martes, 12 de febrero de 2013

¿Qué tiene que ver escribir con la marca personal?

La marca personal, aunque va evolucionando con el tiempo, va asociada con lo duradero, lo permanente; por tanto, se relaciona a menudo con la huella consciente (a veces inconsciente) que vamos dejando a nuestro paso. Es por ello que el escribir se convierte en un elemento yo diría que casi imprescindible, y que nos permite dejar esa traza que nos posiciona como diferentes y a veces únicos.

Fuente: Alberto Racatumba
Porque, ¿qué supone escribir y qué relación tiene con la creación de la marca personal y su difusión?:

  • Permite convertir nuestros conocimientos e ideas en contenidos, aspecto fundamental de una marca fuerte.
  • Escribir se convierte en uno de los elementos más poderosos que pueden concretar nuestra identidad profesional, haciéndola más transparente y fortaleciéndola.
  • Es más eficaz en algunos sentidos que la palabra, al poder alcanzar una mayor profundidad.
  • Lo escrito es fácilmente difundible, por lo que nuestros mensajes pueden llegar a tener un mayor alcance.
  • El escribir nos ayuda a pensar, a consolidar lo que sabemos y generar nuevas ideas.
  • Nos permite dejar un rastro sobre nuestra forma de ver las cosas, que cualquiera puede comprobar sin necesidad de vernos personalmente. Sí alguien quiere hacerse una idea de cómo somos, podrá comprobarlo echando un vistazo a lo que hemos escrito (lo que puede ser incluso más neutro que otro medio cómo por ejemplo un podcast o incluso un vídeo, en el que intervienen otras variables).
  • Nos ayuda a posicionarnos, a 'mojarnos' con nuestra opinión sobre una determinada temática.
  • El escribir nos obliga a centrar nuestros pensamientos en un tema específico, lo que nos permite alcanzar una mayor profundidad y por tanto un mejor conocimiento. Ello a su vez incrementa nuestro nivel de especialización, favoreciendo nuestro posicionamiento en una determinada materia.
  • Incrementa nuestra creatividad. Cuanto más se escribe, mayor número de ideas vienen a la cabeza.
  • Indirectamente, desarrolla hábitos de lectura, puesto que nos obliga a tener en cuenta lo que los demás escriben y cómo, para poder enriquecernos y dotarnos de nuevas perspectivas.
  • Agranda nuestra red de contactos. El escribir hace que haya personas que se sientan interesadas, y que al cabo de un tiempo se ponen en contacto con nosotros; esta interacción con la comunidad consigue que se creen fuertes lazos basados en la confianza.

Hace poco leí en Twitter, no recuerdo a quién, que si nuestras ideas no las escribimos, ¿qué hacemos entonces con ellas?.

Hasta mañana.