jueves, 13 de febrero de 2014

¿Trabajarías para una empresa que te pide el CV en papel?

Un lector me deja un comentario, en el que asocia las políticas de selección en las que se sigue pidiendo el CV en papel, con la posible desaparición futura de esa empresa... Bien es cierto que ya nadie duda de que el contexto actual basado en lo digital, trasciende los mecanismos ya caducos en los que el papel prácticamente ha desaparecido como herramienta de comunicación entre candidato y reclutador. Pero, ¿realmente ha desaparecido del todo?, ¿significa eso que las empresas están ancladas en el pasado y por tanto van a desaparecer?.


Insisto, el que no sea en absoluto amigo del CV (más que nada porque nos limita y no permite ni comunicar ni potenciar nuestras habilidades reales), no significa en absoluto que no comprenda perfectamente que aún se trata de un mecanismo completamente vivo, y sobre el cual no dudo de que aún le queda un largo camino por recorrer. Porque dudar del CV, y por otra parte ser un creyente de que debe ir siempre acompañado mediante otras acciones para comunicar nuestro talento (basados tanto en el off como en el on-line), no va en contra de afirmar que sería una locura prescindir de él. Si lo hiciéramos, simplemente estaríamos fuera del mercado. ¿Te atreves a no publicar tu CV en los portales de empleo más demandados?, ¿eres tan osado como para negarte a entregar tu CV a un entrevistador que desee hablar contigo?, ¿vas a rechazar una propuesta simplemente porque te la piden en papel?...

Las empresas son como son; son ellas las que suelen mover el mercado del empleo, puesto que las necesidades de contratación parten de ellas, y por lo tanto constituyen la rueda grande que mueve las 'ruedecillas' (sin ofender) que constituimos los candidatos. Y por tanto, para poder incorporarse al mercado de trabajo, uno debe jugar las reglas impuestas por aquellos que, no olvidemos, son precisamente los que toman la decisión de rechazar o aceptar a aquél profesional que consideren más adecuado. En definitiva, tratar de ponérselo 'fácil' a los reclutadores.

Ahora bien, las empresas que siguen solicitando los CV's de los candidatos en papel, ¿desaparecerán en el futuro simplemente por seguir usando esas prácticas?. No soy adivino, pero no creo que necesariamente tenga que ver una cosa con otra. Me explico. Dudo mucho que haya muchos departamentos de recursos humanos que sigan solicitando el CV en papel, al menos en la primera fase, es decir, en aquella donde se usan prioritariamente medios on-line (portales de empleo, redes profesionales, ...); ni siquiera tendría sentido al publicar ofertas de empleo en medios impresos, más que nada porque esta opción prácticamente ha desaparecido en España.

Eso sí, en fases posteriores puede ser algo más habitual que un entrevistador pida al candidato que va a entrevista, que lleve su CV en papel. A mí en alguna ocasión me ha ocurrido, y la verdad es que no me ha gustado demasiado, pero obviamente hay que tragarse el orgullo (o el sentido común) y llevarlo si lo piden. Puede haber varias razones para hacerlo así (p.e., una entrega en mano de un CV en papel puede suponer la entrega explícita de datos personales por parte del candidato, con lo cual el entrevistador ya se estaría acogiendo a la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos).

Además, pueden existir otros casos donde aún se 'justifique' la entrega del CV en papel. Se produce para aquellos perfiles profesionales con un nivel de cualificación algo menor, donde el canal tradicional de búsqueda de empleo sigue estando en las empresas de trabajo temporal. Aquí, el candidato sigue 'pateándose' la calle de ETT en ETT, para entregar en mano su CV, con la esperanza de ser llamado...

Por tanto, ¿quién dejaría de trabajar para una empresa que aún pidiese nuestra trayectoria profesional en papel?. Yo no.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: M. Peinado


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con la entrada Miguel Ángel, como casi siempre. Fundamentalmente se trata de sentido común a la hora de buscar empleo.
Por otro lado no he leído el comentario al que te refieres, pero es posible que según qué empresas él pedir el CV en papel puede significar una falta de adaptación y evolución. No es que el pedir el pedir el CV en ese formato la lleve a desaparecer, es que es significativo de una desadaptación al medio en el que nos movemos.
No obstante estoy contigo en que hay empresas que quizá no tienen necesidad, tiempo o recursos para moverse a entornos web u online (pequeñas empresas, familiares...) o simplemente lo descartan pero eso no significa que vayan a desaparecer.

Saludos
MAD

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola MAD, gracias como siempre por tu acertado comentario. Estoy contigo en que sería muy arriesgado suponer que el mantener unos procesos claramente ineficientes y hasta cierto punto desfasados (como el manejo del CV en papel), conlleve la desaparición de la empresa.

Especialmente en los tiempos que corren de elevado desempleo, a los departamentos de RRHH no les faltará un buen volumen de candidatos necesitados de encontrar un empleo, por lo que no les supondrá ningún problema el hecho de que la empresa les pida el CV en papel, formato electrónico o en cualquier otra variedad posible.

Eso sí, desde un punto de vista más de branding, esas compañías sí pueden estar proyectando un mensaje caduco al talento al que pretenden reclutar.