martes, 25 de febrero de 2014

La desmotivación por la ausencia de resultados en nuestra marca personal

Ya sabes que esto de la marca personal está muy de moda. A pesar de ello, mi sensación es que existe mucho de fuegos artificiales y poco de sensatez. Por poco que lo sigas, te habrás dado cuenta que existen muchas recetas mágicas que buscan atajos para conseguir resultados en poco tiempo, y que además no afrontan un proyecto de marca desde la seriedad y profesionalidad, sino más bien desde la confusión y el desconocimiento de lo que puede aportar y de cómo debería conseguirse. Y mediante estas 'fórmulas', no se consigue más que desmotivar a todos aquellos que pretenden desarrollar sus valores de marca con el objetivo de obtener resultados consistentes y duraderos.

Desmotivación por ausencia de resultados en marca personal

Para todo aquel que sea consciente de la necesidad de desarrollar, proyectar y comunicar adecuadamente su marca profesional, la motivación es fundamental, puesto que es ella la que permitirá a la maquinaria seguir funcionando de forma estable. Y lo primero que se debería tener en cuenta en este punto, es visualizar la meta lo mejor posible, para no equivocar el camino o abandonarlo a la primera de cambio. Ahora bien, la desmotivación en este tipo de proyectos personales y profesionales, suele venir por alguna de las siguientes razones:

  • Expectativas de resultados en el corto plazo. Nos toca vivir en una sociedad donde los valores cambian (demasiado) rápidamente, y donde lo que durante tanto tiempo ha valido y nos ha servido como referencia, ahora parece que ya no tiene sentido. Nos inventamos (o nos lo hacen creer así) nuevos valores asociados a la inmediatez en el logro, sin darnos cuenta realmente de que esos 'éxitos' son a menudo efímeros. Una vez conseguido un 'objetivo', nos sentimos absolutamente insatisfechos ya que inmediatamente estamos deseando alcanzar otro. Sin embargo, en algunas cuestiones muy sensibles (como por ejemplo la consecución de un empleo) deberíamos ser conscientes de que los resultados rápidos no existen, al menos desde la inversión en un proyecto de marca personal. A menudo lo he comentado en el blog: el que tenga la necesidad imperiosa de encontrar un trabajo, lo mejor que puede hacer es poner en marcha la maquinaria tradicional (búsqueda en portales de empleo, redes sociales y profesionales, networking, ...), y olvidarse (al menos de momento) de proyectos relacionados con su marca personal, en donde el largo plazo impera.
  • Desconocimiento de para qué sirve una marca personal. Nada que ver con hacer amigos, ni obtener mucha notoriedad como los famosos, ... Es un proyecto serio donde se invierte en nuestro futuro profesional en el largo plazo.
  • Intangibilidad en los resultados. A pesar de que existen numerosas formas de medir el valor de una marca personal, la reputación que puedas obtener con un trabajo de la suficiente calidad, será muy difícil de medir, al menos con indicadores cuantitativos. Ese 'aura' de buen profesional que puedas obtener con el tiempo, lo irás comprobando tu mismo por las oportunidades que te vayan ofreciendo los demás.
  • Ausencia de estrategia. El que no sabe dónde va, es imposible que logre mantener la suficiente motivación, especialmente en proyectos de largo recorrido.
  • Expectativas demasiado ambiciosas en el canal on-line. La facilidad de acceso a aquél, la ausencia de barreras de entrada, y el exceso de información confusa y ambigua, provoca a menudo una sensación de que la Red 2.0 puede obrar milagros. Es preciso diferenciar entre las posibilidades que nos ofrece el canal, y las posibilidades reales que cada uno de nosotros tenemos (y que estarán condicionadas a nuestro esfuerzo, conocimientos, actitudes y aptitudes, competencias, ...). La Red de por sí no conseguirá absolutamente nada que no provoquemos nosotros mismos.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: César I. Martins


3 comentarios:

Carmen Bautista dijo...

Gracias por la reflexión.No puedo estar más de acuerdo en cada punto.
El dicho "Mucho ruido y pocas nueces es perfectamente aplicable.
ocuparse de la Marca Personal tiene unos objetivos muy claros y se confunde continuamente dándole un valor que sin contenidos no tiene, pero, una vez más estamos superficializando en la forma.
Un saludo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Carmen por tu comentario

Anónimo dijo...

He visto tu sitio y me parece de lo más interesante. No solo por el hecho de que lo que estás proponiendo
tiene un amplio conocimiento (o al menos eso aparenta) sino que la forma
que cuentas con de expresar tus ideas es genial.
Espero que en algún instante podamos trabajar algo juntos o por lo menos que me des la oportunidad de recibir alguna
visita tuya a mi weblog y me des tus puntos de vista. Al final del día quien sino más bien otro blogger para juzgar el trabajo de uno.


aquí es mi pagina web videntes de nacimiento