jueves, 30 de enero de 2014

Críticas constructivas y evolución de la marca personal

¿En qué medida somos (realmente) capaces de asimilar e interiorizar una crítica?, ¿podemos (y queremos) abstraernos y separar la esencia del mensaje, y no tomárnoslo como algo personal?, ¿o por otra parte preferimos la 'palmadita' permanente en la espalda?. La forma en que recibamos y procesemos esas opiniones ajenas sobre nosotros, puede marcar la evolución de nuestra marca propia en el futuro.


No es la primera vez que compruebo que en el mundo 'real', las críticas constructivas generan por lo general un cierto rechazo por parte de la persona que las recibe. Aunque se hagan con suma delicadeza y cuidando las formas, he visto cómo en multitud de ocasiones se reciben desde lo personal, priorizando las emociones que se generan frente mensaje en sí, sin tener en cuenta que lo que se busca realmente es mejorar una situación determinada (comportamiento, actitud, estilo de gestión, resultados en ventas, ...). En vez de prestar atención al hecho en sí y a la oportunidad de mejora que se está brindando, se pone el foco en lo personal, construyendo una 'barrera' como si se estuviese recibiendo una agresión.

En cambio, es curioso que en la Red, donde a pesar de existir claros vínculos con el mundo 'real', aquí los comportamientos que veo son algo diferentes. Exceptuando a algunos casos aislados que mantienen una estrategia basada en la provocación permanente para generar el mayor ruido acerca de su marca personal, y que por lo tanto reciben un feedback claramente negativo, la gran mayoría restante que ya tienen un cierto posicionamiento en el 2.0 (tienen seguidores, interactúan con ellos, ...) no veo que reciban muchas críticas, en todo caso más bien mensajes de 'ánimo' más bien neutros...

¿Y esto qué tiene que ver con la marca personal?. Considero que una marca que se precie, y que desee posicionarse como un referente en su área profesional, debe encontrarse en permanente evolución; su realidad va cambiando día tras día, porque constantemente va desarrollando nuevas experiencias que le obligan a replantearse muchas de las cosas que hasta el momento daba por ciertas e inamovibles. Y para poder seguir creciendo y mejorando como persona y profesional, las 'palmaditas en la espalda' seguro que ayudan, pero bajo mi punto de vista las críticas constructivas lo hacen mucho más.

Es por ello que siempre he agradecido todos los comentarios positivos que dejáis en este blog, que me animan a seguir alerta sobre lo que veo a mi alrededor y que pueda originar en ti una chispa que te pueda ayudar en algo; pero mucho más agradezco todos aquellos comentarios que me hacen pensar, que me ayudan a replantearme mis principios, o que me aportan un valor adicional que me obliga a seguir en tensión; todo ello os lo devuelvo a vosotros, con nuevos contenidos, nuevas ideas, ..., como si de una correa de distribución se tratase y que permite mantener vivo este blog.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: ffuentes


3 comentarios:

Myriam Sánchez Nocea dijo...

Muy buen post amigo. Precisamente estoy terminando uno sobre el conflicto y la crítica y veo que coincidimos en varios puntos.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu post.
La mayoría de las personas no aceptan críticas constructivas, pero creo que es la mejor forma de crecer.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Myriam, no dudes que lo leeré!. Un abrazo