miércoles, 8 de mayo de 2013

El poder de un 'hasta mañana'

Como bien sabéis los que seguís este blog, os sonará cuando digo que nuestra marca personal se construye mediante las percepciones del resto de personas, para lo cual es necesario realizar una serie de acciones programadas que orienten dichas percepciones en nuestro propio beneficio. No obstante, existe una gran distancia entre una percepción momentánea y puntual, y la construcción de una marca personal sólida y consistente, lo cual se logra mediante la repetición y el cumplimiento de expectativas.


Fuente CC: rocio z

Por ello, nuestra marca personal se consigue impactando de forma repetitiva con los mensajes adecuados, sobre nuestro público objetivo. Es por tanto necesario darle continuidad a nuestras acciones, ya que de no ser así, nuestra identidad digital no será más que una nebulosa intangible.

Y para dar continuidad a nuestros mensajes, es necesario generar expectativas en nuestros seguidores. Sin ningún tipo de expectativa, un seguidor dejará de serlo, puesto que no tendrá ninguna razón para volver a nosotros (p.e. al blog). Y para mantener ese interés, la generación de contenidos propios es fundamental.

Porque los contenidos son los que 'llenan' nuestra marca personal, los que le dan forma; harán que sea atractiva, o por el contrario no genere ningún tipo de atracción.

Por tanto, es fundamental ofrecer contenidos de forma reiterada a nuestros seguidores, dándoles información, opinión, controversia, sugerencias, ...

Ahora bien, junto con la generación de contenidos existe una variable asociada, que es la frecuencia de actualización, y cómo lo gestionamos frente a nuestros seguidores. Porque éstos no sólo quieren contenidos nuevos que les empujen y motiven, que los hagan reflexionar, sino especialmente cuándo los van a recibir.

No hay nada peor que un buen blog con contenidos útiles, al que debemos entrar constantemente para ver si hay algo nuevo, y que siempre nos encontremos el mismo último post de hace meses (o años...). Podremos entrar un par de veces más, pero nuestra paciencia se agotará pronto, y es probable que en ese momento ya se haya roto nuestro vínculo con esa marca personal.

Diría incluso que no es tan importante la periodicidad de los posts en el blog (el que yo escriba a diario no tiene porqué ser siempre la mejor alternativa), sino que el lector sepa cuándo será el siguiente.

Es aquí donde estamos generando una expectativa en la comunidad; si cumplimos lo comprometido, el vínculo entre seguidor y nuestra marca se hará un poco más fuerte.

En mi caso lo sigo a rajatabla; me comprometo, genero una expectativa, y la cumplo; y todo ello con un simple 'hasta mañana' que incluyo en cada entrada diaria.

Lo dicho, nos encontramos mañana. Si quieres.

Hasta mañana.