martes, 15 de enero de 2013

Aún quedan ofertas de empleo publicadas en papel...


Aunque cada día me parece más inaudito, todavía existen empresas que siguen publicando algunas ofertas de empleo en periódicos en papel; sí es cierto que son contadas excepciones, pero las dificultades que el proceso conlleva y las desventajas que tiene, no dejan de sorprenderme.


Hace tan sólo un par de días tomé esta fotografía; un conocido diario nacional mantiene una zona de ofertas de empleo en su sección dominical. Tengo que reconocer que sentí cierta nostalgia al ver esto, puesto que aún recuerdo (no hace muchos años) aquellos tiempos en que, para la mayoría de nosotros, la lectura de estos diarios era una de las pocas opciones (y más efectivas) que teníamos para encontrar un empleo.

Sin embargo, no dejo de preguntarme cuál es la razón por la que todavía se dan casos de publicación de ofertas en papel. Cuando trataba este asunto con algunos de mis clientes, siempre trataba de argumentar las ventajas del on-line frente al off-line (lo cual era realmente fácil), aunque cada día que pasaba dejaba de tener sentido, puesto que las diferencias estaban claras y poco había que tratar sobre este asunto, y ya pocos clientes (prácticamente ninguno) defendía la postura off-line. Las pocas que lo hacían, siempre me daban el mismo argumento: publican por imagen....

Nunca entendí claramente qué significaba esto. La tendencia clara de desaparición del papel (en el más amplio sentido de la palabra), origina que su audiencia sea cada vez menor por lo que, ¿a quién se va a dar 'imagen' si cada día los diarios tienen menos lectores?. A pesar de ello, el usar medios en papel para obtener currícula (que por mucha imagen que se quiera dar, al final lo que les interesa a las empresas es la recepción de cv's válidos) suele resultar un proceso muy caro, básicamente por dos razones:

  • El coste de publicación en papel de una oferta es muchísimo más caro que la publicación en su versión on-line.
  • La audiencia del medio en papel que ve la oferta en un determinado día, es notablemente más baja que la de cualquier portal on-line (además, la oferta en papel está un día publicada, mientras que en un portal lo está varios).

Al menos, hay que reconocer a estas ofertas en papel que por lo menos no piden ya el envío del cv en papel, sino que lo substituyen por una dirección de correo electrónico (incluso con todas las desventajas que esto supone en cuanto a la dificultad de gestionar la currícula en distintos formatos).

Si os fijáis en la imagen, el 50% del espacio dedicado a ofertas, lo publica la propia sección de empleo de El País, y consta de algunas ofertas con una breve descripción, que lo que intentan básicamente es 'generar tráfico' hacia su portal on-line, para que aquí se produzca la inscripción del candidato.

Lo más curioso ocurre cuando voy a www.empleo.elpais.com; en vez de salirme directamente su portal de empleo, me redirige a la home de El País, en cuya parte superior por supuesto me aparece un banner comercial; a priori puede dar la impresión de que este sistema está diseñado para conseguir lectores más que para ayudar a buscar empleo... Pues bien, reconozco que he estado un rato largo buscando en la home dónde puede encontrarse el enlace a la zona de empleo, no es fácil pero al final lo descubrí (eureka!), 'diluido' en el lateral derecho.

Pinchando sobre este último enlace, me encuentro con una nueva página en la que ya sí es la zona de empleo. Ahora lo que tengo que hacer, según las instrucciones de la oferta en papel, es introducir un número (job id) que identifica cuál es la oferta en la que estoy interesado. Aunque no está nada claro, puesto que no lo especifica claramente, uso la caja buscadora, tras lo cual me aparece la oferta en cuestión.


En definitiva, se trata de un proceso farragoso y nada 'user-friendly', que obliga al candidato a permanecer un rato largo en la home de El País, en su búsqueda de la oferta en la que estaba interesado. Estos procesos largos y poco amigables me los suelo encontrar bastante a menudo; desconozco qué es lo que hay en la cabeza de los que los diseñan, pero ante todo deberían tener muy claro que el busca empleo no lo tiene fácil, y no sólo por la situación económica en la que nos encontramos, sino especialmente porque la complejidad en Internet a la hora de buscar empleo, es elevada (muchas herramientas, numerosos portales, procesos largos y tediosos, distintos formatos de cv's, ...).

Hasta mañana.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Paco Pedraza: hola Miguel Angel. Muy interesante tu entrada.
Hay otros casos de publicación en papel diferentes al que comentas.
Se trata de procesos de selección en áreas muy determinadas (comarcas, pueblos...) en los que la publicaciones periódicas en papel todavía desempeñan una función muy útil a la hora de reclutar. Los puestos no son necesariamente de muy escasa cualificación.
Por supuesto, la tendencia es cada vez más residual.
Un abrazo

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Paco, gracias ante todo por tu comentario de gran valor. Sí, no puedo más que estar de acuerdo contigo. Mientras que otros países las ofertas en 'papel' aún tiene bastante tirón (p.e. Portugal), aquí en España ha quedado básicamente reducido a algunas empresas (especialmente consultoras) que publican de forma muy esporádica, y sobre todo (lo que comentas) a zonas muy concretas donde por una razón u otra (menor penetración de Internet, ...), las ofertas en papel siguen teniendo mucha visibilidad.

Te animo a que sigas aportando.