sábado, 30 de noviembre de 2013

La marca personal puede hacernos más atractivos, pero no garantiza una contratación

Me han parecido muy interesantes los comentarios vertidos en la entrada 'Las dudas eternas sobre qué pensarán los reclutadores sobre nuestra presencia digital', especialmente por la confusión que existe sobre las posibilidades reales que proporciona una presencial digital en la Red 2.0 para generar oportunidades profesionales, y la creencia de que ello puede 'garantizar' un empleo.


Marca personal y posibilidades de contratación
Fuente CC: Daniel Lobo

En primer lugar aclaro mi postura a día de hoy: los 'social media' de por sí no garantizan un empleo. Nuestra marca personal, desde el punto de vista de las percepciones que originan en los demás nuestras actitudes, creencias y competencias, podemos (más bien debemos) gestionarla mediante distintos canales, entre los cuales se encuentran el mundo 'real' y el 'virtual' que suponen las redes sociales y profesionales. Maximizar nuestra presencia en ambos canales nunca supondrá una garantía absoluta de obtener nuestros propósitos, pero sin duda alguna maximizará las posibilidades de lograr los resultados previstos. Porque, sin duda alguna, siempre será mejor hacer algo que no hacer nada. Parece muy lógico, ¿no?.

Esos 'mundos' que parecen tan diferentes, realmente no lo son tanto, puesto que existen vínculos muy claros entre ellosDe cómo hagamos para proyectar nuestra marca personal en ellos, dependerá a menudo nuestro futuro laboralEn el caso de las redes sociales, es absurdo poder llegar a pensar que simplemente por estar, ello nos dará oportunidades adicionales. Por supuesto, cuando me refiero a 'presencia digital', no hablo de tener una mera presencia en portales de empleo para inscribirnos a ofertas de trabajo. La idea es más 'de calado': estar en las redes significa tener un compromiso con nosotros mismos y con los demás, implicarse con la comunidad adecuada para participar de forma constante y juiciosa e incluso, por qué no, desarrollar un blog propio donde demostrar a los demás lo que podemos dar de sí.

Y con esta última frase, alguien podría decir que el demostrar se hace cuando uno ya está trabajando... Bueno, hasta cierto punto sí es cierto pero, ¿quién no nos dice que nuestra presencia digital, o la falta de ella, puede suponer un previo descarte para el proceso de selección en el que nos gustaría participar?, ¿no nos haría esto perder posibles oportunidades laborales?. Por tanto, la idea es abrir el mayor número de puertas posible, mediante el uso juicioso de los canales adecuados, para que los reclutadores (o cualquier otra persona) pueda comprobar cuáles son nuestras competencias. En definitiva, se trata de ponérselo fácil a los reclutadores. Y a partir de aquí, por supuesto que las expectativas creadas habrá que confirmarlas en el mundo real, cuando podamos 'desvirtualizar' a las personas que nos llaman para un proceso, o afianzar durante el proceso de selección presencial, la idea que sobre nosotros se hayan podido formar en la Red.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas distribuir en tus redes.

Hasta mañana.


4 comentarios:

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Muy buenos días Miguel Ángel!! Hoy en día no garantiza una contratación nada de lo que hagas, sencillamente porque no hay oferta y la que hay es para echarse a llorar; no obstante, yo también estoy convencido de que trabajar nuestra marca personal es el futuro inmediato y se demostrará el día que la oferta de empleo sea la adecuada, veremos la ventaja de los que, como tu bien has insistido muchas veces, han trabajado bien su marca personal, estoy convencido de que serán los primeros en ser contratados. Saludos y gracias.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Gustavo por tu optimismo, eso me gusta! 8:)

¿Por qué nuestra marca personal y profesional, que es la que en definitiva nos abre / cierra puertas profesionales, la cuidamos (por lo general) tan poco?

Gustavo Higueras Nieto dijo...

Porque hay que mostrarse y eso da mucho miedo. Saludos.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Gustavo. El miedo es irracional. Nos paraliza, eso ya lo sabemos todos.

El mostrarse y exponerse ante los demás sí es una decisión racional. Y como tal, el hacerla consciente y trabajar en proyectar nuestras competencias, puede generarnos oportunidades que no aparecerían de otra forma.