lunes, 28 de octubre de 2013

¿Puede desarrollarse una marca personal bajo el anonimato?

La parte 'personal' de la marca puede chocar con su gestión desde el anonimato, aunque existen determinadas situaciones en las que puede justificarse el uso de un nick para evitar males mayores.

Marca personal y anonimato
Fuente CC: Andrés Nieto Porras

Esta entrada surge desde la anterior de 'Iniciarse en Marca Personal sin dar la nota en la empresa', en la que José Félix vuelve a hacer un comentario interesante, en el que duda sobre la efectividad de usar un nick para desarrollar una marca personal, argumentando que eso puede ralentizar el proceso.

Reconozco que gestionar nuestra marca personal desde el anonimato puede resultar una contradicción, ya que detrás de una marca no deja de haber una persona real, con nombre y apellidos. Y se hace tradicionalmente así porque lo que se trata es de impulsar la valía profesional de dicha persona, con el objetivo de generar oportunidades profesionales en el futuro. Ahora bien, me pregunto hasta qué punto pueden existir situaciones en las que no quede más remedio que hacerlo así, frente a la alternativa de no hacer nada. Además, reflexiono también sobre hasta qué punto usar un nick no puede también ayudarnos en la 'construcción' de una marca.

Sí, puede ser que trabajar desde el anonimato implique ciertas limitaciones para la evolución de una marca, especialmente en el mundo 'real', donde obviamente no podríamos beneficiarnos de tener una presencia física, ya que gestionamos la marca desde el anonimato. Sin embargo, estas limitaciones no tienen por qué existir en la Red, la cual podremos usar sin ningún tipo de limitaciones; bajo el nick que elijamos, podemos proyectar la marca según los contenidos adecuados, sin necesidad de dar ningún dato de tipo personal que permita nuestra identificación.

Se me ocurren algunas situaciones en las que puede resultar conveniente trabajar bajo un 'alias'. Quizás la más clara es la que exponía ayer, y es aquella en la que la gestión de nuestra marca personal puede llegar a interferir con nuestra actividad profesional para una empresa determinada. Si esto puede llegar a ser contraproducente para nosotros, siempre podremos aprovechar el tiempo trabajando los canales adecuados bajo el anonimato.

¿Y qué podemos ganar con esto?. Sin duda, tiempo. Una marca no se construye de la noche a la mañana, por lo que cuanto antes empecemos a posicionarnos profesionalmente en un área determinada, mucho mejor. Y si tenemos que hacerlo con una identidad no asociada a una persona determinada, ya que la situación lo exige, pues adelante. La alternativa sería no hacer nada, y bajo mi punto de vista eso es lo último que debería hacerse.

Por otra parte, todos aquellos contenidos que vayamos generando con el tiempo, aun detrás del anonimato, sin duda van posicionando nuestra 'marca' como referente en un área determinada. Y eso va transmitiendo confianza con el tiempo. Sí, probablemente lleve un poco más de tiempo el hacerlo, pero acabará llegando. Y lo más importante, esos contenidos van quedando registrados, por lo que cuando la situación cambie y deseemos hacer pública nuestra identidad, siempre tardaremos mucho menos tiempo en encontrar la asociación entre la 'marca creada' y la persona que hay detrás, que si empezásemos el proyecto desde cero.

En definitiva, el mensaje principal de esta entrada es que siempre será mejor hacer algo que no hacer nada, aunque ello signifique 'despersonalizar' algo la marca...

Por cierto, si te gusta este blog, vótalo para los premios Bitácoras, tienes el link en la zona derecha del blog. Gracias por hacerlo.

Hasta mañana.


8 comentarios:

fgbermejo dijo...

Gracias nuevamente por tu reflexión Miguel Angel.

Todo esto que hemos comentado, me recuerda al llamamiento que realizas en tus ponencias al sentido común, pero sobre todo al trabajo de meditación, organización y desarrollo que hay detrás de los proyectos personales. Muchos pecamos, entre ellos yo, de olvidar los principios necesarios para la gestión de proyectos, sea cual sea este, enfocándonos en la presencia digital.

La evaluación de los riesgos, es un paso previo, necesario e imprescindible, antes de dar cualquier paso en la marca personal. Mi recomendación ante lo que comentabamos es tratar de que tu "nick" se asocie a la actividad principal, de alguna manera potencie tu marca profesional a la espera de que puedas posicionarte personalmente. Recuerdo tus palabras en una reciente ponencia, donde indicabas que la visualización de la persona era la que generaba la confianza en el proyecto global.
Un saludo y gracias por tu tiempo.

Myriam Sánchez Nocea dijo...

Tan interesante como siempre.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola José Félix, gracias como siempre por tu comentario.

La Red digital nos da grandes posibilidades que nos facilitan la comunicación, la conversación, la creación de comunidades, el posicionamiento de nuestra marca, ...; pero también entraña grandes 'peligros' debidos fundamentalmente al desconocimiento. A menudo pensamos que las redes de por sí, con su efecto 'escaparate', nos va a solucionar nuestros problemas, cuando de lo que se trata realmente es de hacer un análisis riguroso de lo que somos como profesionales y de lo que podemos compartir de valor con el resto. A partir de aquí, ya es cuando dentro de nuestra estrategia podremos ayudarnos de los distintos canales a nuestra disposición, entre ellos el 2.0.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Myriam, vuelve cuando quieras! 8:)

Noelia Fiérrez dijo...

Muy interesante, Miguel Ángel. ¿Qué opinas de utilizar un nick al mismo tiempo que el nombre real? Hay gente que aunque no gestiona su marca desde el anonimato puede acabar siendo más conocida por su nick, como isasaweis (belleza, cocina...) o yoriento (empleo, coaching...).

¿Qué beneficios o desventajas crees que puede tener? Si me permites la sugerencia, te animo a que hables sobre ello en tu blog; creo que podría ser interesante.

Gracias.

Un saludo

Manuel González dijo...

Interesante, aunque si la marca forma parte de nuestra identidad digital, y una de las actividades más valiosas es el networking, el hacer contactos para desarrollar tu trabajo o tu empleabilidad, prefiero que la gente tenga nombre y apellidos e incluso ponerle cara si es posible.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Noelia, gracias por tu comentario. Conozco varios casos en donde existe un doble uso de nick + identidad real. El usar un nick (como el caso que comentas de 'Yoriento') puede suponer una mayor claridad a la hora de transmitir el 'objeto' de la marca, ya que queda mucho más claro desde el principio. En todo caso, el doble uso puede significar una mayor dificultad, ya que en definitiva estamos hablando de dos marcas (siempre y cuando se traten de impulsar ambas).

No obstante, te tomo la palabra y le doy una vuelta para hacer una entrada. Gracias!

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Manuel, gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo; una marca personal en la que detrás haya una identidad con nombre y apellidos, puede ser mucho más 'personal'...