasta mañana.


11 comentarios:

Myriam Sánchez Nocea dijo...

Genial artículo: la diferencia entre esperar algo y salir a su encuentro es abismal. Hay que poner todos nuestros recursos para conseguir lo que queremos; de lo contrario, no nos podremos quejar por no lograrlo.

Arantxa dijo...

Me ha encantado el inicio de este artículo. Eso es enganchar al lector con una primera frase impactante.

Llevo leyendo tus artículos a diario desde hace unas semanas y quiero felicitarte por tu constancia y darte las gracias porque cada mañana me da un poquito de ánimos para seguir trabajando en mi marca personal.

Merce Permuy dijo...

Genial este artículo, como casi todos los del blog. Hace poco que te sigo, pero desde que empecé no paro. :) Muy buen trabajo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Myriam. Especialmente cuando queremos encontrar nuevas oportunidades profesionales y los métodos tradicionales no funcionan, es preciso plantearse nuevas alternativas.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Arantxa y bienvenida, tus palabras suponen para mí una gran motivación. No dudes en aportar con tus comentarios lo que estimes necesario.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Merce por animarte a dejar tu primer comentario. Te animo a seguir aportando cuantas cosas quieras. Un saludo.

Juan Toro dijo...

Hola, buenas tardes.
Para mi búsqueda de empleo actualmente estoy registrado y/o utilizando.

- 2 portales de empleo, donde suelo leer cada tres o cuatro días las noticias.
- Lectura de ofertas de trabajo de mi colegio profesional
- Redes sociales (Linkedin / facebook / Twitter)
- Blog (interesporlageomatica.com)
- Lectura de blogs y grupos que hablan de empleo y de como obtenerlo.
- Búsqueda tradicional.
- Mi firma de correo electrónico indica que estoy en búsqueda de trabajo.
- Participación en foros y grupos de mi sector. (en los que cuando puedo meto "mi cuña publicitaria aseptica de estar en el paro"
- las nuevas que puedan aparecer o se me ocurran...

Todas estas formas, sin indicar desesperación.
Utilizo todos los canales que tengo a mi alcance porque los conozco, mi carácter curioso y de estar constantemente actualizado en nuevas tecnologías lo ha posibilitado. También he tenido oportunidad de hacerlo.

Es posible que otras personas que solo utilizan la búsqueda tradicional, sea debido a que no conocen otras formas.
Es posible que su cultura y educación impidan acercarse a la marca personal.

Lo que está claro que con la búsqueda tradicional es más complicado encontrar trabajo, ya que solo se esta disparando con un cañón, cuando hay otros cinco disponibles. Las posibilidades de acierto son menores.

Un saludo.
Miguel Angel, Me uno a la felicitación y enhorabuena por tu blog, que le sigo regularmente.

Juan Toro dijo...

Y a riesgo de ser pesado.. pero me parece bastante instructivo, reproduzco una historia de un fragmmento de texto de una entrada que me he encontrado en un blog.

"Un año Barry estuvo de vacaciones en Hawái. Él es como yo, partidario de que los negocios están para que tengas un estilo de vida. A él le gusta la buena vida, de hecho suele hacer de 4 a 5 viajes de vacaciones al año.

En esta ocasión, él estaba relajado en una playa de Hawái viendo las ballenas, cuando se fijó en un pescador que salía de su todoterreno con una docena de cañas para pescar… Sí, un total de 12 cañas. Lanzó los anzuelos al agua y puso las cañas en la arena.

Barry, curioso, se acercó y le preguntó por qué tenía 12 cañas, y el pescador le dijo:

- Es muy sencillo. Me encanta comer pescado pero odio pescar, así que si pongo 12 cañas, al atardecer, seguro que con alguna de estas cañas habré pescado algo. Siempre pesco algo, no con todas las cañas pero sí con algunas de ellas. Pero si solo vengo a pescar con una caña, es muy posible que no pesque nada y entonces no tendría para comer."

Fuente: http://www.rebeldesenior.com/edward-azorbo-estrategias-marketing-online/?goback=%2Egde_4343209_member_256334769

Un saludo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Juan, gracias por tus instructivos comentarios. Veo que estás haciendo lo que estás en tus manos. Lo conseguirás.

Jaime Cuervo dijo...

Es un comentario interesante pero se quedó corto, seía bueno leer sobre ¿Qué de temerario has hecho para conseguir empleo?

En mi caso estoy mandando mensajes a los correos electrónicos personales de funcionarios de entidades publicas, haciendo ver la necesidad de profesionales como yo.
Una cosa que voy a hacer es peticionar información sobre las empresas en el rublo ambiental o minero a las cámaras de comercio de las principales ciudades del país. Pronto iré a las que me den alguna señal de querer emplear gente.
Una saqué a bailar en una discoteca a la dueña de un prestigioso bufette de abogados, le pedí empleo y le causó gracia, pero todo quedó en.....

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Jaime, bienvenido y gracias por tu comentario. Sí, sin duda haces lo posible por conseguir empleo. Te deseo suerte.