martes, 26 de febrero de 2013

¿Es recomendable posicionarnos como marca personal generalista?


El tener un enfoque generalista al posicionar nuestra identidad profesional no es ni bueno ni malo, simplemente es una alternativa más con grandes ventajas y desventajas que tenemos que valorar previamente, ya que el no tenerlo claro desde el principio puede acarrearnos serios problemas en el futuro. 

Fuente CC: Don_Gato
A la hora de valorar el alcance de nuestra marca propia, es preciso tener en cuenta aspectos tales como público objetivo, generación de contenidos, posibilidades profesionales futuras, posicionamiento de la marca y percepción de ésta, resultados previstos, esfuerzo a realizar, nuestros conocimientos y experiencia, ... El análisis y valoración de todos estos factores nos dará pistas sobre qué estrategia es la más adecuada.

Por tanto, he aquí las ventajas de una marca generalista:

  • Llegamos a un target mucho mayor, lo que puede condicionar un mayor número de seguidores y por lo tanto mayor visibilidad.
  • Al no estar enfocado en un área temática concreta, podemos generar contenidos con mucha mayor facilidad.
  • El crear contenidos obliga a nutrirse de ellos mediante la lectura, lo que hace que tener distintas temáticas nos posibilite un mayor aprendizaje.
  • El tocar varios 'palos' nos puede ayudar a tener un abanico más amplio de oportunidades profesionales.
  • Desde el punto de vista profesional, diversificamos el riesgo, por lo que no limitamos nuestro futuro profesional a un área que el día de mañana puede no tener demanda.
  • Desde hace unos años se tiende a la especialización, lo que hace que no existan tantos profesionales generalistas; esto puede generar oportunidades para estos últimos.
  • Con el tiempo, es posible convertirse en un generalista con un alto grado de especialización. lo que implica ser un profesional con un alto valor añadido.

Por otra parte, las desventajas de una marca generalista son:

  • 'El que mucho aprieta poco abarca'. El no tener un foco único dispersa la atención, y puede no generar la suficiente atención en los demás, al no tratar los temas con la suficiente profundidad.
  • Se tarda mayor tiempo en lograr resultados. La marca personal está directamente relacionada con la percepción que tienen los demás sobre ella; si no tienen una idea clara sobre cuál es su mensaje, el retorno se demora.
  • Su posicionamiento puede ser ambiguo, al dispersar los mensajes y tratar distintas temáticas. ¿Qué hacemos?, ¿qué ofrecemos?, ¿en qué podemos ser útiles?, ...
  • Si se escribe en un blog, al generalista le cuesta mucho posicionarse, no sólo frente a su público, sino incluso para ser indexado por buscadores, lo que limita su alcance.

Para poder tener una perspectiva completa, en mi siguiente entrada analizaré las ventajas y desventajas de la especialización en la marca personal.

Hasta mañana.