jueves, 20 de febrero de 2014

De verdad, es tan fácil destacar...

Puede sonar a auténtica locura, pero cada día estoy más convencido de que destacar en un mundo tan competitivo como este no debería ser tan complicado. Seguro que no es una tarea fácil, lo sé. Pero si te fijas bien a tu alrededor, ¿no te parece que muchos siguen (o seguimos...) la inercia generada por la gran mayoría?. ¿Crees realmente que es 'imposible' destacar y convertirse en una opción 'auténtica' y 'distinta'?.


Creo que para destacar no es necesario ser un genio, ni siquiera parecerlo. Simplemente se trata de 'sacar la cabeza' para ver todo el 'bosque', y no contentarse con seguir a la gran multitud de personas que buscan un refugio cómodo amparándose en la mayoría. Porque ser (algo) distinto es incómodo; es mucho más fácil dejarse llevar. De esta forma uno se sentirá siempre como que el fracaso no es posible; porque si 'todos' los demás lo hacen o lo dicen, será verdad, ¿no?. Y si resulta ser un fiasco, pues no pasa nada, porque siempre tendremos la justificación de que son muchos los que se han equivocado. Y de esa manera, uno puede sentir a priori una cierta comodidad basada en la (falsa) seguridad de que la gran mayoría tiene la razón.

Y ojo, ya me conocéis los que me seguís. Trato de huir en la medida de lo posible (aunque a veces no lo consigo) de dar consejos (puesto que lo que aplica a mí no tiene por qué aplicar al resto de personas), y especialmente rehuyo y evito las recetas mágicas que abundan sobre marca personal en la Red; también digo que esto no es una obligación, sino una decisión propia; nadie decidirá por mí ni por ti, aparte de nosotros mismos. Y si alguien lo hace y nosotros lo permitimos, mal vamos... Por tanto, el destacar o no es una cuestión más bien personal, que uno debe valorar analizando si es lo mejor (o simplemente deseable) para su carrera profesional.

Tomada esta decisión, y sobre todo teniendo claro cuál es el rumbo que uno quiere tomar, tomará el mejor camino posible. Si éste pasa por diferenciarse y destacar de entre la multitud de buenos profesionales que existen, para tener mayores oportunidades de ser elegido (por ejemplo ser tenido en cuenta para las oportunidades profesionales que puedan surgir en cada momento), creo firmemente que las oportunidades de lograrlo son realmente notables.

Si te fijas en personas y profesionales que tienen un cierto éxito, podrás comprobar fácilmente que tienen ciertas características que les hacen diferentes a la gran mayoría. Nadie duda que tengan unas cualidades profesionales notables y quizás superiores a las del resto, pero yo aseguraría que esto no es siempre así. He conocido muchas personas muy competentes desde el punto de vista profesional; pero a las que he visto destacar realmente, aportaban un 'plus' que nada tenía que ver con cuestiones profesionales, sino más bien personales. En algunos casos su enfoque sincero hacia las personas, su sinceridad, su carisma personal, su compromiso con la compañía, sus firmes creencias, ..., son todos rasgos que cualquiera de nosotros puede tener. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros realmente queremos proyectar esas características personales para hacernos un hueco entre tanta mediocridad?.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: Marcos Dornbusch Lobo


2 comentarios:

Pilar dijo...

He leído tu artículo justo en un momento de pánico por preguntarme si estoy haciendo lo correcto al proyectar tan claramente en mi blog mi forma de ver las cosas o debería ser más aseptica y distante. Gracias, me has tranquilizado :-)

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Pilar, bienvenida al blog. Me ha gustado mucho tu blog, muy orientado a proyectar tus capacidades profesionales.

Con tu comentario, te diría que en estas cuestiones no hay ninguna ciencia infusa que diga claramente lo que hacer y lo que no. Lo que expresas tan abiertamente, no deja de formar parte de lo que eres en realidad y de lo que proyectas en tu entorno. Esto, te aseguro, será muy bien valorado y percibido.

Suerte en tu proyecto, espero volver a verte por aquí.