domingo, 13 de enero de 2013

Nuestra marca no puede trabajarse en todas las redes sociales

La construcción de una marca personal lleva mucho tiempo y esfuerzo, por lo que debemos tener muy claro dónde y cómo invertimos nuestros esfuerzos. Existen muchos medios sociales (redes sociales, blogs, agregadores de contenido, ...) en los que podemos dirigir nuestro foco. Sin embargo, 'el que mucho aprieta poco abarca', lo que traducido significa que no podemos estar en todos ellos.

Fuente: joxin
Y no sólo porque no tenemos el don de la 'ubicuidad', ni disponemos (ni probablemente queremos dedicarle) de todo el tiempo del mundo, sino también porque la consistencia de una marca se tiene que producir mediante una presencia sólida en cada uno de los medios en los que decidamos estar; de no ser así, podemos correr el riesgo de que nuestra identidad quede 'diluida' en multitud de redes distintas donde la no existencia de mensajes nuestros puede resultar contraproducente (imaginemos que tenemos una presencia sólida en una red, mientras que la otra la tenemos completamente abandonada; un reclutador que acceda a esta segunda red puede llevarse una conclusión errónea de ello).

Es por ello que nuestra identidad digital, basada en las percepciones que puedan tener los demás en nosotros, dependerá del control que tengamos sobre nuestra propia marca, para lo cual es preciso no 'diluirla' en exceso en un montón de medios diferentes que seamos incapaces de gestionar.

Por tanto, antes de empezar a trabajar nuestra marca, deberíamos tener en cuenta las siguientes cuestiones para poder elegir los más medios sociales más idóneos:

  • ¿Cuáles son tus recursos?:
    • Tiempo disponible. Fundamental. A mayor dedicación, mayor número podrás abarcar. No obstante, mi idea no es la de estar permanentemente conectado; hay mucho tiempo necesario para orientar la marca, fijar la estrategia y objetivos, hacer networking, ...
    • Dinero. Todas las herramientas que utilizo son gratuitas (y todas ellas me dan un servicio suficiente); no obstante, las versiones de pago tienen mayores funcionalidades que pueden dar un mayor alcance a la marca. Mi consejo será siempre no ir a las versiones de Premium hasta que no tengamos un gran camino recorrido y la seguridad de que ya no hay vuelta atrás, signo inequívoco de que la cosa marca bien...
    • Aptitudes tecnológicas. Si no tienes la suerte de ser un 'nativo tecnológico', y no has hecho aún los esfuerzos necesarios para ponerte al día, lo tendrás un poco más complicado, pero en absoluto es imposible.
  • ¿Cuál es tu objetivo de marca?. encontrar empleo, generar tráfico hacia tu blog / página de empresa, posicionarte como experto, crear una comunidad 2.0, vender, obtener reputación, ...
  • ¿Cuál es la temática en la que te quieres posicionar?.
  • ¿A quién te diriges, dónde se encuentran?: headhunters y reclutadores en general, clientes de un sector determinado, adolescentes, ...

En cualquier caso, mi sugerencia es que elijas una o pocas redes en las que puedas tener controlada tu marca en todo momento; si tienes dudas cuando usas varias, o no sacas el tiempo suficiente para gestionarlas, probablemente es que estés abarcando demasiado.

Reflexión: ¿Se te ocurren más aspectos que deberían tenerse en cuenta para escoger los medios más idóneos?

Hasta mañana.


2 comentarios:

Lidia dijo...

Estoy contigo, en que nuestra empresa o nuestra marca no puede estar en toas las redes sociales. Personalmente para un escritor, funciona muy bien Linkdin, (los grupos) y twitter. Sin embargo facebook, está muy bien para las fan page. Algo que añadiría es que trabajemos la red que sea, tenemos que ser cuidadosos con lo que escribimos, y no utilizar el ataque.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Lidia. Sí, cada red social tiene un tipo de público distinto, y según lo queramos hacer y/o conseguir, debemos ver dónde centramos nuestros esfuerzos. Por otra parte, lo que tenemos que hacer es crear comunidad, conversando con los demás, y siempre manteniendo las formas adecuadas, puesto que todo ello suma (o resta...) a nuestra marca.