viernes, 10 de mayo de 2013

¿Por qué es importante medir nuestra marca personal?

Resulta obvio que cuando nos planteamos un objetivo, es imprescindible ir midiendo nuestros avances, y comprobar que los sucesivos hitos que nos hemos impuesto, se van cumpliendo. Al trabajar conscientemente nuestra marca personal con una meta específica, ocurre exactamente lo mismo, aunque en este caso tiene una especial dificultad.


Fuente CC: de Fatto

Una marca personal que se proyecte ayudándose de la Red, tiene distintos indicadores cuantitativos para medir la visibilidad que se va alcanzando; ello nos puede dar muchas pistas acerca del alcance que tiene nuestra identidad digital.

Incluso algunos de esos indicadores nos habla del nivel de influencia que tenemos en la Red; es el caso de Klout, que usa diferentes mecanismos (número de seguidores, retweets de nuestros tweets, ...) para obtener una puntuación final que se supone que nos dice nuestra influencia digital. Klout tiene tantos seguidores como detractores, que cuestionan si realmente expresa un nivel real de influencia. Especialmente, porque una marca personal que se ha labrado su posicionamiento tanto en off-line como en on-line, ha generado un rastro fácilmente localizable, marcando claramente su personalidad en su entorno. Y eso es independiente de lo que pueda decir una herramienta como Klout. Quiero decir con esto que si 'abandonásemos' las redes sociales durante un tiempo, nuestro nivel de influencia en esa herramienta simplemente desaparecería... ¿Quiere eso decir que ya se ha dejado de ser influyente?.

Por tanto, y a pesar de que sigamos usando esos indicadores, no podemos olvidar que la parte cualitativa es tanto o más importante que la cuantitativa, aunque obviamente es mucho más difícil de medir.

He dicho en numerosas ocasiones que la Red es una herramienta que nos permite proyectar nuestra marca personal, elevando nuestra visibilidad hasta límites insospechados. Pero no por eso vamos a volvernos locos con dichas herramientas, suponiendo que sólo por estar en las redes crearemos nuestro 'yo'. Podrá trabajarse como un fenomenal escaparate virtual, pero no nos hará mejores. Es por ello que una buena forma para medir nuestra marca, sea la capacidad de atracción, el poder de convocatoria que tenga dicha marca para llevarse una buena parte de los 'followers', del mundo virtual al físico.

Porque hacer click en un 'me gusta' o un 'te sigo' es muy fácil, pero cuando alguien invierte tiempo (su tiempo) para ver y conocer personalmente a una determinada persona, eso significa que la marca personal de esta última empieza a suscitar interés.

En definitiva, si no medimos la evolución de nuestra marca personal cada cierto tiempo, significará que vamos a ciegas (probablemente porque no se ha definido previamente un por qué y un para qué), lo que conducirá inevitablemente a que en no demasiado tiempo abandonemos nuestro proyecto (si es que había alguno).

Hasta mañana.


2 comentarios:

Miguel Ángel Alonso dijo...

Como todo en esta vida, si no lo cuidamos y mantenemos, acaba perdiendo la importancia que tenía o que queríamos darle. La marca personal, como carta de presentación que es, debe ser trabajada de manera continua para que siga dejando huella. Buen post y buena reflexión. Saludos!!

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Miguel Ángel por tu comentario. Es precisamente por eso que la inversión en marca personal dura toda una vida, no sólo cuando lo necesitamos... 8:)