lunes, 17 de junio de 2013

Quiero resultados inmediatos

Vivimos en la cultura de la inmediatez, donde los distintos medios de comunicación nos inyectan en vena los casos de éxito de personajes famosos, supuestamente 'felices' y por supuesto con mucho dinero. Y eso, ante la repetición constante, diríase machacona, nos hace llegar a desear ser como ellos, haciéndonos pensar que debe convertirse en nuestro estilo de vida deseado y que además podemos conseguirlo en el menor tiempo posible, para lo cual es posible tomar atajos.


En marca personal los resultados inmediatos no existen
Fuente CC: G Meyer

Hace unos días, mi hijo me comentó que quería subir un vídeo a Youtube, y que además quería ponerle publicidad, para así poder ganar dinero. Al preguntarle, me respondió que sí era posible, porque había oído que muchos famosos eran multimillonarios gracias a los vídeos que subían, lo que les permitía ganarse sobradamente la vida. Y claro, traté por todos los medios de explicarle que, pudiendo ser verdad que hubiese alguna persona que ganase dinero de esa manera, no era el caso habitual.

No es el primer caso similar que oigo, aunque lo preocupante es cuando lo oyes de personas mucho mayores. Yo mismo digo que la Red está plagada de oportunidades de hacer negocio, generando oportunidades profesionales mediante la inversión en nosotros mismos, es decir, en nuestra marca personal. Sin embargo, desarrollar nuestras capacidades y demostrar nuestra valía profesional, con el objetivo de generar una reputación mediante una marca personal sólida, es un proyecto de largo plazo. Y esto significa necesariamente que, a pesar de que los resultados (por pequeños que sean) se empiezan a ver poco a poco, no generaremos una percepción duradera de valor en los demás, hasta transcurrido un buen tiempo, y siempre después de un impecable trabajo en nosotros mismos.

Y esta es la esencia misma de este blog. A pesar de que todos tenemos marca personal, la constancia y el esfuerzo se traducirán en oportunidades profesionales en el futuro. Los que se mantengan en el empeño, conseguirán resultados. Pero para ello es preciso generar antes confianza en los demás, hacer ver que nuestro trabajo diario de calidad se traduce en credibilidad; y para eso, cualquier atajo que queramos tomar puede ser contraproducente.

No obstante, sí hay ciertas acciones que nos pueden ir adelantando resultados, tales como:

  • Incrementar la calidad de nuestro trabajo. A pesar de que pueda resultar obvio, siempre lo podremos hacer. En mi caso, si decidiese escribir una vez a la semana, en vez de todos los días, sin duda alguna podría aumentar la profundidad de análisis de cada entrada, entregando mayor calidad percibida por parte de los lectores. Sin embargo, de momento no es mi intención, puesto que el escribir diariamente me proporciona otros beneficios que me resultan más interesantes según mi estrategia planteada.
  • Aumentar la intensidad en la entrega de contenidos. Puede convertirse en una buena estrategia de difusión y de atracción de la atención, además de incidir en un desarrollo rápido de nuestro conocimiento.

Por tanto, en un proyecto de marca personal, no hay mejor y más necesaria receta que la calma y la paciencia, sin perder de vista nuestro objetivo, y ser consciente de que existirán altibajos lógicos que no deberán hacernos decaer.

Hasta mañana.


4 comentarios:

Ami Bondía dijo...

Muy buen artículo que hace reflexionar. De hecho, me acuerdo del caso de una señora que estaba en el curso que impartiste en la Catedral de la Innovación que decía que animaba a su hijo a colgar videos en la red para hacerse famoso...pero como dices en tu texto, ese no siempre es el camino.

Un saludo,
Ami

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Ami, gracias por tu comentario. Puedo entender que los niños tengan estas 'inquietudes'; ningún problema, para eso estamos los padres para poder reorientarles y marcarles el camino correcto. El problema viene cuando los más adultos puedan pensar que la Red es la panacea, y que cualquier mínimo esfuerzo genera resultados inmediatos.

Anónimo dijo...

Querido Miguel Ángel, la inmediatez es la práctica que lo corroe todo. Por dónde pasa, amputa cualquier esperanza de futuro. A estos mismos profesionales que practican el cortoplazismo les preguntaría el plazo natural de un embarazo. Seguro que al igual que todos los mortales nos darían los 9 meses reglamentarios como la única respuesta valida. Ellos al igual que nosotros saben que interrumpirlo sería una grave imprudencia que pondría en riesgo la vida del feto. Porque alguien que tiene esta sana creencia se prostituye en lo profesional rompiendo las reglas naturales y productivas exigiendo un resultado nada más salir de la meta. Seguro que no hace otra cosa que imitar a su jefe y al jefe de su jefe. Tenemos patrones empresariales que dañan gravemente la creación de riqueza e imposibilitan la sana formación de los profesionales. Son los daños colaterales de la cultura del pelotazo !! No obstante, creo que estos modelos los esta agotando la crisis. Es más, diría que hemos sido víctimas de ellos. Confió en que los nuevos modelos que emerjan respeten los plazos naturales y a los profesionales que los tienen que hacer valer.

Un abrazo, Javier

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Javier. Efectivamente la profunda transformación que nos toca vivir, nos obliga a replantearnos la cultura pasada en la que se promovían (y premiaban) los grandes resultados con el mínimo esfuerzo, especialmente en ciertos sectores que tienen mucho con ver con la crisis actual (sector financiero).