martes, 15 de octubre de 2013

Respuestas pendientes de la última 'conversación 2.0' (y II)

Hoy acabo de contestar el resto de preguntas que se hicieron en la última 'conversación 2.0': '¿Es necesaria la evolución de los procesos de selección?.



Respuestas a '¿Es necesaria la evolución en los procesos de selección?'
Fuente CC: Angel Arcones

  • +Elena Gallego "NO es crisis... Es transformación. ¿Pero sólo deben transformarse los candidatos?. Hoy se exige sobrecualificación académica, así como idiomas que no se emplearán en el desempeño del trabajo y, sin embargo, no se cuantifica el talento. ¿Por qué?".

El actual contexto de crisis propicia que los reclutadores tengan un poder especialmente grande (aunque siempre lo han tenido), ya que disponen de una gran cantidad de candidatos para seleccionar al mejor entre ellos. Ello produce a menudo que existan compañías que traten de elevar los requerimientos del perfil que se quiere contratar, aunque sinceramente no entiendo muy bien los motivos, puesto que esa situación puede condicionar en el futuro que el candidato abandone la empresa en el momento en que pueda encontrar una oferta mucho más adecuada a su perfil profesional.

Creo que, a pesar de que los candidatos también deben ponerse al día en sus estrategias de búsqueda de empleo (usando correctamente el 2.0 - te sugiero que te bajes la guía 'Rumbo al empleo 2.0' -), son los reclutadores los que realmente pueden originar un cambio en el proceso. Me explico. Son ellos los que en definitiva inician el proceso y lo llevan adelante, tomando las decisiones que creen oportunas y que condicionan el rechazo o aceptación de los candidatos inscritos en las ofertas. Ellos son los que manejan el proceso, y la forma en la que lo llevan a cabo incide directamente en los comportamientos que puedan tener los candidatos. Si un reclutador es 1.0 y usa exclusivamente los portales de empleo y RRSS para recibir CV's y utilizar la plataforma para cribar, sin relacionarse de ninguna manera con los candidatos, obviamente éstos no podrán hacer absolutamente nada más que 'esperar' a que alguien les pueda avisar sobre su situación en el proceso. En cambio, aquellos reclutadores 2.0 que dan la cara y se exponen ante los candidatos, dispuestos a tener conversaciones y a detectar talento real, provocan en los candidatos cambios progresivos que les impulsan a demostrar sus conocimientos y poder posicionarse así frente a futuros procesos de selección.

  • +Emma Gómez "Totalmente de acuerdo con que...Verdades como templos: "En un proceso en el que el candidato no consigue el empleo "el fallo" no está sobre las espaldas del candidato; también fallan los reclutadores".

Probablemente tengas razón. Pero siendo realistas, te aseguro que tarde o temprano, el reclutador encontrará un candidato que se ajuste a las especificaciones del puesto vacante. Por ello, y desde el punto de vista del candidato, es fundamental que cuando se encuentre en la fase final del proceso y sea rechazado por cualquier motivo, no caiga en el desánimo. El no conseguir un determinado empleo no significa que un profesional no sea lo suficientemente competente, sino simplemente que para esa posición concreta, existía otro candidato que cubría mejor el perfil.

  • +Emma Gómez "Los procesos de selección no dejan de ser un reflejo de la sociedad (costes bajos, tiempos rápidos...) así nos va ;-( En los profesionales de RRHH está el "mostrar" a las empresas hacer las cosas bien, con valores, con profesionalidad y con respeto".

Completamente de acuerdo contigo. Cuando las distintas áreas de negocio de una compañía quieren abrir un proceso de contratación y lo ponen en manos de los departamentos de RRHH, generalmente suelen tener la necesidad de cubrir el puesto para 'antes de ayer', lo que sin duda alguna mete mucha presión al departamento que debe ponerse manos a la obra para localizar a los mejores candidatos disponibles. A pesar de ello y de las exigencias para contratar lo antes posible, lo que obliga a acortar el proceso y probablemente a reducir su calidad, el profesional de RRHH tiene en sus manos el poder desarrollar todo el proceso para, atendiendo los requerimientos de su organización, tratar con la máxima profesionalidad y respeto a los candidatos que quieren participar.

Por cierto, en este link Luján te ofrece sus respuestas a estas mismas preguntas. Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes sociales.

Hasta mañana.

Actualización 15/10: Emma Gómez aclara que sus preguntas no son tales, sino más bien reflexiones y comentarios a las preguntas de David Fernández.