lunes, 18 de febrero de 2013

El que no está en las redes sociales, ¿no existe?

Esta frase de 'si no estás en las redes sociales es como si no existieses', la vengo escuchando desde hace ya años; no es nueva para mí, se decía lo mismo antes de la burbuja tecnológica del año 2.000, cuando con este mismo argumento se pretendía vender plataformas web a las empresas. Me gustaría con esta entrada hacer un análisis un poco más riguroso sobre las ventajas y desventajas que puede suponer el hecho de que una persona 'esté' o 'no esté' en Internet.

Fuente: Procsilas

En primer lugar, quiero matizar lo que para mí significa estar en Internet, siempre desde el punto de vista de la marca personal y de su relación con la búsqueda proactiva o reactiva de empleo. Bajo esta perspectiva, el 'estar' en Internet va mucho más allá de mantener simplemente un CV más o menos actualizado en portales de empleo y redes profesionales. Eso es algo que ya entiendo que tiene prácticamente todo el mundo, dado que el empleo se mueve fundamentalmente en la red. 'Estar' significa colaborar, participar, debatir, relacionarse, generar contenidos, promocionarse, ..., es decir, mantener una presencia activa y proactiva.



Por tanto, ¿qué puede suponer el hecho de NO estar, bajo esta óptica?:

  • Se dejan pasar oportunidades profesionales, ya que los reclutadores 'buscan' candidatos y analizan perfiles en Internet, para tenerlos en cuenta para procesos de selección.
  • Especialmente para determinados perfiles (informáticos, community managers, marketing digital, ...), puede resultarle 'chocante' a un reclutador el no localizar nada sobre ellos en Internet.
  • Se limita el acceso al conocimiento, desde el punto de vista de no colaborar en debates con personas del sector, que pueden aportar visiones distintas.
  • No conocer a personas que, de otra manera, sería difícil conocer personalmente.
  • Tener una presencia 'seria' en Internet lleva tiempo, por lo que si alguien decide no estar, estará 'tranquilo', puesto que no tendrá que realizar esfuerzos para trabajar en su marca en el mundo digital.
  • No se podrán aprovechar las oportunidades que ofrece Internet para desarrollar la marca personal.


Y por otra parte, ¿qué puede suponer el SÍ estar?:

  • Mayor visibilidad de tu marca. 'Todos' pueden ver quién eres, cómo eres, qué aportas, ...
  • Mayor exposición. Esta es una de las grandes ventajas (y desventajas) que tiene el trabajar en la marca personal propia en medios digitales. El generar y compartir contenidos, y relacionarte con los demás dando tu opinión, implica que estás expuesto al juicio y crítica de los demás. Es como tener un escaparate propio en una gran tienda, en el que cualquiera puede asomarse y mirar, sacando conclusiones, y obligándote a tomar partido frente a ellas de forma pública.
  • La mayor visibilidad y exposición, implica un gran riesgo, puesto que el estar, obliga a hacerlo bien, ya que de no ser así nos puede pasar factura.
  • Mayor y mejor acceso a oportunidades profesionales, no sólo porque alguien nos las pueda ofrecer, sino porque al relacionarnos con los demás en las redes, siempre podemos tener acceso a ofertas que de otra forma sería más difícil localizar.
  • Mejor preparación para el futuro. Las redes no son un 'boom', son una realidad que vienen para quedarse y que están modificando las formas de relacionarse y de hacer negocios.
  • Acceso a multitud de herramientas que nos permiten construir y desarrollar nuestra marca personal.


Con esto, he tratado de analizar de la forma más objetiva posible los pros y contras de ambas posturas. Sin embargo, no es mi propósito convencer a nadie sobre una postura u otra, sino más bien el lanzar una reflexión al lector para que pueda considerar lo mejor para su caso concreto, haciéndole pensar sobre lo que puede ganar y/o perder. No estar en Internet no es malo; no es una catástrofe, simplemente que tendremos acceso a menos oportunidades en el futuro.



De todas maneras no estar, o estar y dar una mala imagen, pueden ser igual de contraproducentes. En este último caso, pues mejor no estar.



En cualquier caso, en los tiempos que corren y desde el punto de vista de la tendencia de los reclutadores a buscar información sobre los candidatos, entiendo que estar o no estar debe ser algo que cualquiera debería como mínimo plantearse, siendo consciente de la importancia que ello tiene, y luego tomar la decisión que considere oportuna.

Hasta mañana.


2 comentarios:

Canal Asegurador dijo...

Desde luego, dentro de determinadas profesiones, no estar hoy en día en Internet resultaría algo sumamente extraño. Y, en general, empiezo a pensar que también.. Buen artículo!

Saludos

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias por tu comentario. Sí, especialmente para ciertas profesiones que tienen su 'core' en las redes sociales, no tener ningún tipo de presencia (perfil en redes, blog, ...) puede resultarle chocante a un posible empleador.