jueves, 22 de agosto de 2013

¿Te pasas el día leyendo las cosas interesantes que dicen los demás?

Leer constantemente los contenidos de aquellos profesionales referentes que nos aportan valor puede ser placentero, instructivo y además nos facilita el tener nuevas perspectivas que nos hacen evolucionar. Ahora bien, a la hora de generar una marca propia auténtica y que convenza, la mera lectura de lo que dicen los demás no conduce a ningún sitio, por lo que hay que dar pasos adicionales para posicionarnos., y pasar de ser observadores a protagonistas.


Leer, conversar y producir contenidos
Fuente CC: Juan Pablo Lauriente

Cuando empezamos en esto de la marca, es muy fácil caer en la trampa de pensar que, antes de empezar, nos tenemos que 'empapar' bien de lo que cuentan los profesionales de referencia, aquellos que ya tienen una buena parte del camino recorrido. De hecho, yo diría que es incluso hasta necesario, por lo menos bajo ciertos condicionantes.

Me explico; yo mismo leo todos los días, no sólo para aprender de los demás (al menos de aquellos que considero que me pueden aportar algo valioso) sino especialmente porque constituye una fuente inagotable de nuevas ideas que me hacen reflexionar para poder generar nuevos contenidos que me permitan escribir todos los días. Ahora bien, no leo todo lo que cae en mis manos, sino que selecciono muy bien no sólo las fuentes, sino aquellos contenidos a los que dedicaré mi tiempo. Y lo hago porque la Red está llena de contenidos que, con el ánimo de destacar y de tener un 'minuto de gloria', ofrecen soluciones mágicas e impactantes a las cuestiones más variopintas. Y lo hacen con títulos poderosos y atractivos que intentan llamar la atención entre tanta oferta, centrándose en el '5 consejos para...', 'cómo conseguir...'. Yo mismo los he utilizado en ocasiones, pero tengo que reconocer que me da mucha pereza, puesto que me quiero posicionar de forma muy diferente al 'profesional receta mágica'...

Cuando comencé en esto, buceaba entre todo ese contenido para aprender lo máximo posible; sin embargo, con el tiempo he aprendido que hay muy poco contenido que realmente aporte algo único y de valor, que sea verdaderamente novedoso. Y sobre todo, que lo que de verdad cuenta es la persona que hay detrás, sus valores y creencias, en definitiva cómo proyecta su marca personal. Me di cuenta que no podía pasarme todo el día nutriéndome de lo que dicen los demás, por muy buenos que sean, sino que tenía que empezar a proyectar mi propia identidad. Y no por eso dejé de leer, al contrario. Simplemente busco el equilibrio necesario entre lo que me aportan los demás, y el valor que yo quiero entregar a mi comunidad. Y esto lo hago produciendo distintos contenidos (entradas en el blog, librosvídeospresentaciones, ...

La idea de esta entrada es la de que llega un momento en que tenemos que dar pasos adicionales que nos permitan posicionar nuestra marca personal, dejándonos de fijar en lo que los demás dicen que tenemos que hacer y ser, y cómo debemos lograrlo. Y para ello, la estrategia más indicada es la de interactuar con la comunidad (incluyendo a aquellos que seguimos leyendo) y generar contenidos, porque estos son la base que cimenta una marca personal de valor.

Y no quiero terminar la entrada de hoy sin mencionar una idea que recojo del último libro que estoy leyendo: 'Una mente prodigiosa', en la que se relata la vida del matemático John Nash, ganador de un Premio Nobel. Nash, durante su juventud, evitaba en gran medida el 'contagiarse' de los pensamientos de los demás, incluso se dice que apenas leía documentación; y todo ello lo hacía porque consideraba que de esa manera su mente podría originar contenidos absolutamente creativos y 'puros'. Esto me da que pensar...

Hasta mañana.


14 comentarios:

Oliva Manzorro Pérez-Blanco dijo...

