lunes, 27 de mayo de 2013

Sacarle partido a LinkedIn implica mostrarse públicamente

Que LinkedIn es una red profesional que se ha convertido en uno de los principales foros de encuentro entre candidatos y reclutadores, es un hecho. Esta conexión a menudo se produce por y para el empleo, a pesar de que LinkedIn no sea un portal de empleo. Sin embargo, y a pesar de las posibilidades adicionales que pueden disfrutar los candidatos para hacerse visibles, a menudo me encuentro con miedos y resistencias infundadas de aquellos, para demostrar lo que realmente valen.

Fuente CC: Felipe Gabaldón

Hace tiempo escribí una entrada en la que reflexionaba sobre si vale de algo hacer comentarios en las Red; posteriormente me he encontrado con algunas opiniones que expresan miedos latentes a expresar la opinión propia, por temor a posibles malinterpretaciones por parte de terceros (¿quizás reclutadores?).

Eso sí, también me he encontrado con otras personas con una opinión muy clara acerca de la necesidad de ser uno mismo, expresando las ideas propias con convicción y exponiéndose en público aunque ello les pueda acarrear visiones distintas, y a sabiendas de que ello sin duda alguna les enriquecerá.

Hoy quiero centrarme en el primero caso, en aquellas personas que deciden incorporar su perfil profesional en una red como LinkedIn, e incluso deciden dar un paso adelante y suscribirse a determinados grupos de debate afines a sus temáticas de interés. Parto de la base de que lo hacen con un objetivo determinado (encontrar empleo, difundir su marca personal, enriquecerse con el contenido generado en dichos grupos, ...).

Ahora bien, como decía en la entrada mencionada arriba, en los grupos se puede mantener una posición de observador o de participador activo. Ambas opciones son respetables, aunque mi opinión es que los que enriquecen realmente los debates y los que proyectan su marca personal, son aquellos que comentan activamente.

Y no sólo que comentan, sino que se convierte en importante el cómo lo hacen. Porque opiniones que tratan de ser constantemente políticamente correctas, tratando de no 'mojarse' en nada y contentando a todo el mundo, realmente no aportan nada, ni a la comunidad ni a sí mismos.

Ahora bien, entendiendo que los grupos pueden mejorar y difundir nuestra identidad profesional mediante nuestra participación activa, no comprendo cómo alguien puede pensar que es mejor no comentar nada, por temor a posibles malas interpretaciones. Entonces, ¿para qué están en los grupos?, ¿qué mejor foro que LinkedIn para demostrar a los demás lo que valemos y lo que somos profesionalmente hablando?.

A todos los que buscan empleo, dura profesión hoy en día, y usan LinkedIn para lograr tal objetivo, les digo que los reclutadores usan cada día más esta red, tratando de localizar talento que pueda cubrir las vacantes de empleo que tienen abiertas. Y para ello, usan los grupos para poder conocer mejor a los candidatos. Si se encuentran con un candidato temeroso de expresar su propia opinión o ambiguo en sus comentarios, es razonable pensar que no se convierta en una opción para futuros procesos de selección.

Desde aquí deseo mucho ánimo y más sentido común para usar LinkedIn y difundir la identidad profesional de la mejor forma posible.

Hasta mañana.