lunes, 29 de julio de 2013

¿Quieres que los reclutadores te reconozcan antes de inscribirte en una oferta de empleo?

Según un estudio de Adecco, el 80% de las ofertas de empleo existentes no llegan a hacerse públicas, lo que significa que la gran mayoría de personas están 'luchando' por optar a un proceso de selección en el 20% de ofertas que sí llegan a hacerse visibles. Difícil situación para lograr ser contratado, ¿verdad?.

Relacionarse con reclutadores
Fuente CC: ruurmo

La conclusión es obvia. Cientos (incluso miles) de CV's que llegan a las pocas ofertas de empleo que se 'abren' al público, que tratan de destacar con la esperanza de ser leídos (no siempre ocurre) y tenidos en cuenta para entrar en el proceso. En esta situación el reclutador no ve personas (sí, digo bien), sino simplemente que simplemente revisa CV's (un documento en peligro de extinción en su modelo actual) con el criterio de que encaje con el perfil requerido. Para desempeñar su trabajo, usa lo único que recibe del candidato: su CV. Por tanto, se deduce claramente que el índice de éxito para los candidatos en esta situación, es prácticamente cero.

Me doy cuenta de que en el el párrafo anterior he dicho algo que no es cierto, al afirmar que el candidato trata de destacar con su CV frente al resto. No puede DESTACAR, sino simplemente mostrar su trayectoria profesional, proponiéndose como candidato en una determinada vacante.

Los que me seguís habitualmente ya conocéis mi concepto de destacar. Es posicionarse en la mente de los demás (incluyendo los reclutadores) como una opción de valor, digna de ser elegida cuando llegue la oportunidad profesional (quizás un empleo). Para ello, el candidato no muestra, sino que se enfoca en demostrar. Y esto se consigue con el tiempo, y por supuesto no en los segundos que dura (si es que llega) la revisión del CV por parte del reclutador.

Por tanto, ¿cuándo es el mejor momento para ofrecer nuestra candidatura a los reclutadores?: ANTES de que incluso pueda existir el proceso. Y esto se consigue desarrollando una relación con ellos, poco a poco, puesto que esto no se consigue de la noche a la mañana. Un proceso lineal en el que habrá que:

  • Localizarles. Los reclutadores están en la Red, puesto que esta les ofrece cada día más información sobre las actitudes y aptitudes de los candidatos. Te aseguro que la mayoría de ellos están en LinkedIn, y muchos están dados de alta en alguno de sus grupos de debate.
  • Seguirles y conocerles. ¿Qué hacen, qué tipo de posiciones buscan, cómo se comportan, ...?.
  • Interactuar con ellos. No se trata de ser meros observadores, de lo que se trata es de que nos conozcan, que lleguen a saber lo que les podemos ofrecer. La conversación es fundamental.

Porque esos reclutadores lo que buscan es un candidato que les genere confianza, tener las mayores garantías de que no les defraudará. Nada que no suene a razonable, ¿verdad?. Si tú fueras reclutador y tuvieras una vacante que cubrir, ¿preferirías 'enfrentarte' a 1.000 CV's que se han inscrito a través de un portal de empleo y que además no conoces de nada, o contar con 4 CV's de personas a las que conoces previamente y que sabes a priori que sus perfiles te encajan?.

Espero que esta reflexión te haya podido ayudar. Si te ha gustado, te agradezco que la puedas compartir en tus redes sociales.

Hasta mañana.


5 comentarios:

Paloma Reino dijo...

Esto que has excrito hoy me sueña a lago que he leído en más de una ocasión a Andrés Pérez Ortega a propósito de saltarse el proceso selectivo, aunque nunca he llegado a sabér cómo propone él hacerlo. Esto me parece un concepto inovador de búsqueda de empleo que debería sustituir al antiguo en las meter de aquello que "andan en búsqueda activa"

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Paloma, realmente no es posible saltarse el proceso de selección. La idea que transmito es la de adelantar el proceso de selección antes incluso de que este pueda existir...

Me parece muy interesante, le doy una pensada y escribo entrada para ver si puede ayudar en algo. Gracias Paloma.

xomaloga dijo...

Ahora solo falta saber hacerlo...

XS dijo...

Creo que uno de los grandes problemas del empleo procede precisamente de este tipo de prácticas. Esto es, de la tendencia de los empleadores de quedarse con lo (malo?) conocido antes de con los méritos o talentos de un CV.
Tal vez se valore más un seguimiento en una red social que unos méritos profesionales pero eso las empresas lo acaban pagando...
Me hubiera gustado que la crisis hubiera tenido el efecto positivo de iniciar una tendencia a la meritocracia pero creo que ha acentuado todas las facetas del enchufismo/amiguismo, aka networking.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias 'xomaloga' y 'xs'. Creo que el 'secreto' está precisamente en saber reflejar y registrar nuestros 'meritos profesionales' en la Red, y hacerlos visibles a aquellos que quieran mirar (p.e. los reclutadores).