sábado, 18 de mayo de 2013

¿Y si generas una percepción 'neutra' en la Red?

Tras la entrada de ayer 'Qué percepción generas, cuanto te ven la Red?, Gustavo Higueras comenta que en esto del 2.0 aún no ha recibido crítica alguna, sino más bien halagos, lo que no deja de preocuparle. ¿Qué valoración podemos hacer en este caso?.


Fuente CC: arquera

Su comentario exacto fue: "Me he metido de lleno en esto del 2.0 y por el 'riesgo' que implica este es uno de los puntos que más 'me preocupa'; recibo muchas felicitaciones por mis aportaciones y aún no he recibido ninguna crítica; a ver, no digo que sea estrictamente necesario pero seguro que las hay, y considero a estas de suma importancia para progresar; sin este dato, ¿cómo harías para hacer una valoración más completa sobre este punto?".

Una marca personal sólida y atractiva genera interés sobre los demás, lo que les hace querer interactuar con ella mediante cualquier canal disponible. Sin embargo, esta situación se da al cabo de mucho tiempo, lo que requiere constancia, esfuerzo y sobre todo una actitud 2.0 muy definida.

Por tanto, al resto de personas que empiezan en esto del 2.0, experimentando cosas nuevas y aprendiendo cada día, aún les (nos) queda un largo recorrido. Y todo ello para lograr la confianza de nuestra comunidad de seguidores, al principio escasa, aunque creciente según vayamos impactando con nuevos contenidos de forma recurrente.

En la medida en la que generemos contenidos de calidad, con la mayor frecuencia posible, y adaptados a nuestro público objetivo, conseguiremos convertir a los visitantes iniciales en lectores asiduos. Y es precisamente con estos lectores con los que empezamos a crear una relación, basada en un vínculo que establecemos mediante los contenidos generados. Y cuando exista una relación, se empiezan a acortar las distancias, ya que los lectores empiezan a conocernos.

si los lectores nos conocen, comienzan a interaccionar con nosotros de distintas maneras. Porque existen diferentes tipos de followers, tenemos que asumirlo; algunos de ellos irán evolucionando en su relación con nosotros; sin embargo, muchos de ellos serán siempre meros observadores que por uno u otro motivo, no quieren participar de ninguna manera.

Por tanto, parece lógico pensar que al principio, no se reciba ningún tipo de comentario, teniendo que asumir que será necesario realizar un esfuerzo importante para generar contenidos en sentido unidireccional, sin recibir nada a cambio. No pasa nada, es cuestión de tiempo y sobre todo constancia.

Con el tiempo se empiezan a recibir algún tipo de comentarios, tímidos al principio; probablemente a ese lector le da un poco de apuro comentar donde no parece haber nadie más... Y, poco a poco, empezamos a recibir más y más. Ahora bien, ¿qué ocurre si son todos ellos halagos y felicitaciones?. Podríamos pensar que nuestra labor es absolutamente perfecta, y que hemos nacido para esto... Bueno, yo no diría tanto...

A quién no le gusta un halago; motivan, y mucho, pero aparte de eso no ayudan demasiado a tener una idea certera de cuál es la percepción que genera nuestra marca personal. Para ayudarnos a medir el valor de nuestra marca propia, tenemos distintos indicadores cuantitativos, aunque existen otros más bien cualitativos. Si no recibimos ningún tipo de crítica (negativa, constructiva, ...), tendremos que valorar la calidad del resto de comentarios que recibimos: ¿aportan algo adicional a la entrada, la enriquecen?, ¿nos piden que escribamos entradas sobre alguna temática específica?, ¿muestran otro punto de vista diferente al nuestro?, ...

Si la respuesta a cualquiera de las preguntas anteriores es sí, nuestra marca personal está generando una percepción positiva en los demás. Y digo positiva porque un comentario de ese tipo implica una lectura de la entrada, una reflexión y un tiempo determinado para escribirlo; y todo eso conlleva interés por parte del lector. Obtener comentarios en un blog no es fácil; hay mucha competencia y de una gran calidad, que 'luchamos' por obtener atención. Si alguien decide dejar un comentario aportando algo, os aseguro que eso tiene mucho valor.

Por otra parte, si la respuesta a las preguntas anteriores ha sido no, entonces hay que seguir trabajando, será cuestión de tiempo...

Hasta mañana.


4 comentarios:

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Buenos días Miguel Ángel!! La neutralidad es lo peor, gustar o no, alabado o criticado pero nunca indiferente. Saludos y gracias.

Rodrigo Louvre dijo...

Buenas tardes Miguel. Creo que los comentarios son la prueba evidente de que el blog existe. Que sean de adhesión constante simplemente motiva pero acaban haciendo dudar. Generar debate es la clave enriquecedora de un blog , o al menos eso pienso yo y aparte del tiempo (largo recorrido) necesario e imprescindible para diseñar una imagen y definir un rumbo a veces se hace necesarios recursos (temas controvertidos, opiniones más al filo, criterios muy subjetivos ) capaces de suscitar la participación y alentarla en el debate ,no por sumar lectores , sino por enriquecer simplemente tu marca aún a riesgo de mojarte en muchos momentos y/o generar imagen incorrecta.Saludos.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias a ti Gustavo por tus comentarios que aportan.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Sí Rodrigo, generar polémica mediante opiniones 'al filo' estoy seguro que puede ayudar... 8:)