lunes, 25 de noviembre de 2013

¿Cómo interactuar con un nuevo contacto en LinkedIn?

Hacer un nuevo contacto en LinkedIn es, según nos demuestra la experiencia, relativamente fácil. Lo que es mucho más difícil es avanzar en el proceso y entablar relaciones de provecho con aquellos profesionales en los que estemos interesados. A pesar de no existir una receta mágica, hay una serie de sugerencias básicas que no deberíamos saltarnos.

Cómo interactuar con nuevos contactos en LinkedIn
Fuente CC: Olga Berrios

Esta entrada la escribo para responder a Daniel Afanador, que me preguntó hace tiempo cómo recomendaría empezar a interactuar con un nuevo contacto en LinkedIn.

Sin querer limitarme a una red como LinkedIn para entablar contacto con aquellas personas que nos interesa tener una relación profesional, existen distintos mecanismos que podemos aprovechar para que la relación futura sea lo más provechosa posible:

  • Mensajes directos. En LinkedIn, es el primer paso necesario para establecer contacto con alguien. Mi sugerencia será siempre personalizar el mensaje inicial, diciéndole a la otra persona por qué queremos vincularnos en esa red profesional. A pesar de que esto, bajo mi punto de vista, es algo absolutamente básico, me encuentro constantemente con peticiones de contacto que vienen con el mensaje por defecto de 'Me gustaría añadirte a mi red de contactos en LinkedIn', lo que siempre me genera una sensación muy desagradable, al pensar que la persona en cuestión no tiene ningún motivo aparente más allá de hacer crecer su propia red.
  • Grupos de debate. Considero que es de las mejores 'herramientas' que proporciona LinkedIn, al convertirse en espacios colaborativos donde sus usuarios pueden compartir y debatir sobre distintas cuestiones. Ahora bien, no se trata únicamente de un espacio para desarrollar nuestras competencias profesionales y ayudar a posicionar nuestra marca personal, sino que nos permite detectar personas muy interesantes que, con sus opiniones, demuestran su valía profesional (y a veces personal).
  • Blog. A través de LinkedIn podemos saber si la persona con la que queremos relacionarnos, dispone de un blog propio. Si es así, ya tenemos otra posible vía para seguir a dicha persona y contactar con él. Por supuesto, es una vía muy buena, quizás la mejor, para opinar en las entradas de esa bitácora.
  • Otras redes sociales. Muchas personas no usan únicamente una red, sino que utilizan varias. ¿En cuáles de ellas están?, ¿dónde podríamos tener oportunidades adicionales para relacionarnos con los contactos deseados?.
  • Encuentros presenciales. ¿Por qué no nos decidimos a conocerles y seguirles la pista en aquellos foros presenciales donde puedan estar (conferencias, formaciones, ...)?. Lo importante en este caso es detectar cuándo ha llegado el momento oportuno para dar el salto y pasar de lo 'virtual' a lo 'presencial'.

Aunque lo importante no es tanto establecer contacto con las personas de nuestra red, sino cómo hacerlo. Recomendaría algunas sugerencias básicas:

  • ¿Tenemos algún objetivo en mente con esa persona concreta?, ¿puede llegar a ser nuestro cliente / proveedor?, ¿se trata de un reclutador que nos puede abrir abrir puertas?, ...
  • Cualquier tipo de relación lleva tiempo, por lo que hay que cuidarla al máximo y ser consciente de que los resultados inmediatos no existen.
  • Los mensajes directos en los que se pretende una acción inmediata y una ganancia unilateral rápida, son considerados como spam. En el momento en que nuestro contacto entienda esto, automáticamente nos dejará de tener en cuenta, corriendo el riesgo de borrarnos de su red.
  • No abusaría de los mensajes directos, usándolos cuando realmente tengamos que hacerlo. ¿Qué pensamos cuando alguien, por el solo hecho de estar en la misma red, insiste en enviarnos mensajes sin tener muy claro qué es lo que quieren?, ¿es posible que nos lleguemos a sentir 'invadidos' por recibir demasiados mensajes directos de una persona a la que no conocemos (o apenas)?.
  • Los grupos de debate en LinkedIn son espacios muy efectivos en los que crear vínculos con toda nuestra red de contactos. Será ahí donde podremos transmitir lo que sabemos y expresar nuestra propia opinión, lo que con el tiempo y la suficiente constancia nos dará no sólo visibilidad sino que también iremos generando confianza en los demás. Participar en aquellos grupos afines a nuestros intereses profesionales, y donde se encuentren además aquellos contactos que nos interesan, es la semilla perfecta para crear robustas relaciones futuras.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas difundir en tus redes.

Hasta mañana.


8 comentarios:

Antonio Sanchez Suarez dijo...

Soy Antonio Sánchez Suárez un nuevo contacto de Linkedin y te agradezcolos consejos que das para aprovechar esta magnífica oportunidad de poder contactar con un magnífico grupo de profesionales

Babscrist dijo...

Muy cierto. También estoy en LinkedIn y, en varias ocasiones, he rechazado contactos (de personas completamente desconocidas) porque llegan con el mensaje predeterminado de LinkedIn. En todas las ocasiones respondí incluso al mensaje, preguntando si nos conocíamos previamente, si compartíamos contactos, algún grupo de debate o intereses comunes y nunca recibí contestación. Por desgracia, creo que hay personas que creen que el objetivo de estas redes es tener 1000 contactos, lo cuál no es útil ni beneficioso si no se sabe cómo gestionarlos. Gracias por la publicación.

Daniel Afanador dijo...

Gracias por responder a mi pregunta. Esto es lo primero que alguien debería leer cuando se crea una cuenta en LinkedIn.

Adela Montalvo Gil dijo...

El contacto no crea vínculo, en sí tan sólo es red. No retroalimenta ni hace crecer un simple click, más allá del bit hay alguien a quien aportar conocimiento sino también alguien que nos puede ayudar a conocernos. Gracias por la entrada Miguel Angel, desde luego para tomar nota para quienes buscamos oportunidades laborales. Saludos. Buen día.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Antonio y bienvenido al blog.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Babscrist, gracias por tu comentario. Estoy 100% de acuerdo contigo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Daniel, cualquier cosa me dices.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Adela, gracias por tu comentario. Yo creo en cambio que el contacto a través de las RRSS sí crea vínculos, que se van fortaleciendo con el tiempo, y que podemos acabar impulsando notablemente cuando decidamos llevar la 'relación' al mundo real.