sábado, 7 de diciembre de 2013

Blog y marca personal, y razones de su fracaso

Una vez que hemos tomado la decisión de gestionar conscientemente nuestra marca personal, con el objetivo de lograr dar un salto cualitativo en nuestra carrera profesional, y optar a mayores y mejores oportunidades profesionales, tenemos muchas maneras distintas para trabajar nuestras competencias y habilidades, y comunicarlas adecuadamente a nuestro alrededor. Para ello, no sólo tenemos los nuevos canales on-line que nos dotan de grandes posibilidades, sino que el mundo presencial nos brinda las mejores oportunidades para evolucionar nuestra marca propia.

Razones del fracaso de los blogs
Fuente CC: Daniel Lobo

Y dentro de esos canales que deberíamos usar de forma complementaria (no substitutiva), el blog supone una herramienta absolutamente única. Personalmente opino que debería convertirse en el centro de nuestra estrategia de marca personal, debido a los numerosos beneficios que conlleva (aunque también obligaciones). Pero sobre todo porque es la utilidad ideal para recoger todos aquellos contenidos que somos capaces de generar, e ir almacenándolos convenientemente para ir conformando nuestra huella digital. Todos ellos deberían generar percepciones de valor (siempre y cuando se trate de contenidos de calidad) en nuestra comunidad de seguidores, y sobre todo concretar nuestra propuesta de valor como profesionales.

Cada día más gente quiere tener un blog propio, personal o profesional; suelen comprender muy bien cuáles son sus pros y sus contras; sin embargo, la gran mayoría de los que se deciden inicialmente a crearlo, 'mueren' al cabo de muy poco tiempo, sin ni siquiera haber logrado unos mínimos resultados. Es decir, a priori las razones para crearlo suelen ser de peso y fácilmente comprensibles, pero el pasar a la acción conlleva el fracaso en la mayoría de las ocasiones. ¿Cuáles son las razones?:

  • Imposibilidad de obtener resultados rápidos. Si te fijas bien, la sociedad que nos rodea promueve el éxito rápido a través de atajos. De hecho, a menudo se buscan las recetas mágicas con esto de la marca personal, cuando realmente no existen. Y por mucho que tratemos de engañarnos, las redes sociales no suponen una solución para nada, sino simplemente un medio (de los muchos que hay) para tratar de conseguir nuestros objetivos.
  • Inconsistencia y falta de objetivos. ¿En qué cabeza entra que uno puedo escribir frecuentemente en un blog, y no tener ningún objetivo en mente?. Ello provoca el pronto abandono de la bitácora.
  • Falta de constancia. Igual no es el mejor ejemplo, pero lo asocio a aquél que se compra un perrito y cuando llega el verano no sabe que hacer con él. Un blog es un proyecto de largo plazo, por lo que debemos ser conscientes de que es necesario mantenerlo con la frecuencia adecuada, escribiendo cuando corresponda.
  • No saber sobre qué escribir. En este blog escribo diariamente, y nunca me han faltado ideas para hacerlo. Y no soy el único que lo hace. Entonces, si los demás pueden, ¿por qué tú no?.
  • Falta de tiempo. No digo que esto sea falso, pero sí que a menudo es una cuestión más relacionada con asignar prioridades. Si alguien no cree en los beneficios que le pueda acarrear un blog, escribir en éste por supuesto que le supondrá un perjuicio, especialmente si no se sobra el tiempo.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.


4 comentarios:

Carolina dijo...

Hola Moguel Ángel,

yo creo que cuando a la gente le hablas de blog, cada uno piensa una cosa distinta. Por lo que voy viendo, no todo el mundo que abre un blog lo hace con la idea de publicar sobre unos temas en concreto, tener un compromiso de publicación, bien diario o aunque sea semanal.
No publico todos los días, sí todas las semanas una vez, a veces dos. No sé si profesionalmente me servirá o no, pero yo me siento así más satisfecha que cuando tenía el blog anterior y publicaba cuando me daba la gana.
La verdad es que lo mío era ignorancia. Este verano fui a una charla de Carlos Bravo y otros y eso me abrió los ojos totalmente. Además de leer otros blogs de gente comprometida con su proyecto.

Un saludo

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Carolina, gracias por tu comentario. Como bien dices, puede ser mucho más gratificante mantener un blog cuando los objetivos se tienen claro, y cuando uno fija un compromiso de publicación periódico.

Yo también estuve en un curso de Carlos Bravo, sin duda es el más adecuado para hablar sobre blogs.

Gaby Spinassi dijo...

Hola Miguel;

Me parece muy acertado tu artículo. Y creo que sobretodo al comenzar un blog, es necesario pensarlo como un camino, un recorrido. Que cada uno tiene sus tiempos, siempre debemos seguir una organización, con la que sentirse cómodo. Pero sobretodo ser perseverantes si es realmente el blog una meta a alcanzar.No pensar tanto en cuantos visitaran el blog, sino en el placer de construirlo poco a poco. Un saludo. Gaby

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Gaby, gracias por tu comentario. Me gusta lo que dices del blog como 'camino'.

A menudo digo que el blog es la pieza central de nuestra estrategia de marca personal, y como tal debemos cuidarlo de forma constante para así poder posicionarnos como profesionales de referencia, con el paso del tiempo.

No obstante, el camino a recorrer es muy largo, por lo que tendrán muchas mayores posibilidades de éxito aquellos que sientan (y cojo tus palabras) 'placer de construirlo poco a poco'.