viernes, 15 de noviembre de 2013

¿Cuántas personas has conocido físicamente gracias a la Red?

El networking es una de las principales vías (sino la primera) para proyectar nuestra valía profesional y generar expectativas de valor a nuestro alrededor. De hecho, a nadie se le escapa esto, ya que se ha escrito sobre ello hasta la saciedad. Sin embargo, a menudo nos quedamos en la mera generación de contactos en la Red, sin llegar a establecer vínculos reales en el mundo real.

Desvirtualizar contactos de las redes sociales
Fuente CC: jProgr

Ahora bien, la excesiva facilidad que la Red 2.0 nos proporciona para 'conocer' a nuevas personas, hace que muchos confundan el networking con el tener muchos contactos y disponer de una buena base de seguidores. Sin embargo, aunque la Red puede facilitar un mecanismo esencial para alcanzar a muchos que de otra forma sería sencillamente imposible, bajo mi punto de vista el networking verdadero debe cerrar su ciclo en el mundo real. Es aquí donde la marca personal de cada uno de nosotros realmente demuestra que todas las expectativas que hayamos podido generar en las redes, tienen un trasfondo real, es decir, ofrecen algo más que páginas vistas, notoriedad y número de seguidores virtuales.

Ese contacto inicial que podamos haber hecho mediante el uso de los distintos medios sociales, se quedará en un mero 'número' que suma a nuestra red de 'conocidos', si no decidimos dar un paso adelante y empezar a generar relaciones con aquél. Porque un contacto no es lo mismo que una relación. Y aunque estas relaciones podemos (y debemos) fomentarlas en un entorno que nos proporciona muchas ventajas, como es el 2.0, considero que es imprescindible dar un paso adelante y acabar de impulsarlas en el entorno presencial.

Ahora bien, como ejercicio muy sencillo y rápido, piensa cuántas personas, de tu red de contactos (LinkedIn, Twitter, ...) has llegado a conocer físicamente: ¿un 10%?, ¿un 90%), ... Porque esto no se trata de tamaños ni proporciones, y por supuesto no hay una cifra que sea la ideal. Todo dependerá de cuáles sean tus objetivos, de la estrategia que hayas pensado para conseguirlos y, también, del tamaño de tu red de contactos. A menudo será muy difícil (o incluso imposible) llegar a conocer físicamente a muchos (p.e. por localización geográfica), pero sin duda también muchos de ellos será posible.

Porque, si te pones a pensar fríamente, ¿de qué te vale a ti realmente un contacto en, p.e., LinkedIn?. Y me refiero no como norma general, sino en tu caso concreto. Sí, puedo reconocer que una red de contactos elevada tiene algunas ventajas (mayor visibilidad, mayor difusión de contenidos, mayor alcance de la red, ... bla, bla, bla, bla). Repito, ¿de qué te vale a ti concretamente?, ¿le sacas el suficiente partido?, ¿qué beneficio te otorga el tener una determinada red de contactos virtual?. Ya dije que no hay muchas diferencias entre el mundo virtual y el mundo real, y que ambos comparten muchas características comunes, entre las cuáles destaca la confianza como vehículo imprescindible para generar relaciones sostenibles y duraderas. Y la plena confianza se establece finalmente en el contacto físico con las personas (aunque las redes puedan servir como catalizador).

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.


2 comentarios:

Patricia Presmanes dijo...

Buenas noche Miguel Ángel,

Estoy muy de acuerdo contigo. Propiciar el encuentro cara a cara es sumamente importante. Pero también hay que reconocer el papel de las redes sociales en la creación de una buena base de datos. Y digo buena, no amplia.

Es cierto que muchos tenemos un montón de contactos con los que no nos relacionamos de forma habitual. Pero no menos cierto es que he coincidido virtualmente con gente que me ha aportado garndes beneficios en mi mundo profesional:
Contactos ajenos que no tenía
Aclaraciones sobre diversos contenidos y dudas
Avisos interesantes sobre mi sector
Comunicación de oportunidades y proyectos

Hay personas que, aunque de momento no han podido pasar a formar parte de mi mundo offline, son protagonistas del online.

Muchas gracias por tus grandes contenidos.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Patricia, gracias por tu comentario. Creo que las redes sociales, como complemento a nuestro mundo 'real', juegan una gran baza en la generación de nuevos contactos. De hecho, ésta se multiplica hasta límites no imaginados hasta hace relativamente poco.

Y, como bien dices, no sólo están para contactar con nuevas personas, sino que es posible generar relaciones. Estoy de acuerdo. Yo también conozco a varias personas, únicamente a través de las redes, y que por un motivo u otro (generalmente por localización geográfica distante) no hemos tenido la oportunidad de 'desvirtualizarnos'.

Pero la idea que transmito es que no deberíamos mantener 'permanentemente' una relación en 'lo virtual', sobre todo cuando lo que queremos es hacer evolucionar nuestra marca personal.