lunes, 11 de febrero de 2013

¿Me inscribo en ofertas de empleo, o apuesto por mi marca personal?


Se trata de una pregunta de difícil respuesta, ya que dependerá del momento en el que se encuentre cada uno (empleado, desempleado, ...), de la urgencia que se tenga para encontrar un empleo, y de nuestras inquietudes personales y profesionales. Entre ambos enfoques existen grandes diferencias:

Fuente: cedec_ite

  • Inscribirse en ofertas de empleo:

    • Por lo general existe urgencia para encontrar empleo.
    • Hay poca oferta de vacantes, y mucha demanda de candidatos, por lo que se compite con cientos, quizá miles de candidatos optando a la misma oferta.
    • La visión (resultado a alcanzar) es más a corto / medio plazo.
    • El empleo se busca de forma activa.
    • El único enlace con los reclutadores que nos permitirá llamar su atención, será el CV. Tendremos que tener en cuenta la tendencia futura del CV.
    • Las posibilidades de diferenciarse del resto de candidatos son a menudo escasas. 
    • La visibilidad es muy pequeña, a veces nula. A menudo dependerá de que se tenga la suficiente suerte como para que un reclutador encuentre el CV entre cientos de candidatos inscritos en la misma oferta.
    • No hay permanencia en el tiempo. Se trata de una simple transacción temporal: me inscribo a una oferta --> ven mi CV (o no) --> me contratan (o no).
    • Se realiza cuando existe una necesidad puntual, bien porque no tenemos empleo o porque queremos cambiarlo.

  • Apostar por la marca personal:

    • No existe urgencia para encontrar empleo.
    • No hay muchas personas que lo estén haciendo de forma 'seria', con un planteamiento objetivo y una acción constante. Por tanto, la 'competencia' es menor.
    • La visión es más a largo plazo.
    • La idea es que el empleo te encuentre, logrando generar con el tiempo oportunidades profesionales gracias al posicionamiento de nuestra marca.
    • Además de nuestro CV, dejamos un rastro, una 'huella digital', que a los reclutadores les permite hacerse una idea mucho más concreta de cuáles son nuestras capacidades.
    • Si se consigue generar la suficiente reputación, se nos percibirá como algo distinto, quizás único.
    • La visibilidad es elevada, siempre y cuando se haya difundido la marca correctamente.
    • Existe permanencia en el tiempo. La marca no es una transacción temporal; son acciones que realizamos en el tiempo y que nos posicionan profesionalmente, por lo que pervive.
    • Puede realizarse en cualquier momento, tengamos o no empleo.

Por tanto, la diferencia básica entre ambas es el nivel de anticipación y proactividad que tenemos o, dicho de otra forma, si queremos encontrar un empleo, o que las oportunidades profesionales nos busquen a nosotros.

Para poder hacer más comprensibles las diferencias entre ambos enfoques, he considerado que o se hace una actividad u otra, de forma independiente. Obviamente esto no tiene (o puede) ser así. Siempre puede realizarse un mix, balanceando entre lo que queremos y lo que necesitamos.

No obstante, mi recomendación será siempre apostar por la marca personal (nunca será tarde para empezar), puesto que eso siempre queda, y además todo lo que vayamos haciendo se va acumulando sobre nuestra identidad profesional. En cambio, si no dejamos ningún tipo de rastro, nuestra 'única' herramienta para encontrar empleo será el CV, que se convierte en un mero documento que refleja brevemente nuestra trayectoria profesional, donde podemos poco más que reflejar las empresas en las que estamos trabajando, cuál era nuestra posición, y quizás los principales resultados que hemos ido alcanzando. Además, el apostar por tu marca puede ser un valor que te diferencie del resto, puesto que ahora la gran mayoría de personas aún siguen usando los portales de empleo como vía principal para encontrar un empleo.

Hasta mañana.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que hacer?!

Bueno, la verdad no es nada evidente, el triunfar hoy en dia entre tanta competitividad y las tremendas exigencias que te piden las empresas.

Tampoco puedes ponerte estudiar o hacerte una catedra si ya no eres joven o que no tengas ya adquiridas unas ciertas bases.

Asi hay mucha gente (europea) que se encuentra sin trabajo en faz de un desmantelamiento social completo...

Saludos.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola, gracias por tu comentario. Oigo constantemente que la edad es un impedimento para reinventarse e incluso a veces encontrar un trabajo. Yo creo que la edad se traduce en nuestras ganas e inquietudes por hacer cosas que nos hagan sentir vivos, y si eso pasa por replantearse lo que se está haciendo y darle un giro 180º, pues adelante! 8:)

ANA DIAZ PORRERO dijo...

Hola Miguel Ángel acabo de descubrir tu blog. Me parece interesantísimo los temas que tratas y por ello ya me he puesto a seguirte. Yo he apostado por mi marca personal por lo que cuentas, no tengo excesiva urgencia para encontrar un trabajo aunque sí que me gustaría de encontrar uno que se adapte a mi formación en empresas. Decidí hacer un blog y desde enero estoy lidiando en este mundo. He encontrado mi verdadera pasión, el bloggin.
Estamos en contacto y encantada.

Por cierto, me alegra ver que tienes un blog tan profesional con blogger. Viendo las recomendaciones que dan sobre el cambio a wodpress. Ánimo y a seguir asi.

Un saludo

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Ana, bienvenida entonces a este mundillo 8:) Con lo que comentas sobre el cambio de Blogger a Wordpress, pues seguro que tienen razón, pero hasta el momento Blogger cubre perfectamente mis necesidades. Para mí, lo importante son los contenidos...