viernes, 28 de febrero de 2014

Mis conocimientos son mi tesoroooooo

En cualquier medio social en Internet (blog, redes sociales, foros, ...) tienes a grosso modo dos alternativas: compartir con los demás lo que sabes, o no hacerlo por pensar que corres el riesgo de que vayas a perder tu principal activo (tu conocimiento). ¿Cuál crees que es la mejor opción para desarrollarte profesionalmente y generar(te) oportunidades en la Red 2.0?.



Esto es como prácticamente todo lo que comento en este blog. Es tu decisión. Tú tienes las distintas alternativas a tu alcance, y de ti y sólo de ti dependerá lo que finalmente hagas. Eso sí, sé consciente de que, hagas lo que hagas, siempre condicionará un resultado que repercutirá directamente en tu marca personal y, especialmente, en tu desarrollo futuro.

He conocido a muchas personas y profesionales que guardan celosamente sus conocimientos, y que sólo están dispuestos a compartirlos con los demás siempre y cuando haya un retorno económico inmediato. Es lógico, completamente comprensible. ¿Cómo voy a opinar lo contrario?; a mí me pagan por gestionar personas en equipos comerciales, y obtener su máximo rendimiento para generar las mayores ventas posibles. Y ello significa que tengo que poner en práctica los conocimientos que he adquirido después de años de experiencia. Y claro, eso tiene un valor innegable...

Ahora bien, también escribo diariamente en este blog y, aunque he generado algunos ingresos económicos ligados directa o indirectamente a la bitácora, puedo asegurarte que, siendo estrictos, las horas dedicadas con mi esfuerzo a llenar esta bitácora no han tenido un retorno económico directo, aunque sí muchas alegrías en cuanto a mí reconocimiento y evolución profesional. No obstante, te aseguro que hasta ahora no ha sido nunca mi principal preocupación... Sí, es cierto que construir un blog llega a ser un placer, pero no es ese el motivo fundamental por el que escribo. Aquí muestro de alguna manera mi esencia, cómo soy, y sobre todo comparto 'todo' lo que he aprendido en anteriores trabajos y de aquellos a los que considero una referencia en la materia que me ocupa.

Y todos esos conocimientos podría guardármelos para mí, como si fueran el tesoro de Gollum, y pensar que para qué voy a compartir con nadie lo que tanto 'esfuerzo' me ha costado adquirir. Aunque pienso, ¿y eso de qué diablos me vale?, ¿cuál es el sentido de hacerlo?. Y sobre todo, pienso con qué voy a ganar más, es decir, con qué alternativa voy a desarrollar más mi marca personal y proyectarla de mejor manera al exterior: ¿compartiendo o guardando celosamente algo, que por otra parte con el tiempo puede quedar completamente desfasado?.

Yo lo tengo claro. Compartir conocimiento ayuda a los demás tanto como me ayuda a mí. Si los demás perciben un valor de lo que les entrego, mi experiencia me dice que (algunos) me lo devuelven en forma de reflexiones, críticas, mejoras, ... Y todo ello se convierte en un proceso cíclico que nos ayuda mutuamente. Bueno, espero que tanto a ti como realmente me enseña a mí.

Por tanto, no deja de ser tu decisión. Como siempre.

Si te ha gustado esta entrada, te agradecería que la pudieras compartir en tus redes.

Hasta el lunes, que tengas buen fin de semana.

Fuente imagen CC: Manuel Martín Vicente


6 comentarios:

Hernan Pizarro Fernandez dijo...

Miguel Ángel;
Interesante tema respecto del cual creo que si bien los conocimientos son un capital, compartirlos es un ganar-ganar pues construye o mejora puentes comunicacionales que son fundamentales para tener interlocutores informados ya sean del mismo equipo, de la competencia o clientes y proveedores.
Por otra parte, no es menos cierto que lo importante es la forma en que se usan. Para esto, lo más gráfico es mencionar a algún jugador estrella de fútbol, todos podemos verle jugar pero solo él con su instinto, actitud y preparación se destaca...
El secretismo de nada sirve pues basta que se devele la fórmula secreta, muy fácil a estas alturas, y quien se basó en esto pierde su sostén.

Cristina Garcia Nava dijo...

Gracias, mil gracias por tus consejos, yo personalmente sigo la filosofía del agricultor,hay que sembrar y esperar la cosecha a veces buena otras no tanto, pero prefiero agricultor a cazador..jjj Mí palabra favorita es COMPARTIR... Un placer leerte soy tu fan!!!

Anónimo dijo...

Muy interesante, y claro. Yo soy de la opinión de la importancia de la inexistencia de silos de conocimiento en la empresa, o en las redes en las que se participa. Las redes sociales son sociales por lo que tienen de compartir, y se puede multiplicar el conocimiento, la experiencia y las vivencias por lo que compartimos. No hablo solo a nivel profesional, es algo que se aplica a todos los niveles (y no hablo solo de conocimientos, sino de experiencia en un evento, restaurante, visitas a museos...). Tenemos ejemplos no sólo de la web social o 2,0, sino de antes, y el más claro es algo que vemos como normal en nuestro día a dia pero que realmente es una auténtica pasada como es la wickipedia.
A partir de aquí, el componente social y 2.0 multiplica las posibilidades.
Saludos
MAD

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Hernán, gracias por tu comentario. Creo que durante mucho tiempo los conocimientos han sido atesorados y salvaguardos con mucho celo, y a menudo ello ha sido debido a que las personas u organizaciones que así actuaban, lo hacían para perpetuarse en el 'poder' y evitar que los demás pudieran tener más opciones

La falta de educación y/o medios posibilitaba ese 'exclusivismo', pero hoy en día no es tan fácil, debido al desarrollo de nuevas tecnologías (como es el caso de la Red 2.0), que promueven el intercambio fluido de información a unos niveles insospechados hasta hace relativamente poco.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola MAD, gracias por volver por aquí. ¿Cuántos profesionales conocemos que no quieren mostrar sus conocimientos y/o experiencia, precisamente por 'miedo' a que alguien pueda 'arrebatárselos'?.

Creo que, como resulta obvio, no se trata en absoluto de compartir con los demás secretos profesionales, o un conocimiento específico que pudiera dar lugar a una patente, por poner un ejemplo.

Se trata más bien de posicionarse como un referente en el sector profesional en el que cada uno sea especialista, y demostrar a los demás que se cuenta con las suficientes competencias y experiencia como para poder optar a nuevas oportunidades profesionales.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Cristina, muchas gracias por tu comentario y por tu piropo!. Vuelve cuando quieras.