lunes, 4 de noviembre de 2013

La marca personal NO es tecnología

La tecnología es un poderoso aliado que podemos poner a trabajar en pro de nuestra marca personal, siempre y cuando seamos conscientes de que se trata de un medio para conseguir nuestros fines propuestos, y nunca un fin en sí misma.

La marca personal no es tecnología
Fuente CC: renatomitra

Nunca antes nos hemos encontrado con un escenario tecnológico tan propicio que nos permita hacer destacar nuestras cualidades profesionales y proyectar nuestra identidad. Hasta hace relativamente pocos años, difundir nuestras competencias profesionales era una labor cuyo alcance se 'limitaba' a nuestro entorno más cercano, y donde las posibilidades de éxito por supuesto que existían, pero digamos que era un proceso excesivamente lento y costoso. Afortunadamente, la Web 2.0 y las tecnologías asociadas han hecho cambiar profundamente este contexto, posibilitando a cualquiera que quiera el posicionarse como profesional de referencia en su área, y usando para ello distintas herramientas y canales que le pueden hacer avanzar mucho más rápido en el camino.

Es más, hablaría no sólo de las posibilidades a nuestro alcance, sino casi de la casi 'obligatoriedad' de usarlas, al menos por parte de aquellos que quieren dar un salto en su carrera profesional sin perder de vista la evolución tecnológica. Además, en muchos casos me atrevería a afirmar que la brecha digital puede suponer en muchos casos una forma de exclusión laboral.

Y el uso de esa tecnología 2.0, que nos puede condicionar nuestro futuro laboral, no nos limita de ninguna manera en cuanto a su acceso. La mayoría de canales y herramientas son accesibles para cualquiera y en la gran mayoría de ocasiones de forma gratuita, o por un coste relativamente bajo. En este panorama, nos encontramos con múltiples posibilidades que nos ayudan en nuestra labor de difusión y proyección de la marca personal, tales como herramientas de creación de contenidos, difusión de éstos, almacenamiento de la información generada, redes que nos dan acceso a profesionales afines a nuestras temáticas, ...

Pero eso sí, reconozco que puede llegar a ser 'fácil' caer en la tentación de pensar que esa abundancia de tecnología y el enorme abanico de posibilidades que nos ofrece, puede llegar a hacernos considerar que será la solución a nuestros problemas, o incluso de pensar que de por sí nos hará convertirnos en mejores profesionales de lo que ya somos. Esas herramientas debemos usarlas con cautela y sobre todo con mucho sentido común, poniéndolas a nuestro servicio y no convirtiéndonos en sus esclavos

Por ello, es necesario analizar previamente cuáles de esas herramientas debemos usar, estableciendo los criterios que nos permitirán sacarles el mayor partido posible y dedicando los menores recursos necesarios.

Por cierto, si estás interesado en asistir al seminario 'Cómo potenciar la Marca Personal en el entorno 2.0' que daré en la escuela de negocios Madrid School of Marketing, puedes hacerlo desde este link.

Hasta mañana.