sábado, 8 de junio de 2013

Un trabajo es temporal, tu marca personal es para toda la vida

Cultivar cuidadosamente nuestra marca personal, con constancia y esfuerzo, nos posiciona como profesionales de valor, lo que incrementa las posibilidades de generar oportunidades profesionales. Ahora bien, no debemos confundirnos y creer que sólo debemos trabajar nuestra marca personal cuando no tenemos trabajo. Porque el origen es la marca personal, y su consecuencia el empleo.


marca personal para siempre
Fuente CC: Ferran Cerdans Serra

A nadie se le escapa que ya hace mucho han dejado de existir los trabajos para toda la vida. Hay una profunda transformación de las cosas que pensábamos que continuarían igual durante toda la vida. Por ello, la realidad más cruda nos hace ver que los trabajos vienen y van, que las empresas para las que trabajamos y nos entregamos, sufren altibajos que les obligan a cambiar sus modelos de negocio y a veces prescindir de personas con talento. En definitiva, hoy aquí y mañana allí.

Y esto no es necesariamente malo, simplemente es lo que hay. Todas esas experiencias las vamos integrando dentro de lo que somos, engrandeciéndonos como personas y profesionales. Eso sí, el problema real viene cuando todos esos años trabajando para empresas no los dejamos registrados más allá de nuestro CV. Me parece inimaginable que años de duro trabajo y extenso aprendizaje sobre multitud de disciplinas que nos han hecho mejores profesionales, los podamos resumir en dos líneas en nuestro CV; que por otra parte, al enviarlo a un reclutador, le dedicará apenas unos segundos, si es que lo llega a ver... Visto así, la situación parece algo lamentable.

Entonces, ¿por qué no se ha trabajado convenientemente la marca personal mientras se podía?, ¿cuántos conocimientos hemos 'malgastado' simplemente por no haberlos convertido en contenidos, cuando aún era posible?. Probablemente la respuesta de muchos (incluida la mía) sea que en esos momentos uno tenía otras prioridades para con su empleador, no disponía del suficiente tiempo, ... Son las clásicas respuestas de las que uno acaba arrepintiéndose en un momento dado.

Sin embargo, no hay nada mejor que la experiencia para poder verlo todo con la perspectiva adecuada. En mi caso personal, he 'desaprovechado' muchos años trabajando para terceros, en el sentido de no haber dejado huella de mi propia marca; aunque ahora me esté desquitando...

Por todo ello, es importante la reflexión sobre que las empresas para las que trabajamos serán distintas a lo largo del tiempo, pero nuestra marca personal estará ahí siempre. Si no la cuidamos adecuadamente, el perder un trabajo significará volver a empezar de nuevo, y ahí las urgencias para reincorporarnos al mercado laboral, serán siempre malas consejeras.

Hasta mañana.