domingo, 27 de octubre de 2013

Iniciarse en Marca Personal sin dar la nota en la empresa

Iniciarse en esto de la marca personal para empezar a sembrar hoy y poder recoger en el futuro, mientras se está trabajando para terceros, no debería suponer ningún problema siempre y cuando lo hagamos correctamente.

Iniciarse en marca personal sin interferir con la empresa para la que se trabaja
Fuente CC: jProgr

José Félix García me preguntó sobre esta cuestión, específicamente sobre cómo empezar una nueva actividad de gestión de la marca personal, sin que pueda haber ningún malentendido con la empresa para la que se está trabajando, y que en definitiva constituye la actual fuente de ingresos.

Por partes. Aquí hay que actuar con mucha cautela y sentido común; mejor tomarse un tiempo previo para reflexionar sobre cómo lo vamos a hacer y cuáles serán las posibles consecuencias, que no lanzarse al ruedo y que luego ello pueda generarnos algún tipo de problema imprevisto. Porque, como cualquier proyecto de gestión de marca, el resultado previsto debe ayudarnos, y nunca penalizarnos. Por ello, no deberíamos morder la mano del que nos da de comer... ¿Qué significa esto?. Obviamente, si nuestro esfuerzo para posicionar nuestra identidad profesional interfiere de alguna manera con nuestro trabajo para la compañía que nos paga, lógicamente hay algo que estamos haciendo mal, y que nos podrá pasar algún tipo de factura.

Ya que la generación de oportunidades profesionales supone siempre un esfuerzo que no se ve compensado en el corto plazo, sino todo al contrario, siempre digo que es conveniente empezar cuanto antes mejor; y si lo hacemos antes de que lo podamos necesitar, mucho mejor. Por ello, invertir en nuestra propia marca debería empezarse ya, ahora mismo, independientemente de si estamos trabajando o no. Es más, si somos asalariados, y tenemos por tanto nuestras necesidades a corto plazo cubiertas, es probablemente el mejor momento para hacerlo, puesto que ya sabemos que un trabajo es temporal, mientras que la marca personal es para toda la vida.

Por tanto, antes de empezar, deberíamos hacernos algunas de las siguientes preguntas: ¿se trata de un proyecto personal o profesional?, ¿interferirá con nuestro trabajo?, ¿será necesario dedicar parte de nuestro tiempo laboral?, ¿la temática escogida está relacionada con nuestro trabajo?, ¿ofreceremos servicios profesionales?, ¿difundiremos mensajes de la marca de la compañía para la que trabajas?, ...

La respuesta a esas preguntas ya nos irá indicando si la compañía para la que trabajamos puede ser reacia o por otra parte mostrarse dispuesta incluso a ayudarnos. Sí, a ayudarnos. Este blog lo inicié hace varios años cuando trabajaba de Sales Manager en Infojobs y, aunque no tuvo demasiada repercusión en el equipo comercial, desde el área de marketing me ofrecieron en todo momento su ayuda para sacarlo adelante. Y ello fue especialmente porque yo escribía de vez en cuando en su 'Escuela de comerciales'; y como es lógico, a ellos les interesaba que el tráfico que entrase a mi blog, viese un blog lo más profesional posible. Es decir, de alguna manera yo me convertí en embajador de su marca, aunque a la vez yo salía ganando no sólo en generación de tráfico, sino que de alguna manera estaba posicionando la mía. Por tanto, la ganancia era mutua.

En definitiva, me convertí en un 'aliado' de la compañía en la Red; y como ambas partes estábamos de acuerdo, mi actividad en Red no supuso ningún tipo de problema; al contrario, se me animó a estar activo. Por supuesto, eso no significa que dedicase mi tiempo laboral a difundir mi marca, pero sí significaba que estaba muy motivado a encontrar cualquier hueco para escribir en mi blog.

En cualquier caso, le corresponde a cada uno conocer bien cuál es la política corporativa de su empresa, y actuar en consecuencia. Siempre puede darse el caso de alguna empresa que no sea en absoluto sensible a que sus empleados mantengan un posicionamiento en RRSSaunque ello no debería suponer ningún obstáculo que nos impida empezar a invertir en nosotros mismos. Y no estoy hablando en absoluto de enfrentarse a la compañía que nos da de comer. Si creemos que puede haber cualquier problema, pero por otra parte no queremos dejar pasar la oportunidad de invertir en nuestro futuro laboral, siempre podemos gestionar nuestra identidad profesional en Red, usando algún tipo de nick. ¿Te parece una locura?. A mí no.

Hasta mañana.


4 comentarios:

jofegaber dijo...

Gracias por contestar mi pregunta +Miguel Angel Riesgo , y por la mencion en tu blog, todo un honor. Respecto a lo que me comentas en tu post, solo matizar el final del mismo. Usar un nick puede parecer correcto, pero en mi opinion, usarlo interfiere con el objetivo de la marca personal, puede usarse, sí, pero desacelera el proceso. En mi caso, opte por el nombre de mi actividad ya que me parecia mas logico que buscasen por la actividad que por mi propio nombre. Gracias nuevamente por tu post.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias a ti 'Jofegaber' por mantener vivo este blog con tus aportaciones.

Cuando me refiero a usar un 'nick', lo hago en el contexto hipotético de que la actividad en marca personal interfiera de alguna forma con la empresa para la que se esté trabajando, y puedan existir problemas que puedan penalizar a la persona.

Usar un 'nick', es decir, no usar tu nombre real y utilizar en su lugar otro, sin duda alguna puede penalizar a la marca personal, en el sentido de que no se asocia el trabajo realizado con una persona en particular. Ahora bien, eso no quita el hecho de que, incluso bajo un 'alias', se puedan desarrollar contenidos de alta calidad que transmitan al exterior una imagen de profesionalidad y elevadas competencias.

Repito, es importante el contexto en el que encuadro esto, para entender que se puede trabajar una marca desde el 'anonimato'. En un momento dado, puede hacerse pública, ya que en este caso habremos ganado mucho terreno con todos los contenidos generados, y por lo tanto el recorrido efectuado nos habrá servido de mucho.

Myriam Sánchez Nocea dijo...

Creo que tu aportas la clave: que a ambas partes le convenga.
Fenomenal artículo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Myriam. Aunque pueden existir aún empresas que miren con un cierto recelo el tener empleados con una fuerte presencia digital ('¿en qué estarán ocupando su tiempo laboral?', 'tanta visibilidad hará que sean contratados por otras empresas', ...), existe un espacio común en el que empresa y empleado (embajador de marca) pueden colaborar para aunar esfuerzos y obtener ganancias mutuas.