lunes, 28 de diciembre de 2015

¿Crees que es absurdo pensar que puedes ser feliz en el trabajo?

No pienses que estoy haciendo una pregunta idiota. ¿Acaso crees que el concepto de 'felicidad' únicamente es aplicable a tu vida personal?; y el trabajo, ¿es sólo un mal necesario donde sólo vas a trabajar para ganar dinero, tratando de que pase el tiempo lo más rápido posible?.


Hay cosas que me superan, como esas frases estereotipadas del tipo: 'yo trabajo para vivir, y no vivo para trabajar'. Yo vivo para vivir, y eso aplica a cualquier momento de mi existencia; dispongo de 24 horas al día, ni más ni menos que cualquier otro. Y el vivir, no sólo significa estar con mis amigos, pareja, familia, ..., sino aprovechar intensamente cada minuto de mi vida.

Claro, muchos dirían que trabajan porque no les queda más remedio, que si pudieran invertirían su tiempo en otras actividades, bla, bla, bla, ... Sin embargo, eso no quita el hecho de que hay una buena parte de nuestro tiempo que, aunque seguramente se nos ocurran un montón de cosas que nos gustaría hacer en vez de estar en la empresa, no nos queda más remedio que trabajar. Trabajamos por necesidad, por gusto, por pasión, por..., ¿y qué más da cuál sea la razón?, cada uno debería entender cuál es su motivación. Lo innegable es que la mayoría de nosotros tenemos que trabajar, por lo que, ¿por qué no aprovechamos ese tiempo laboral para tratar de disfrutar lo que hacemos?, ¿no es eso una forma que nos permite mejorar la satisfacción con nosotros mismos?, ¿podemos llamar a eso, de alguna forma (y simplificándolo mucho), 'felicidad'?.

Sí, sé que en el trabajo aguantamos presiones, nos estresamos por llegar a nuestras cifras de venta, nos relacionamos con personas a las que no elegimos (nos vienen 'impuestas'), quizás tu jefe sea inaguantable, probablemente no te reconozcan tus méritos como a ti te gustaría o crees que debería ocurrir, ... ¿Y qué?, eso te convertirá en un desgraciado (discúlpame) si no haces algo para tomarte todo eso como una oportunidad, y no como un castigo (que por supuesto tú no te mereces). Eso sí, si no estás a gusto con el escenario que te toca vivir, cámbialo...


En las empresas en las que colaboro, cada vez que tengo oportunidad, hablo a mis equipos sobre esta cuestión, tratando de alguna forma de hacerles reflexionar. Y aunque siempre me da la impresión de que algunas personas me miran como si estuviese hablando en chino mandarín, en otras veo cómo nace una chispa de comprensión y conciencia... Bueno, tiempo bien invertido por mi parte si en algunas genero algún tipo de luz.

Personas con las que trato, que viven muy lejos de su trabajo, que invierten (gastan) más de 4 horas diarias únicamente en trayectos de ida y vuelta, más las ocho horas de jornada laboral, a mí se me hace (¿a ellas también?) que cuando regresan a sus casas, apenas les queda tiempo para comer algo e irse a descansar. Y al día siguiente la misma historia que se repite una y otra vez...

Si no hacemos un esfuerzo para convertir el 'voy a trabajar para que me paguen un salario que me permita sobrevivir', en 'voy al trabajo, que con el tiempo que paso ahí, es casi como mi segunda casa, a ganar el dinero que necesito para cubrir mis necesidades, y además voy a aprender y mejorar constantemente lo que hago, disfrutando de los retos, y haciendo de mi tiempo algo que perezca la pena y que me permita tener mayores oportunidades en el futuro', estaremos malgastando definitivamente nuestro tiempo.

Porque, si no aprovechamos ese tiempo laboral, ¿cuánto tiempo nos queda para ser 'felices'?; ¿esperamos ansiosamente a que finalice nuestra jornada laboral para empezar a 'disfrutar de la vida'?.

Si eres un lector que me conozca mínimamente por las ideas que comparto en este blog, tendrás una cierta idea de lo que pienso. Cada uno maneja su tiempo como cree conveniente, y (consciente o inconscientemente) va sembrando aquello que finalmente recogerá. Y mientras, el tiempo pasa inexorablemente...

Hasta pronto.

Imagen CC: Historias Visuales


5 comentarios:

@MarthaIparra dijo...

Buenos dias! Gracias por el post.
Ante tu pregunta, quiero decirte que yo si he conseguido ser feliz en el trabajo. Porque a pesar de las situaciones difíciles que pasas (que por eso es trabajo) hay que rescatar los momentos de satisfacción que consigues al realizar un buen trabajo. Este éxito que es compartido con tus compañeros, porque son parte de tu equipo y has conseguido que ellos puedan dar lo mejor de ellos mismos y que hayan considerado como suyo el proyecto. Esto es con lo que me quedo de mi trabajo en las empresas. Un saludo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola @Marthalparra, gracias por tu comentario positivo. Saludos.

NIGRA SUM dijo...

Me gusta la publicación, porque no halagas al lector confirmándole en sus prejuicios y en sus inseguridades. Sino que lo acosas y lo pones en dificultades, de manera que uno se siente obligado a cuestionarse y ajustar cuentas con su mundo. Hace mucho tiempo no me sentía tan molesta y desilusionada con mi trabajo. No obstante la angustia fue desafiante y me ha llegado hasta las tripas. Ahora es donde agradezco estos cambios y festejo mi aprendizaje.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Nigra Sum. Gracias por tu sinceridad, te aseguro que son estos comentarios los que realmente agradezco, ya que extraigo de ellos cosas que me hacen reflexionar. Al leer tus palabras, he vuelto a releer el post, para ver el lenguaje que uso y cómo me comunico con el lector. Y me doy cuenta, gracias a ti, que utilizo un lenguaje directo, que quizás a alguna persona le pueda parecer incluso agresivo. Pienso también que quizás también a otros les agrade que no me vaya por las ramas, ¿quién sabe?. En cualquier caso, mi experiencia vital me acerca al contenido, y me hace huir a menudo de la forma. Me parece más adecuado y efectivo decir las cosas como son, puesto que de esa forms siempre habrá alguien en la que pueda levantar una reflexión que, probablemente, sea la semilla de un cambio... Muchas gracias por tu opinión, eres bienvenida por aquí, cuando lo desees.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Nigra Sum. Gracias por tu sinceridad, te aseguro que son estos comentarios los que realmente agradezco, ya que extraigo de ellos cosas que me hacen reflexionar. Al leer tus palabras, he vuelto a releer el post, para ver el lenguaje que uso y cómo me comunico con el lector. Y me doy cuenta, gracias a ti, que utilizo un lenguaje directo, que quizás a alguna persona le pueda parecer incluso agresivo. Pienso también que quizás también a otros les agrade que no me vaya por las ramas, ¿quién sabe?. En cualquier caso, mi experiencia vital me acerca al contenido, y me hace huir a menudo de la forma. Me parece más adecuado y efectivo decir las cosas como son, puesto que de esa forms siempre habrá alguien en la que pueda levantar una reflexión que, probablemente, sea la semilla de un cambio... Muchas gracias por tu opinión, eres bienvenida por aquí, cuando lo desees.