sábado, 21 de febrero de 2015

Mi gran error

El último post que publiqué en este blog ha sido el único (uno entre 513 publicados a día de hoy) que no escribí personalmente. Acepté subirlo a mi blog, y fue esa decisión propia la que se convirtió en mi gran error.


Si lo lees, y eres (o has sido) un lector habitual de mi blog, y por tanto conoces mi estilo y mis temáticas, te darás cuenta fácilmente que algo no encaja. La forma de escribir y el resultado 'global' dista mucho del estilo directo de mis artículos habituales.

No entraré en el por qué tomé la decisión de publicarlo, sino que más bien tenía pensado desde hace tiempo el escribir un nuevo artículo 'disculpándome' ante mis lectores por haberlo hecho. Una decisión errónea por precipitada, de la que ya no puedo echarme atrás. No es algo tan sencillo como borrarlo y ya está; simplemente se quedará ahí, sumando al contenido pero sin aportar absolutamente nada de valor (aunque me temo que lo que realidad hace es 'restarlo'). En todo caso, lograré 'bajarlo' un poco en el listado de artículos, y con el tiempo llegará a 'perderse' en el blog, lo cual sin duda agradeceré.

Repito, no lo escribí yo, fue un tercero al que acepté la publicación. Sin embargo, si algo tiene de positivo, es que encaja mucho en la idea que tienen muchos productores de contenido en Internet, y especialmente en cómo los posicionan en la Red para 'convencer' a Google y otros buscadores en colocarlos en sus primeros resultados de búsqueda.

Porque esa 'obsesión' por estar los primeros, en la cual yo también he caído, se convierte a menudo en una 'necesidad', cuando uno quiere que su contenido figure en los primeros lugares. Esa cuestión puede conllevar (aunque no necesariamente), otros beneficios como prestigio, notoriedad, posicionamiento como referente en un área profesional, ...

Y para lograr estar en esas posiciones de cabeza que sin duda alguna tienen una gran visibilidad en una Red donde el contenido la satura hasta límites insospechados, los creadores de contenidos tienen distintas estrategias basadas en SEO o incluso en SEM.

Y es precisamente en SEO donde las personas y organizaciones centran fundamentalmente sus estrategias, especialmente por un tema de costes. Mi estrategia básica (y única) en este sentido ha sido la de publicar un elevado volumen de contenido (de hecho, he escrito diariamente durante más de un año), y tratar de centrar la temática lo máximo posible; esa disciplina para publicar recurrentemente, obtuvo durante un tiempo un posicionamiento en la primera página de resultados de Google para las búsquedas de 'marca personal'.

Ahora bien, también existen otras tácticas que no están dirigidas a los lectores en sí, sino más bien 'atacan' directamente a los robots de Google. Es decir, se olvidan conscientemente de satisfacer las necesidades de las personas, tratando de contentar y de hacer creer a los buscadores, que son un contenido relevante, cuando en realidad no interesan a nadie.

Porque si te fijas bien el artículo que te he mencionado, ¿no te da la impresión de que no está escrito para personas, sino para máquinas?.

Pero bueno, de los errores debe aprenderse, y yo he asimilado la lección.

Hasta pronto.

Fuente imagen CC: Nick Webb


3 comentarios:

Angel Berniz dijo...

Hola Miguel Angel! Fantástico volver a tener noticias de tu blog, se echaba de menos. Mucho ánimo para seguir publicando!

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Ángel, espero que te vaya muy bien. Aquí seguiremos mientras podamos! ;-D Un abrazo,

Juan Toro dijo...

Igualmente a Angel, me alegra volver a tener noticias tuyas por aquí.
De los errores se aprende, no queda otra.
Para mi Blog intersporlageomatica.com, así como para mi actividad y presencia en las rrss, bastantes personas se han acercado, sin dar nada a cambio y con interés comercial.
Los he tenido que alejar, y mas sino aportan nada a mi temática.