martes, 18 de febrero de 2014

Riesgos al descuidar la parte 2.0 del blog

Un blog, como corazón de una estrategia en la que se desee desarrollar, fomentar y proyectar una marca personal, debería estar basado en una relación bidireccional entre bloguero y su comunidad de seguidores, y no mostrarse meramente como un escaparate de un solo sentido en el que no se dedique tiempo a interactuar con esos lectores. Y es lo que ha ocurrido en este blog en las últimas semanas...


A pesar de que soy plenamente consciente de que posicionar un blog en el 2.0 y alcanzar primeras posiciones es una labor que a menudo no depende tanto de nosotros, sino del capricho de los motores tecnológicos de buscadores que cambian constantemente según reglas y criterios que están fuera de nuestro alcance (de hecho, esto del posicionamiento 2.0 es como una montaña rusa), también creo que el desarrollo 'natural' de una marca personal con base en un blog, se produce a menudo no por criterios tecnológicos basados en posicionamiento preferente, sino por la relación que cada bloguero pueda mantener con su comunidad. Y olvidarse de que esta relación ha de mantenerse viva, puede suponer un error de no detectarse a tiempo.

Desde primeros de año, en los que tengo una nueva responsabilidad profesional que me impide dedicar todo el tiempo que me gustaría al blog, han sucedido dos cosas. Por una parte ya no escribo todos los días, sino 'sólo' de lunes a viernes; y por otra, apenas dedico tiempo a responder a los comentarios que los lectores dejan en esta bitácora. Y el resultado es que el tráfico ha disminuido ligeramente con respecto al año pasado...

Pensando sobre ello, y dado que las temáticas siguen siendo exactamente las mismas, dudo mucho que haya lectores que hayan dejado de leer el blog como consecuencia de haber dejado de escribir todos los días. No creo que haya mucha diferencia entre publicar 7 post a la semana, frente a 5... En cambio, sí me parece un condicionante claro el no haber dedicado tiempo a leer con 'cariño' los comentarios que me dejáis, y especialmente a no responderos. He sido muy consciente de que el crecimiento de una marca personal debería estar siempre condicionado a la interacción habitual con su entorno, construyendo y fomentando conversaciones alrededor de las temáticas que interesen a ambos. En cambio, en las últimas semanas me he limitado a seguir publicando entradas, sin dar feedback personalizado a los lectores que han dedicado parte de su tiempo a escribir unas líneas en este blog.

Error que trataré de corregir, en la medida de mis posibilidades, de ahora en adelante. Gracias por seguir siendo un lector fiel.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: Daniel Lobo


4 comentarios:

Carmen López dijo...

Sincera reflexión, Miguel Ángel, pero, desde mi modesta experiencia en el entorno 2.0, he llegado a la conclusión de que hay que asumir que no podemos llegar a todo, hay tantas redes sociales donde interactuar que siempre encontraremos un santo "desvestido".
Enhorabuena por tu trabajo y ... paso a paso :-)

Juan Toro dijo...

Hola Miguel Ángel, buenas.
En mi opinión si me permites el consejo, a un blog hay que dedicarle el tiempo que uno esté dispuesto a dedicarle. Creo que la interactividad con la escritura de contenidos debería ir pareja. ¿Has pensado en vez de escribir cinco días a la semana, escribir cuatro y dedicar uno de ellos a contestar los comentarios?. Imagino que "el posicionamiento" no se resentirá y ganarás fidelidad.
Un saludo y suerte en tu nueva etapa laboral
Juan Toro
En continua búsqueda de actividades y retos para desarrollar mi experiencia.
http://es.linkedin.com/in/juantororebollo
http://www.interesporlageomatica.com

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Carmen por tu comentario. Las RRSS deberían estar a nuestra disposición, y no nosotros al suyo... Esas redes deben facilitarnos la labor, con un propósito claro especialmente cuando se usan con fines profesionales, y no perjudicarnos porque volquemos nuestros esfuerzos a estar conectados todo el santo día sin ningún objetivo en mente.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Juan, gracias por volver por aquí. Te permito ese consejo y muchos más 8:) Lo pensé, aunque prefiero seguir escribiendo con la frecuencia que me he comprometido este primer trimestre, y reservarme un hueco para responderos. Un abrazo y mucha suerte