martes, 7 de mayo de 2013

Lo importante no es lo que vales, sino lo que demuestras

Siento que el título pueda ofender a alguien, aunque se entenderá mejor si logramos ponerlo en el contexto adecuado, analizando lo que está sucediendo hoy desde el punto de vista de la adaptación que es preciso realizar para tener opciones en el mercado laboral.

Fuente CC: aldana florencia
Porque la situación ha cambiado drásticamente a peor, desde el punto de vista de los esfuerzos que tenemos que realizar para generar oportunidades profesionales. Y a menudo dichos esfuerzos no conducen a buen puerto, por lo menos en el tiempo que nos gustaría.

Hace no demasiados años, el panorama era bien distinto. Por lo general, las posibilidades de un candidato para encontrar un buen empleo (entendiéndolo desde el punto de vista de las condiciones pactadas), eran proporcionales a la calidad del CV. El tener una dilatada experiencia profesional en empresas de prestigio o el contar con un máster en una reconocida escuela de negocios, aumentaban notablemente (garantía no hay nunca) las posibilidades de encontrar un gran empleo. Esto era posible en un escenario de elevada oferta (vacantes de empleo) y menor demanda (en entornos de ratios 'normales' de desempleo), donde un reclutador contaba con menores restricciones a la hora de ofrecer buenas condiciones al candidato.

Por tanto, un candidato valía lo que su CV mostraba.

Sin embargo, ya sabemos que la situación ha cambiado notoriamente. La escasez de ofertas de empleo y el elevadísimo número de personas en desempleo, hacen que los 'buenos' CV's se conviertan prácticamente en una commodity, perdiendo gran parte del valor adicional y diferencial que tenían antes.

Porque repito, ese CV muestra nuestra valía pasada, no necesariamente la actualla diferenciación en estos tiempos que corren no la da dicho CV, sino lo que el candidato demuestra a día de hoy.

Y esta exposición 'on-line' de capacidades propias, ha de darse (debería) no sólo por gente desempleada, sino también por aquellos que actualmente trabajan, previendo lo que podría ocurrir en el futuro.

Para ello, la Red nos posibilita innumerables alternativas para difundir nuestra identidad profesional, y entendiendo esto no desde el punto de vista de 'pintar' un CV en la Red, sino de demostrar que la valía expresada en nuestro CV sigue en plena vigencia, por lo que podemos dar confiabilidad a aquellos reclutadores que nos puedan estar observando en la Red.

En definitiva, se trata de tender un puente entre pasado y presente (extendiéndolo al futuro), entre lo que hemos hecho y lo que hacemos ahora mismo, dándole buenos argumentos al reclutador para llamar su atención y poder optar al proceso de selección deseado.

Hasta mañana.


4 comentarios:

Myriam Sánchez Nocea dijo...

Muy buen artículo. Y no creo que nadie deba molestarse ni por su título ni por su contenido; el que lo haga tiene un futuro muy negro.

Hace poco publiqué en mi blog un artículo titulado "Más ideas y menos Masters" (http://myriamsancheznocea.blogspot.com.es/2013/04/mas-ideas-y-menos-masters-o-la.html), que ha sido uno de lo más leídos, y que reivindicaba algo similar: la experiencia como valor para acceder, volver y/o mantenerse en el mercado laboral.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Myriam

Antonio Álvarez Eguiarte dijo...

Hola, buenas tardes.

Aporto mi punto de vista, sobre
el título (y contenido) de esta entrega, sobre:

"Lo importante 'no es lo que vales', sino 'lo que demuestras'"

Podemos pensar: ¿cómo voy a demostrar lo que valgo profesionalmente, en la Red?

• Si soy Comercial, ¿voy a demostrar cómo vendo, "vendiendo en la Red"? (Y el Arquitecto, va estar haciendo proyectos, etc., en la Red, para 'ser' más fiable que su C.V.?)

• Pensando en "lo que demuestras" respecto a "lo que vales", lo entiendo como un complemento de interés relevante, más que cierta sustitución, porque, quien tenga un Master, o sea doctor/licenciado/diplomado…, en 'X', que además del título, ‘tiene un conocimiento adquirido’ que es un ‘valor’ y una ‘herramienta’ especial;siendo éstas, adquiridas por (la licenciatura, Master, etc.), irán a la par y en pro, de las mencionadas “Ideas” a exponer 'on-line' sobre capacidades propias, "Pero" 'sin contradecirlas, sino ayudando'.
Al decir ésto, pretendo no enfrentar, ni quitar valor a la formación (Masters...) y por supuesto -y por lo que me toca- reivindico los méritos, las ideas, 'reales' que demostramos en la Red, al margen de títulos.

Hay presencias en la Red, de profesionales muy diversos, en edad y especialidades..., y en mi opinión, una cosa es 'el trabajo de investigación' (voluntario u obligatorio) del "Reclutador laboral" y el tipo de presencia, de un indivíduo-candidato a trabajo, es otra.

• Al margen de la presencia on-line, en la vida física, también se puede estar sujeto a 'una inspección de vida y comportamientos' por un reclutador.
Así como se puede investigar comportamientos off-line, de nuestra vida...
¿son 'los otros' (en la Red/On-line) los de mayor importancia de "Demostrar", para una selección, como forma de reclutar un empleado?.

Miguel Ángel, aportas tanta información, que provocan cantidad de ideas.

Gracias.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Antonio, como siempre gracias por generar debates. Por partes:

* Comercial. Lo tiene más fácil que los demás puestos (quizá uno de marketing...), puesto que está acostumbrado a vender. De lo que se trata aquí es de venderse uno a sí mismo. ¿Cómo?. Un comercial sabe (por propia experiencia) cómo generar relaciones con clientes, cómo crear vínculos, cómo hacer atractivo un producto, cómo argumentar los 'peros' de sus clientes, cómo obtener visitas (quizás a puerta fría), cómo llegar al interlocutor deseado pasando por los niveles inferiores, cómo detectar al prescriptor, facilitador y comprador del producto, ... Todo esto se le presupone a un comercial, pero el reclutador no tiene realmente ninguna idea ni certeza de que sea realmente así. ¿Por qué no compartir todos estos conocimientos? (en redes profesionales, en un blog, ...). ¿Se pierde algo con ello?. ¿Qué se puede ganar?. No se trata de contar tus secretos, sino de compartir tus vivencias, con la cautela adecuada por supuesto.

* La formación pasada tiene una importancia notable, por supuesto que sí, no lo podemos borrar de golpe y porrazo. Ahora bien, es preciso darle continuidad a toda esta formación (y experiencia pasada), para que un reclutador pueda comprobar que todo eso sigue vigente, y no se trata de conocimientos 'caducos'.

* En cuanto a los comportamientos off-line (no soy reclutador, si hay alguno en este debate le invito a contarnos su experiencia), la manera que conozco (y que muchos de nosotros hemos 'sufrido') es la de pedir referencias a antiguos empleadores o incluso en centros de formación.

Vuelve cuando quieras, tu opinión importa.