sábado, 24 de agosto de 2013

Las 'recetas mágicas' en Internet sobre marca personal

Las 'recetas mágicas' para gestionar nuestra marca personal no existen. La Red está llena de autores que escribimos sobre ese asunto, y que en mayor o menor medida ofrecemos sugerencias, consejos o experiencias propias, con el ánimo de hacernos un hueco en este campo y posicionarnos como profesionales de confianza. Ahora bien, no olvidemos que la marca le pertenece a cada persona, y sólo ella es la última responsable; podemos apoyarnos en lo que opinen los demás, aunque lo que realmente cuenta es el camino que decidimos recorrer.


Marca personal y recetas mágicas
Fuente CC: Vicenzo Visciano

En la entrada '¿Te pasas el día leyendo las cosas interesantes que dicen los demás sobre ti?', Gustavo me remitía en un comentario a una entrada de su blog, en la que mencionaba los problemas asociados a la saturación de contenidos en la Red sobre marca, y a los consejos contrapuestos que se dan, y que a menudo confunden más que ayudan.

A menudo me encuentro con artículos que me dicen lo que tengo que hacer exactamente, con una contundencia tal que me hace pensar que su autor es un profesional que ha obtenido grandes logros llevando a cabo lo que plantea. La experiencia propia me parece fundamental puesto que, aunque no necesariamente es sinónimo de éxito replicable en los demás, sí por lo menos asegura una manera de hacer las cosas que ha funcionado, por lo que podemos tener la duda razonable sobre si podremos reaprovecharlo de alguna manera.

Ahora bien, las experiencias propias son precisamente eso, propias e individuales. Han funcionado para una persona en concreto, y posiblemente su éxito haya sido debido a cuestiones que no pueden copiarse ni replicarse: su esfuerzo, constancia, actitud, ambición, personalidad, ... Todas estas características convierten en única la experiencia, y es por eso que no se pueden replicar.

No obstante, sí creo que podemos coger lo mejor de cada autor, porque seguro que hay cosas muy interesantes que desconocíamos y que podemos llevar a la práctica. Por supuesto, nos encontraremos con acciones absolutamente contrapuestas que nos indican direcciones contrarias. Bueno, ¿y qué?. Probablemente ambas sean las adecuadas, por lo que tendremos que decidir cuál es la que mejor aplica a nuestro caso. Y sobre todo, ser conscientes de que todo lo relacionado con la marca personal y con el empleo 2.0, no son cuestiones de las que podamos inferir una fórmula matemática que garantice el éxito.

Lo importante en cualquier caso, es evitar la 'parálisis por análisis', y pasar a la acción dejándose de excusas que nos impidan movernos. Y probar, probar, probar, ... Porque los resultados que nos vayamos encontrando en el camino nos permitirán ir seleccionando nuestras propias recetas para el éxito. Cuanto antes empecemos, antes empezaremos a controlar nuestro destino.

Hasta mañana.


6 comentarios:

ISABEL IGLESIAS dijo...

Hola Miguel Angel:
Totalmente de acuerdo contigo: no hay fórmulas mágicas. Ni en marca personal ni en nada. Es algo de lo que huyo.
Prefiero transmitir que algo me funciona ço me funcionó pero que no necesariamente tiene que volver a hacerlo.Esto es algo que tengo muy claro por el coaching: ni hay 2 clientes iguales ni dos procesos de coaching iguales.
El quedarnos con la idea de que pueden existir una serie de recetas mágicas para lo que sea me resulta bastante limitante.
Por eso me gusta tu estilo. Das ideas y que cada cual coja la que mejor le venga en cada momento.
Isabel

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Isa!. Fíjate en lo que te digo, a veces dudo (aunque me dura poco afortunadamente...) de mi estrategia de ser lo más objetivo posible (nada fácil, la verdad) y trabajar mucho con la pregunta (un mecanismo muy potente) para originar reflexiones y por tanto acción.

Pienso en que esta forma de actuar mía me limita la audiencia, puesto que soy consciente de que hay numerosas personas que buscan el dato, el consejo rápido, la solución a sus problemas. Y de eso yo aporto mi perspectiva, a menudo basada en mi propia experiencia, pero en ningún caso se convierte en la receta de pasos a seguir que funcionan en todos los casos.

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Hola Miguel Ángel!! Desde mi punto de vista lo haces muy bien y una de las cosas que más me gusta de tu trabajo, es que siempre dejas claro que ofreces recomendaciones y que depende del lector ponerse a trabajar, para encontrar soluciones creando sus propias experiencias; por cierto muchas gracias por la mención. Saludos y muchas gracias por todo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Gustavo. Tu entrada lo merecía.

Anónimo dijo...

Hola Miguel Ángel. Muy interesante lo que planteas en esta entrada. Como ya sabrás trabajo como técnico de selección e intento estar al día y moverme por redes y blogs de mi interés (como anónimo,jejeje). Me parece increíble la cantidad de entradas, consejos, fórmulas... que existen para la confección del CV perfecto, con asuntos que en muchos casos se contraponen (que si escrito en primera persona, que si en tercera persona, que si muy original, que si mejor claro, que si pon foto, que mejor no...) lo que provoca que la gente se haga un lío. Por mi parte siempre aconsejo lo mismo, porque el CV (y por CV no me refiero simplemente a la hoja de vida, si no a la trayectoria y conocimientos que quieras mostrar, a los perfiles en las redes...) depende de que puesto busques y de cómo te guste, pero acorde a tu persona y hecho con mimo y cuidado. Te podrá sorprender, pero muchas veces tengo la sensación de que con tanta historia mucha gente da más importancia a la forma que al fondo y creo que provocado por todos esos consejos y fórmulas que pueden llegar a despistar
Saludos
MAD

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola 'Anónimo (MAD)', como siempre un comentario de alcance... 8:)

Coincido plenamente contigo. La Red está plagada de distintos autores (entre ellos mucha gente de recursos humanos con una trayectoria de gran calidad) que tratan de aconsejar las mejores prácticas para realizar un CV. Y lo hacen con su mejor intención, poniendo encima de la mesa su visión y experiencia personal y profesional.

Sin embargo, la abundancia de consejos y a menudo la contraposición de opiniones, supone la confusión para el candidato como bien dices.

En cualquier caso, buscar un empleo es un trabajo titánico, y ello ya empieza con la definición del propio perfil, plasmándolo en el CV.