martes, 4 de marzo de 2014

Desarrollar una marca personal independiente de la de la empresa

Es perfectamente posible (y diría que deseable) poder desarrollar nuestra propia marca personal individual de forma totalmente independiente a la de la marca de empresa para la que podamos trabajar. Entre otras razones porque un trabajo es temporal, mientras que nuestra marca es para 'siempre'. A pesar de que en algunos casos puedan existir vínculos y colaboraciones entre ambos, deberíamos siempre tratar en la medida de lo posible que nuestra propia marca fuera la que prevaleciera, para que en el caso probable de un cambio futuro de compañía, no perdiésemos todo el trabajo realizado en nosotros mismos.


Un usuario anónimo me pregunta recientemente si es posible 'crear' una marca personal sin involucrar a la de empresa. Aparte del hecho de que considero que una marca personal no se construye, sino que se pule y proyecta de la forma adecuada, mi respuesta es sin duda afirmativa. El poder crecer como profesionales y hacer evolucionar nuestra marca para generar percepciones de valor, y de esta manera incrementar nuestras posibilidades de generar oportunidades profesionales en el futuro, se convierte en una necesidad permanente que trasciende cualquier empresa en la que podamos estar trabajando temporalmente. Hoy aquí y mañana allí, y a menudo ello está provocado por circunstancias que ninguno de nosotros puede controlar, especialmente con los tiempos que corren.

Otra cosa bien distinta es cómo podemos hacerlo. Es preciso tener en cuenta que, en algunos casos (especialmente en aquellas compañías -pocas- con talante y sensibilidad 2.0), podremos encontrar el apoyo por parte de nuestra compañía, para desarrollar lo mejor posible nuestra labor. Esas organizaciones son conscientes del valor que puede tener un colaborador que pueda desarrollar su propia marca usando la Red (y que puedan incluso hablar de la empresa para la que trabajan), y sobre todo de la necesidad de proporcionarle los recursos necesarios para que pueda hacer su labor de la forma más efectiva posible. De alguna forma, se trata de un tipo de talento que desea desarrollar sus habilidades e interactuar en la Red 2.0, lo cual como es lógico tiene sus ventajas para ambos, aunque también ciertos riesgos si el colaborador no desempeña su labor correctamente.

Desafortunadamente, no todas las compañías pueden entender esa actitud 2.0 y ese deseo que tenemos algunos para evolucionar nuestra propia marca. Habrá de todo: a unas les dará igual lo que podamos hacer siempre y cuando no interferamos en nuestra labor profesional, a otras les podrá llegar a molestar porque pensarán que estamos reduciendo nuestro rendimiento, otras sencillamente no serán capaces de valorar el activo que puede suponer el tener personas con estas inquietudes, mientras que otras nos apoyarán dotándonos de recursos y estableciendo un marco de actuación razonable.

En cualquier caso, es imprescindible aplicar una gran dosis de sentido común. Para el que quiera y sea consciente de la necesidad de mejorar su panorama futuro profesional, deberá ser precavido a la hora de trabajar en su propia marca, siempre y cuando considere que ello puede interferir de alguna manera con la empresa para la que esté trabajando. En mi caso personal, ya en la época como Sales Manager en Infojobs no tuve ningún problema; al contrario, la empresa me apoyó en todo lo que pude necesitar. A mí me interesaba, y ellos obviamente estaban interesados de que mi imagen (su imagen al fin y al cabo) fuera lo mejor posible.

De todas maneras, que ello no suponga ningún problema para que puedas empezar a trabajar en ti mismo. Es tu futuro.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: Conan