La verdad es que leo bastante a los demás y admiro a gente como tú, capaz de escribir a diario. Saludos

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Hola Miguel Ángel!! Al principio de empezar a trabajar mi marca personal 2.0. no daba abasto leyendo todo lo que se "ponía a tiro", hasta que llegue a un punto que me estaba saturando, así es que tome una decisión de la que cada día estoy más contento y quiero compartirla contigo: http://vivirconpanyaceitedeoliva.blogspot.com.es/2013/06/nos-estamos-saturando-de-informacion_27.html

Saludos y muchas gracias.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Oliva, te animo a seguir en tu interesante blog sobre orientación laboral.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Gustavo, gracias por la mención. No había visto esta entrada hasta ahora. Déjame que te diga que me ha encantado, más que nada porque responde exactamente a mi planteamiento como profesional.

La marca personal no es una cuestión matemática, de la que puedas extrapolar estadísticamente una fórmula que valga por igual para todo el mundo. Al contrario, cada maestrillo tiene su librillo, y te aseguro que sus recetas quizás sólo le valgan a él.

Porque cada uno vive su propio contexto, y le aplica su personalidad. Esa actitud le permite vivir su entorno de una forma única, y es él/ella la que tiene que incorporar e integrar todas sus vivencias (incluso los consejos de los demás) con su propia forma de ser.

Repito, no hay consejos ni recetas mágicas, sólo experiencias de los demás, las cuales puedes (yo lo hago) conocer para ver si puedes reaprovecharlas de alguna manera.

Por si te sirve de algo, lo que trato de hacer constantemente ante tanto consejo en la Red es no volverme loco. Aprender de forma selectiva como dices tú, y probar poco a poco aquello que me resulta más interesante.

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Vaya, me alegra que te guste!! Esto lo hago con el mayor cariño y tu eres el motivador que me dio el empujón para crearlo. En cuanto a los de los marcadores, estoy buscando como, he incorporado alguno pero ¿Puedes recomendarme una página de consejos actualizada. Saludos y muchas gracias.

Eduardo Moreno dijo...

Muy buena entrada Miguel Ángel.
Completamente de acuerdo con el posicionamiento fuera de "recetas mágicas".
Yo al principio, supongo que como much@s, hacía mis diez consejos útiles, mis diez claves...
Últimamente elijo un tema, me documento lo justo, converso con gente sobre este tema y luego redacto una entrada.
Otras veces simplemente destripo servicios, aplicaciones, métodos... bajo un lenguaje comprensible.
Posiblemente no engancho tan rápido como con los "consejos útiles", pero acabo enganchando al lector en tiempo de estancia en el blog.
Calidad más que cantidad, aunque la cantidad evidentemente importa.
Un cordial saludo y enhorabuena por el blog.

Merce dijo...

Muy buen post Miguel Angel, en la línea de los anteriores. Estoy completamente de acuerdo contigo. En la Red estamos saturados de información, de blogs, de páginas web, etc., que tratan de temas muy diversos; no obstante, el porcentaje de sitios valiosos que valga la pena seguir entre la multitud de los existentes no es tan elevada. En definitiva, es muy dificil inventar algo nuevo, pero lo que no es tanto es destacar y aportar valor con una perspectiva distinta, en definitiva, diferenciarse, yendo más allá de lo que hacen los demás. Todo se resume en cuatro palabras: Hacer las cosas bien.
Un saludo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gustavo, gracias por el piropo!. En cuanto a los marcadores, como veo que usas Blogger, sólo tienes que buscar 'ayuda blogger' (o similar) en un buscador, y te aparecen muchas alternativas. Yo uso varias según voy necesitando incorporar nuevas funcionalidades. De todas maneras, te sugiero que la opción más sencilla para empezar (especialmente si no tuvieras conocimientos técnicos), es activar los marcadores que te vienen ya incorporados en Blogger. Vete a la opción de 'diseño' en la columna de la izquierda, pincha en el apartado 'Entradas del blog', y activa la casilla correspondiente, aquí te vienen varios marcadores incorporados. Suerte!

