miércoles, 29 de enero de 2014

Empleo y formación de la mano, pero cuidado...

Es lógico que exista una clara relación entre empleo de calidad y una formación adecuada. A nadie se le escapa que cuanta más formación recibimos, mayores son las probabilidades de obtener un trabajo relacionado con nuestras aspiraciones profesionales, y por supuesto mejor pagado. Aunque siempre puede haber excepciones, yo lo consideraría como la norma. Sin embargo, a menudo se juega con ese delicado equilibrio para ofrecer ofertas de trabajo que realmente no lo son.


Y no sólo eso, sino que está demostrado que a más formación, menos paro. La crisis de empleo (últimamente pienso que también de ilusiones y esperanzas) golpea de alguna forma a casi toda la sociedad, pero especialmente a todos aquellos cuyo perfil profesional es una 'commodity', es decir, tienen una cualificación escasa que no aporta valor a las compañías, en el sentido de que estas tienen muchos candidatos similares donde elegir. Es por ello que la formación adecuada distingue y diferencia, permitiendo tener posibilidades adicionales frente a no tenerla.

Ahora bien, hecha la ley, hecha la trampa. No es la primera vez que leo un artículo sobre la precaución que hay que tener ante las numerosas ofertas falsas que existen en Internet. En este blog también escribía sobre todas aquellas 'empresas' que juegan con la desdicha ajena. Sin embargo, hay algunas ofertas de empleo que están justo en el punto de equilibrio, aunque más bien diría en el filo de la navaja...

Se trata de aquellas ofertas, publicadas como tales en portales de empleo, que aseguran un empleo tras un período de formación; una vez en contacto, se descubre que esa formación no deja de ser un curso por el que obviamente hay que pagar. En Infojobs me encontré muchas veces con esos casos. Escuelas de formación aparentemente serias (aunque no todas), cuyo reclamo principal era el de 'asegurar' un puesto de trabajo al finalizar el período lectivo.

Esa era la teoría, y no digo que en algunos ocasiones no fuese verdad; la realidad es que recibíamos numerosas quejas por parte de candidatos ofendidos que nos pedían bajar las ofertas del portal. Hablábamos con esas escuelas para llevarlas al portal de formación de Infojobs, donde el modelo es muy distinto (aquí las escuelas que se publicitan reciben solicitudes directas por parte de personas interesadas en determinados cursos), pero no era lo suficientemente atractivo para ellas, puesto que sabían perfectamente que iban a recibir muchas más 'solicitudes', estando en el portal de empleo que en el de la formación. Ahí es donde radicaba la 'trampa', el considerar una formación como un empleo, cuando éste último era meramente una expectativa.

Por tanto, mucho ojo...

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: Katja