martes, 10 de septiembre de 2013

¿Qué obligaciones conlleva un blog? (I)

¿Trabajarías para una empresa en la que no cobras nada, y ni siquiera te garantizan ingresos futuros?. Pues eso mismo sucede con el blog que, a pesar de los beneficios indudables que conllevaimplica numerosas obligaciones sin un retorno cierto. Veámoslo con mayor detalle.

Obligaciones que conlleva un blog
Fuente CC: GALBA

Nos ocurre habitualmente que cuando realizamos un esfuerzo, nuestra mente nos exige saber cuál es el beneficio esperado. Y no sólo eso, sino que también desea resultados inmediatos. El problema es que en ocasiones debemos realizar grandes esfuerzos para (probablemente) obtener alguna ganancia en el largo plazo. Y estos beneficios obtenidos (que como vimos en la entrada de ayer no tienen porqué ser necesariamente económicos) a menudo tardan mucho tiempo en llegar, y en ocasiones benefician más a nuestra marca más que a algo más 'tangible'.

Sin embargo, mientras que los beneficios futuros son inciertos, los esfuerzos desde el primer momento son muy reales. Debido a este gap entre esfuerzo y ganancia, y a no saber gestionar correctamente el trabajo frente a las expectativas, la mayoría de los que empiezan un blog lo abandonan al cabo de muy poco tiempo, con mucho trabajo invertido pero con pocos resultados.

Por tanto, partiendo de esas premisas, es preciso conocer no sólo los grandes beneficios que puede conllevar la creación y mantenimiento de un blog, sino especialmente las obligaciones que tenemos los que generamos contenidos mediante un blog profesional para posicionar nuestra identidad profesional (obviamente no hablo de aquellos que lo crean por hobby). Te destaco las principales:

  • Producir contenido periódicamente, lo que significa establecer la frecuencia de su publicación, y mantenerla cueste lo que cueste. Existen múltiples interpretaciones sobre la frecuencia ideal de publicación de entradas en un blog, aunque mi opinión es que debe realizarse tanto como se pueda.
  • Crear y mantener una comunidad de seguidores. La confianza es la base para la generación de colaboraciones profesionales futuras, y para ello hay que trabajar en el ciclo visitante-lector-seguidor. Este proceso no es fácil y lleva su tiempo, aunque la clave radica en estar en contacto permanente con los lectores, a través de los diferentes mecanismos que se instauren en el blog (formulario de contacto, mail, sección de comentarios, ...). Cada interacción con un lector suma y estrecha vínculos, que trabajan a favor de su fidelización.
  • Medir el progreso del blog. Aunque pueda tener mis dudas razonables sobre si el tráfico realmente importa, lógicamente considero imprescindible el tomar las medidas suficientes como para saber en qué momento del camino nos encontramos, y por tanto si debemos continuar o por otra parte reconducir nuestra estrategia.

Aún quedan numerosas cuestiones a tener en cuenta, pero ya sabes que mi costumbre es cortar en varias las entradas largas, y así de esta manera hacerlas más digeribles para ti. Por tanto, en la siguiente entrada acabaré de definir las obligaciones que nos impone el crear y mantener un blog con un objetivo profesional basado en la proyección de nuestra marca personal.

Hasta mañana.