miércoles, 14 de agosto de 2013

¿Crees que puedes generar oportunidades profesionales si no te conocen?

Las oportunidades profesionales, especialmente en estos tiempos que corren, no llueven del cielo. El exceso de competencia tratando de optar a las mejores (y escasas) oportunidades existentes, hace que la labor de autopromoción se convierta en algo imprescindible. Y para ello, el 2.0 puede ayudarnos, siempre y cuando lo hagamos correctamente.

Conocerse para generar oportunidades profesionales
Fuente CC: Ruurmo

La promoción de nosotros mismos, de nuestra marca personal en definitiva, se convierte gracias a la Red en una actividad muy sencilla (gracias a las posibilidades que nos ofrece la Web 2.0), pero a la vez sumamente complicada. Y es muy difícil porque hacerlo correctamente conlleva tener un objetivo muy claro y disponer de la paciencia necesaria, puesto que los resultados no se verán hasta el largo plazo (ya sabemos que todos queremos resultados 'inmediatos').

Además, la autopromoción implica venderse a sí mismo, algo a lo que tradicionalmente no estamos acostumbrados. Ya desde niños, nos han enseñado que con tener una buena formación, prácticamente garantizaba la consecución de un trabajo, el cual probablemente sería para 'toda la vida'. Y eso nos ha 'anestesiado' de tal forma que ahora, en una situación de profunda transformación, a muchos les cuesta cambiar los paradigmas existentes que han provocado actitudes conformistas y 'cómodas'.

Y sin este cambio de mentalidad, de actitud en definitiva, la irrupción de las nuevas tecnologías 2.0 nos hacen caer a menudo en el error de considerar que simplemente con hablar de nosotros mismos las 24 horas del día, usando a discreción todas aquellas redes sociales que se nos pongan a nuestro alcance, conseguiremos atraer la atención a nuestra propuesta de valor.

Venderse a sí mismo, automoprocionarse, no es malo, ni debería tener una connotación negativa como siempre ha tenido. Al contrario, se trata de transmitir a nuestro entorno quiénes somos y qué hacemos, posicionando nuestros servicios profesionales (y por extensión nuestra marca personal) para que nos conozcan. Sin conocernos, ¿crees razonable que alguien pueda contar con nosotros para colaborar en las oportunidades profesionales que puedan surgir?. Yo lo veo difícil. Las oportunidades escasean, y por tanto se comparten con aquellos a los que se conoce previamente, y que probablemente han demostrado previamente que son una alternativa creíble y que ofrece las mayores garantías posibles.

Te sugiero 6 canales en los que podrías empezar a trabajar tu marca. Obviamente no son los únicos, pero en estos momentos juegan un papel fundamental en el panorama 2.0, en los que puedes hablar de tu propuesta de valor, compartir con los demás tus conocimientos, crear una comunidad con la que puedas desarrollar relaciones de calidad, producir contenidos que te posicionen como una autoridad competente en tu materia, ..., y todo ello para posicionarte en la mente de los demás, en aquellos que en algún momento puedan plantearte una oportunidad profesional.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes. En cualquier caso, disfruta del verano.

Hasta mañana.


2 comentarios:

Paloma Reino dijo...

Pues si, a "muchos les cuesta cambiar los paradigmas existentes"
A muchísimos.
Y sin ese cambio estamos perdidos en este momento de transformaciones tan acusadas.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Paloma. Hemos pasado de una situación 'cómoda' en la que encontrar un empleo era 'razonablemente' fácil puesto que oferta y demanda estaban bien equilibradas, a otra muy distinta en la que hay que salir a venderse.

Y eso no es fácil, puesto que desde pequeños no nos han dado ningún de formación y/o educación al respecto.