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Eduardo, gracias por tu comentario y bienvenido!. La sobresaturación de contenidos nos hace ser mucho más selectivos en lo que leemos, lo que conlleva que los autores que escribimos en blogs, debamos atraer la atención de alguna manera, debido a que el lector puede elegir entre muchas alternativas.

Y para ello, seguro que habrás visto como yo que la Red abunda en artículos del tipo 'x consejos...', 'cómo lograr...', ... No digo que alguno de ellos sea realmente interesante, pero cuando uno ya ha visto cientos de entradas del mismo tipo que no cumplen las expectativas anunciadas, acaba perdiendo el interés.

Pero sobre todo, creo que lo más importante es como los que trabajos en marca personal nos queremos posicionar: ¿ayudar a los demás?, ¿hacerles reflexionar?, ¿posicionarnos como profesionales de referencia?, ...

Dependiendo de ello, uno debe encontrar su propio estilo, tratando de huir de lo estándar y lo fácil, y transmitir una propuesta de valor distinta, más asociada con lo que realmente somos cada uno de nosotros.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Merce, gracias por dejar tu comentario. Leyéndolo pienso en Rolex. Un reloj de este tipo, que en realidad sirve para lo mismo que todos los demás (dar la hora), ha decidido ofrecer una propuesta de valor distinta a sus clientes, y por ello es reconocido con unos valores absolutamente distintos a los de cualquier otra marca.

Pues igual pasa con las marcas personales, como tú bien resumes en tu comentario.

Macarena Florencio Quilis dijo...

Hola Miguel Ángel. Me he sentido totalmente identificada tan sólo con leer el título del post.
Yo hace un año que estoy trabajando como profesional independiente a la vez que aterrizando en el mundo 2.0
De golpe recibí cantidad de información, personas contando sus cosas, aplicaciones...! Como dice Gustavo, saturación en todos los sentidos y he llegado a tener momentos de debilidad y angustia.

Pero ahora ya lo veo como una etapa que he tenido que pasar, que ya voy identificando lo que me aporta y lo que quiero que sea mi marca 2.0, YO MISMA.
Saludos y gracias

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Macarena, bienvenida al blog y gracias por contarnos tu experiencia. La infoxicación a la que nos vemos constantemente sometidos (bueno, de esto yo tengo un pelín de culpa... 8:) ), nos paraliza y a menudo nos anestesia de tal forma que nos agobia, como tú bien dices. Y sí, probablemente deba formar parte del camino de cambio hacia nuestra marca personal consciente, ser nosotros mismos.

Paloma Reino dijo...

Varias cuestiones:

1. Hay mucha información repetida, pero lo que me importa es la persona que hay detrás.Para mí lo que importa en un blog es la persona que hay detrás. Si ni siquiera pone una foto suya. no sigo el blog.
2. Los titulares son sólo ganchos. Es una técnica para que la gente lea el post. Un buen artículo sin un buen título pasaría desapercibido, como un diamante envuelto en papel de estraza. Si luego el post no cumple lo que promete el titulo, esto perjudicará al autor.
3 El blogero de nicho, como es mi caso, escribe para su público. No importa que 100 personas antes hayan escrito lo mismo. Importa que se de la información que es de valor para el "lector ideal" en quien uno piensa. Ese lector se engancha, siente que escriben para él, se identifica con el blogero.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Paloma. Coincido contigo en que se debe establecer un vínculo con la base de seguidores del blog, personalizando en la medida de lo posible y ajustando los contenidos a lo que reclaman.

En cuanto a dar 'información' ya facilitada por otros, discrepo. No significa que cada uno de nosotros vayamos a dar información única y de última hora. Eso únicamente está al alcance de los grandes medios de comunicación que cuentan con los recursos necesarios, aunque tampoco (en mi caso particular) pretendo hacer eso.

De lo que se trata es de convertir esa información en algo de valor, mucho más allá del dato en sí. Y para ello debemos convertirlo mediante nuestra experiencia, visión y vivencias propias, barnizándolo con nuestra opinión sobre el asunto.

Esto convierte a esa información en una opinión que puede enganchar mucho más al lector.