miércoles, 15 de enero de 2014

Una marca personal no se puede construir

Una marca personal no se construye, puesto que ya existe; diría más bien que se gestionan nuestras características personales y profesionales para ir conformando poco a poco lo que somos (con sus sucesivas transformaciones y evoluciones) y cómo lo vamos proyectando al exterior para generar las percepciones adecuadas.


Leo constantemente numerosas entradas en distintos medios en las que, con pomposos titulares similares a 'cómo construir tu marca personal en tres pasos', tratan de atraer la atención y conseguir así algo más de tráfico de lectores. Y éstos se suelen encontrar, bajo mi punto de vista, con contenidos que pueden llevar a equivocación, puesto que transmiten mensajes de 'construcción' de la marca propia, considerando que ésta se puede crear de la nada, como si previamente no existiese.

Y eso no es real, ya que nuestra 'marca', es decir, lo que los demás ven (o más bien, perciben) en nosotros, ya la hemos ido trabajando de manera inconsciente desde nuestra infancia. Todos los estímulos que hemos ido recibiendo han ido conformando nuestro carácter y comportamientos. Por tanto, es incoherente hablar de construir la marca, sino más bien de gestionarla conscientemente para tratar de conducir de alguna manera las percepciones externas, y conseguir con ello tener mayores posibilidades de alcanzar los objetivos que nos hayamos propuesto.

Además, no se puede construir algo que ya existe, puesto que cualquiera tiene marca personal. Otra cosa muy distinta es que se sea consciente de ella, y que se sepa 'manejarla' proactivamente para que trabaje a favor de sus objetivos. Y esto ya es otra historia, puesto que no hago más que ver a mi alrededor personas en búsqueda de empleo que confunden su marca personal con su CV. Es aquí donde dejan registradas sus experiencias y formaciones académicas, con la esperanza de que ello pueda abrirle las puertas profesionales que desea, sin darse cuenta de las oportunidades que se están perdiendo por no trabajar su identidad profesional de una forma mucho más proactiva.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: Amio Cajander


2 comentarios:

El enfoque de Chinita dijo...

Completamente de acuerdo! Nuestra marca se construye inconscientemente desde el nacimiento y se forja en un camino continuo... El punto de inflexión es la toma de conciencia de ella y su gestión y transmisión para cohesionar las percepciones sobre ella. Un cordial saludo

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias por tu comentario!. Tú lo has dicho, es la consciencia en el trabajo de nuestra propia marca, la que puede hacernos obtener mejores resultados.