domingo, 29 de septiembre de 2013

Jugar con la desdicha ajena

En momentos como el actual donde hay cada día más necesidad por encontrar un empleo para una buena parte de la población, proliferan las ofertas falsas, fraudulentas o que prometen algo que no pueden cumplir.

Ofertas fraudulentas
Fuente CC: Arkangel

Nos enteramos de que las ofertas de empleo falsas suponen uno de cada cuatro fraudes en Internet. Muchos de nosotros hemos recibido supuestas ofertas directamente en nuestro buzón de correo, de personas a las que no conocemos de nada, y a menudo mal traducidas al castellano. Como nexo común tienen el ofrecernos mucho a cambio de prácticamente nada.

Hace tan sólo unos pocos días recibía un correo de una lectora, donde me pedía consejo sobre una web que ofrecía altos ingresos a cambio de hacer alguna labor en Internet (¿?). Por supuesto, con el reclamo de trabajar pocas horas y desde casa. ¿A quién no le gustaría gozar de esta situación?. Eso sí, como es lógico en estos casos, la home de la web en cuestión no daba absolutamente ningún detalle, ni sobre el negocio en sí ni tampoco facilitaba información adicional sobre la empresa (o particular) de que se trataba. Eso sí, pedía directamente un mail de contacto a los posibles incautos... (¿para qué?).

Ahora bien, no me gustaría centrarme en este tipo de ofertas claramente sospechosas, donde hay que extremar las precauciones para no meterse en líos. En mi etapa en Infojobs, se publicaban con una cierta frecuencia ofertas que eran habitualmente denunciadas por parte de los candidatos. Recuerdo especialmente:

  • Ofertas de empresas piramidales. Se trata de empresas asociadas a menudo con estafas o negocios ilegales, donde se usan como reclamo los elevados ingresos potenciales.
  • Ofertas donde se mezcla empleo y formación. En la zona de empleo del portal, se anuncian como tales, ofertas que en realidad lo que tratan es de vender un curso de formación, tras lo cual se ofrece un empleo. Obviamente, no hay una garantía de empleo, sino sólo una posibilidad...
  • Ofertas con unas condiciones lamentables. En este caso recuerdo especialmente a empresas con productos / servicios muy difíciles de vender, que a menudo requieren comerciales a puerta fría, lo que origina una rotación muy elevada. Esta situación exige a la empresa a hacer lo necesario con tal de captar nuevos empleados, por lo que sus procesos de selección levantan numerosas suspicacias.

Para todos estos casos, Infojobs era sensible a las reclamaciones de los candidatos y bajaba las ofertas cuando comprobaba claramente que las ofertas incumplían su normativa de publicación. A menudo, los comerciales iban a ver a esas empresas para recabar toda la información posible y entender la situación, para poder tomar la decisión adecuada.

En cualquier caso, todas esas ofertas tratan de engatusar a los candidatos, apalancándose en su necesidad (a veces desesperación) y tratando de ofrecer un reclamo a menudo increíble, para que puedan 'picar' el anzuelo.

Mi mejor sugerencia para todos estos casos: aplicar el sentido comúnNadie da duros a cuatro pesetas. No es posible ofrecer grandes ingresos a cambio de unos requerimientos absolutamente mínimos. Por lo menos, tratándose de asuntos legales. Si te encuentras con uno de estos casos, lo mejor que puedes hacer es ignorarlo completamente, o al menos denunciarlo al site de empleo correspondiente para que pueda tomar las medidas adecuadas.

Hasta mañana.