sábado, 11 de mayo de 2013

Vivir sin las redes sociales


Me ha llamado la atención el artículo 'Un año sin Internet y te quedas más sólo que la una', en el que se cuenta la historia de un redactor de tecnología del blog 'The Verge', que decidió prescindir de Internet durante todo un año, narrándonos sus vicisitudes, desde un primer momento de exaltación en el que pensaba que esa decisión sería muy beneficiosa para él, hasta llegar a un final en el que lamenta haberla tomado, por haberle afectado negativamente en sus relaciones sociales.

Fuente CC: jonycunha

Me parece completamente absurdoEste tema lo asocio a las redes sociales, donde más de una vez he dicho que tengo la sensación de que nos estamos volviendo locos con este asunto. A menudo se pretende hacernos creer que las redes son la salvación a nuestros problemas, que con ellas y gracias a ellas crearemos nuestra marca personal, haciéndola mucho más atractiva. También que nos permitirán relacionarnos con miles de personas potenciales. Y para ello, debemos darnos de alta en cuantas más redes mejor, puesto que así no sólo abarcaremos miles de 'amigos', sino incluso millones... 8:)

Pero vamos a ver, pongamos los puntos sobre las íes: ¿con cuántas personas somos capaces de relacionarnos en nuestro tiempo disponible?, ¿entendemos la diferencia entre un contacto temporal del que no volvemos a saber nunca más, y una relación permanente generada con tiempo y paciencia?, ¿realmente estamos usando las redes sociales para relacionarnos, o simplemente para ser meros observadores de lo que pasa a nuestro alrededor, sin tener ningún interés en participar?, ... Respondiendo a alguna de estas preguntas sabremos si podremos pasar sin ellas.

Yo mismo lo noto en mi día a día. No soy un personaje público, ni siquiera conocido; pero mi trabajo constante sobre marca personal y empleo 2.0, hace que la comunidad que gira alrededor de mí, crezca notablemente. Y eso me origina ciertas problemáticas que me hacen reflexionar y aprender al mismo tiempo. Trato de ver los perfiles de todas y cada una de las personas que se ponen en contacto conmigo mediante Twitter, Facebook, Linkedin y mi blog; de hecho lo seguiré haciendo mientras pueda. No obstante, y aunque siempre trato de buscar algo que me llame la atención lo suficiente como para ir un poco 'más allá', la gran mayoría pasan delante de mis ojos sin pena ni gloria.

De los que 'pasan el filtro', trato de establecer con ellos un vínculo, un pequeño paso para comprobar si lo que hay detrás merece la pena. Puede ser un mensaje, una suscripción fía Feedly a su blog, ... Lamentablemente mi tiempo es finito, y no puedo relacionarme convenientemente con todos ellos. Y soy consciente de que lo más probable es que esté dejando escapar posibles joyas.

A lo que voy es que, si no existe un uso consciente y con un objetivo claro, y especialmente si no usamos una red social para 'socializarnos' y relacionarnos, ¿qué más da que existan?, ¿para qué queremos entonces estar en ellas?.

Además, si fuera un insociable en el mundo 'real', ¿puedo creer que las redes me harán mucho mejor?. Lo he dicho anteriormente, las redes sociales, los 'social media' en general, no son más que meras herramientas, no un fin en sí mismasEso sí, herramientas muy potentes que pueden ayudarnos a proyectar nuestra marca personal, posicionándonos como referentes, y alcanzando al público objetivo al que nos dirigimos.

En definitiva, por supuesto que podríamos vivir sin las redes sociales en InternetLo que somos realmente como personas es lo que cuenta; si queremos relacionarnos, siempre lo haremos, tanto en off-line como en on-line. Ahora bien, si usamos correctamente las redes sociales, pues mucho mejor...

Hasta mañana.


2 comentarios:

Susana Busto dijo...

Desde que empecé a seguir tu blog, me pareciste auténtico y diferente. Este post no hace sino confirmarlo. Me identifico en este artículo que me parece escrito con pasión y desgarro. Entiendo lo difícil que es conocer a cada una de las personas que seguimos o nos siguen, entiendo la finited de nuestro tiempo y el vacío de los social media si el contacto real no existe, si éste no es auténtico y sincero...!
Soy una novata en los social media si me comparo contigo, pero aún soy más novata en expresar mis emociones con la franqueza y la pasión con la que tú lo haces...!
Comparto tus reflexiones y humildemente me identifico contigo!

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Susana, muchísimas gracias por tu comentario!

Las redes sociales nos ofrecen grandes posibilidades para aprender y comunicar, siempre y cuando las usemos con cabeza. El problema es cuando se convierten en un medio en el que volcamos 'todo' nuestro tiempo sin tener ningún propósito. En ese caso, corremos el riesgo de malgastar nuestro tiempo.